Skip to Content

Mike Pence se prepara para una posible candidatura en 2024 en medio de situaciones incómodas sobre su relación con Trump

Alexandra Ferguson

(CNN) — Mike Pence añade personal para su nueva oficina en el centro de Washington, acercándose a una posible candidatura a la Casa Blanca, a pesar de que su estatus frente al expresidente Donald Trump y su base de simpatizantes ha empeorado.

El esfuerzo del exvicepresidente se produce al tiempo que Trump parece estar cumpliendo su declaración a Pence de que “ya no quiero ser tu amigo”. Esa cita, de la que se informó por primera vez esta semana, se atribuye a Trump en un libro de próxima publicación de los periodistas Bob Woodward y Robert Costa.

Según el libro de Woodward y Costa, el general Milley temía que Trump “se rebelara”, por lo que tomó medidas para proteger las armas nucleares

La última conversación entre los dos líderes republicanos fue una llamada telefónica de Trump en abril, dicen fuentes republicanas a CNN, deseando lo mejor a Pence mientras el exvicepresidente se recuperaba de una operación de corazón.

Pence no está esperando a reconciliarse con su excompañero de fórmula, ni tampoco a que el expresidente se decida por su propio futuro político. Personas cercanas a Pence rechazaron la idea de que vaya a retrasar su planificación para 2024 hasta que Trump anuncie si se postulará.

“Mike va a mirar esto y dirá: ‘¿Dónde estoy siendo llamado a servir?’”, dijo una persona cercana a Pence. “Eso no va a ser frustrado por ningún hombre o mujer”.

“Si se siente llamado a hacer esto”, continuó el asesor, “no va a ser por quién más está en la carrera”.

Altos asesores de Pence dijeron a CNN esta semana que el republicano de Indiana ha duplicado su equipo a unas 20 personas este verano.

También ha añadido un importante recaudador de fondos republicano, John Fogarty, y un nuevo espacio de oficinas para su grupo sin ánimo de lucro, Advancing American Freedom.

Por el momento, la mayoría de los posibles aspirantes del Partido Republicano pasan de puntillas alrededor de Trump, ya sea sugiriendo que no se postularán si él lo hace o, como la exembajadora de la ONU Nikki Haley, diciéndolo abiertamente en público.

No es el caso de Pence. Aunque sus asesores se rehusan a explicar su plan, algunas partes del mismo parecen evidentes en la forma en que ha ampliado su operación y aumentado su agenda, todo ello en medio de titulares que no mejoran precisamente su atractivo para los fieles de Trump.

ANÁLISIS | Trump tiene una probabilidad del “99, 100%” de postularse para 2024

Pero mientras Trump está preocupado por litigar por las elecciones de 2020 y ajustar cuentas, a menudo con sus compañeros republicanos, Pence trata de forjar un camino independiente del expresidente.

Pence recorre el país para ayudar a los candidatos y causas republicanas, asistiendo en todo, desde la recaudación de fondos hasta el préstamo de sus principales asesores a sus campañas. Sus colaboradores dicen que está especialmente centrado en ayudar al Partido Republicano a ganar la mayoría en la Cámara de Representantes y más escaños de gobernador en las elecciones intermedias del próximo año.

También hace más planes para visitar tres de los primeros estados de las primarias presidenciales: Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur, en los próximos meses.

No obstante, algunos republicanos dicen que, a pesar de sus esfuerzos por asumir un papel de líder de facto del partido, Pence sigue siendo un actor secundario en el espectáculo de Trump.

“Es el que está más conectado con Trump de todos los que están en el campo, en formas tanto útiles como inútiles”, dijo David Kochel, un estratega de campaña republicana con sede en Iowa. “Nadie se vería más afectado por un comentario de Trump que Pence, y nadie más vulnerable a la contienda de Trump”.

Poniendo distancia

Aunque el Partido Republicano sigue siendo el partido de Trump, quienes rodean a Pence ven sus diferencias con Trump como una ventaja.

Ellos esperan que el enfoque prospectivo de Pence y su énfasis en la unidad del partido, con el tiempo, resulten más atractivos para los votantes republicanos que la actitud rencorosa de Trump y su negativa a estar a la altura de las circunstancias.

El pasado fin de semana, una persona cercana a Pence señaló que Trump se reunió brevemente con la policía y los bomberos en Nueva York, saltándose las conmemoraciones oficiales del 20º aniversario del 11S a las que asistieron otros expresidentes. Después, Trump dedicó esa noche a comentar una serie de combates de boxeo de pago en Florida.

ANÁLISIS | La gran mentira de Trump está cambiando la cara de la política estadounidense

Los asesores señalaron que Pence tenía una agenda diferente, empezando por la dedicación del monumento conmemorativo del 11S en Indiana. El mismo fin de semana, Pence se reunió con la familia de Daegan Page, un marine que fue uno de los 13 miembros del servicio estadounidense que murieron en un bombardeo durante la retirada de Afganistán, en un viaje a Omaha.

Durante su estancia en Omaha, Pence también asistió a dos actos políticos. Habló en el asado anual del gobernador de Nebraska, Pete Rickett, junto a otros dos posibles candidatos para 2024, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el senador de Texas, Ted Cruz. Y asistió a una recaudación de fondos para el representante Don Bacon, miembro republicano de la Cámara de Representantes en un distrito vulnerable que votó por Joe Biden en 2020.

Trump ha centrado sus energías políticas este año en enfrentarse a los republicanos de la Cámara de Representantes que votaron a favor de su destitución y en involucrarse en las competitivas primarias del Senado. Pence está tomando una táctica diferente, una diseñada para construir y sobre las relaciones que serán útiles en el futuro.

ANÁLISIS | ¿Arruinó Mike Pence sus posibilidades de nominación para 2024?

“Pence intentará ayudar al partido a ganar escaños, no a fomentar la división”, dijo la persona cercana al exvicepresidente.

En el circuito de recaudación de fondos este verano, Pence recaudó dinero para todos, desde el Comité Nacional Republicano hasta candidatos individuales a la Cámara de Representantes, como Bacon y la representante de Carolina del Sur Nancy Mace. Ha celebrado dos actos de recaudación de fondos para el candidato republicano a gobernador de Virginia, Glenn Youngkin, e incluso ha prestado a uno de sus asesores de comunicaciones de confianza, Devin O’Malley, para ayudar a la campaña de Youngkin.

También tiene previstas recaudaciones de fondos para la delegación del Congreso de Indiana y la Asociación de Gobernadores Republicanos, según sus asesores.

Pence sigue siendo una atracción popular para los donantes republicanos. Una persona que asistió al retiro de donantes de verano del Comité Nacional Republicano en el sur de California dijo que la audiencia estaba “al máximo” por escuchar los comentarios de Pence.

“Creo que Pence está haciendo lo que puede”

Los asesores de Pence quieren construir un caso de que él fue y sigue siendo una fuente de liderazgo conservador firme donde Trump, implícitamente, no lo ha sido.

A veces eso significa dar discursos centrados en la política, como el que pronunció en julio sobre China en la Fundación Heritage, el centro de estudios conservador donde Pence es un “miembro invitado distinguido”. Está previsto que pronuncie un discurso similar sobre las políticas de las fuerzas del orden en las próximas semanas.

En otras ocasiones, significa reafirmarse sobre sus acciones del 6 de enero, como hizo en junio en la biblioteca presidencial Ronald Reagan. En ese discurso, Pence reprendió a Trump y calificó de “antiestadounidense” la presión para anular las elecciones de 2020.

Pero Pence también tiene cuidado de dirigir sus críticas más abiertas al gobierno de Joe Biden. En una aparición la semana pasada en “Fox & Friends”, fue tras el anuncio del presidente Biden de que los empleados de las medianas y grandes empresas estarían obligados a vacunarse contra el coronavirus.

“Quiero decir, ¿que el presidente de Estados Unidos diga que ha sido paciente pero que su paciencia se está agotando? Así no es como el pueblo estadounidense espera que le hablen nuestros líderes elegidos”, afirmó Pence.

En cambio, pidió a los líderes del gobierno que animen a los estadounidenses a vacunarse y que “prediquen con el ejemplo”. Con ello, Pence se posicionó en una especie de término medio para los republicanos: apoyando la vacuna pero criticando la política del gobierno demócrata.

Para algunos observadores republicanos, estas decisiones muestran que Pence hasta ahora está jugando bien la mano que le tocó tras las consecuencias de las elecciones de 2020.

“Creo que Pence está haciendo lo que puede: decir las cosas correctas, definirse como él mismo y no como el sustituto de Trump, y ayudar a los demás”, afirmó Erick Erickson, un presentador de radio conservador con sede en Atlanta. “Pero es como un avión que intenta aterrizar con una tormenta en el aeropuerto. Está en un patrón de espera hasta que Trump decida”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content