Skip to Content

ANÁLISIS | El 6 de enero puede ser solo un anticipo de una ruptura democrática más profunda

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — Si el 6 de enero de 2021 fuera solo un día infame, su mancha en la historia estadounidense aún reverberaría a través de generaciones.

Pero el asalto al Capitolio de Estados Unidos estuvo lejos de ser un día de furia autónomo. Fue tanto la culminación del gobierno de un presidente aberrante y demagógico como el catalizador de la embestida más duradera contra el sistema democrático estadounidense en décadas. Legitimó la violencia como herramienta de expresión política entre millones de ciudadanos y planteó la inquietante posibilidad de que, a pesar de lo horrible que fue ese día, puede ser solo un anticipo de una ruptura democrática más profunda por venir.

Las secuelas de horas de terror provocadas por Donald Trump incitando a una turba a “luchar como el demonio” para negar la voluntad de los votantes reveló que gran parte del Partido Republicano había rechazado el principio de una democracia expansiva y unificada por el cual su primer presidente, Abraham Lincoln, había muerto. Lejos de destruir la mitología del trumpismo, los republicanos se subieron a los escombros metafóricos del Capitolio para lanzar un esquema de supresión de votantes a nivel nacional que podría facilitar el robo de futuras elecciones sin la necesidad de que una multitud enfurecida asalte el Capitolio.

Biden señala a Trump en el aniversario del ataque al Capitolio: No puede aceptar que perdió

1 de 35 | Manifestantes pro-Trump empujaron las barreras ubicadas a lo largo del perímetro del edificio del Capitolio, se enfrentaron a la policía, al equipo completo antidisturbios, y algunos llamaron a los agentes “traidores” por hacer su trabajo. Mira aquí algunas de las imágenes más impactantes de aquella jornada. 2 de 35 | Los manifestantes empujaron las cercas de metal y a la policía. También usaron las cercas para empujar a los manifestantes hacia atrás. (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 3 de 35 | Se vieron a policías inclinándose por encima de las cercas de metal para golpear a las personas que intentaban cruzarlas. (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 4 de 35 | La sesión para contar y certificar los votos del Colegio Electoral para presidente y vicepresidente fue suspendida. En esta foto aparecen los senadores Chuck Schumer y Mitch McConell antes de la suspensión. (Crédito: KEVIN DIETSCH/POOL/AFP via Getty Images) 5 de 35 | Un agente de la policía del Capitolio frente a una horda de manifestantes pro-Trump cuando entraron al Capitolio el 6 de enero de 2021. Los manifestantes irrumpieron las barreras de seguridad y entraron al Congreso que debatía la certificación de los votos electorales. (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 6 de 35 | Un agitador ingresa al recinto del Senado y se sienta en el podio principal. (Crédito: Igor Bobic/Huffington Post) 7 de 35 | Agentes de seguridad apuntan sus armas a una puerta que fue vandalizada en la Cámara de Representantes, durante la sesión para certificar los votos electorales del presidente Joe Biden. (Crédito: Drew Angerer/Getty Images) 8 de 35 | Una multitud de partidarios de Trump se reúne a las afueras del Capitolio, como se ve desde el interior del edificio, en la tarde del 6 de enero de 2021 en Washington. (Crédito: Cheriss May/Getty Images) 9 de 35 | Así era la situación en el Capitolio el 6 de enero en la tarde, cuando los manifestantes irrumpieron las instalaciones del Congreso y enfrentaron a los policías. Hubo gases lacrimógenos. (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 10 de 35 | Un agente de policía del Capitolio usa máscara anti gas durante la irrupción de manifestantes armados al Congreso. (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 11 de 35 | Un manifestante es visto colgando del balcón de la Cámara del Senado en medio de los disturbios en el Capitolio. (Crédito: Win McNamee/Getty Images) 12 de 35 | Agentes de policía del Capitolio detuvieron a varios manifestantes fuera de la Cámara de Representantes luego de que irrumpieran en una sesión conjunta del Congreso el 6 de enero de 2021 en Washington protestando contra la victoria de Biden. (Crédito: Drew Angerer/Getty Images) 13 de 35 | Algunas personas presentes en el Congreso usan bolsas plásticas mientras manifestantes armados irrumpieron en la sesión conjunta del Congreso para ratificar la victoria de Biden como presidente. (Crédito: Drew Angerer/Getty Images) 14 de 35 | Un hombre se sentó en el podio principal del Senado, mientras el Capitolio estaba cerrado y la policía tratando de contener la escalada de protestas. (Crédito: Win McNamee/Getty Images) 15 de 35 | Afuera del Capitolio los manifestantes pro-Trump seguían su protesta para evitar que se certificara la victoria del presidente electo Joe Biden. (Crédito: Tasos Katopodis/Getty Images) 16 de 35 | La policía lanza agua contra manifestantes que se enfrentaron para tratar de ingresar al Capitolio en Washington. (Crédito: JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images) 17 de 35 | Manifestantes ingresan al edificio del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 en la ciudad de Washington. (Crédito: Win McNamee/Getty Images) 18 de 35 | (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 19 de 35 | Partidarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, protestan en la Rotonda del Capitolio el 6 de enero de 2021. (Crédito: SAUL LOEB/AFP via Getty Images) 20 de 35 | Manifestantes protestan afuera del Capitolio de Estados Unidos en la ciudad de Washington, luego de que agitadores irrumpieran en el edificio del Congreso. (Crédito: Samuel Corum/Getty Images) 21 de 35 | Partidarios de Trump se enfrentan con la policía y las fuerzas de seguridad fuera del Capitolio en la ciudad de Washington el 6 de enero de 2021. (Crédito: JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images) 22 de 35 | Manifestantes pro-Trump traspasaron la seguridad y entraron al Capitolio mientras el Congreso debatía la certificación del Colegio Electoral. (Crédito: ALEX EDELMAN/AFP via Getty Images) 23 de 35 | Multitudes se congregan fuera del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, en medio de enfrentamientos con la policía. (Crédito: ROBERTO SCHMIDT/AFP via Getty Images) 24 de 35 | Un agente de policía del Capitolio mira por una ventana rota mientras los manifestantes se reúnen en el edificio el 6 de enero de 2021 en la ciudad de Washington. (Crédito: Tasos Katopodis/Getty Images) 25 de 35 | Manifestantes pro-Trump se reúnen en la puerta del edificio del Capitolio de Estados Unidos. (Crédito: Tasos Katopodis/Getty Images) 26 de 35 | En la imagen se observa el despliegue de gas lacrimógeno, mientras manifestantes pro-Trump ingresan al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021. (Crédito: Tasos Katopodis/Getty Images) 27 de 35 | Simpatizantes de Trump intentan atravesar una barrera policial frente al Capitolio. (Crédito: John Minchillo/AP) 28 de 35 | Una de las figuras más reconocibles de la multitud era un hombre de unos 30 años con la cara pintada, sombrero de piel y un casco con cuernos. El manifestante, Jake Angeli -conocido por sus seguidores como el Chamán de QAnon- se convirtió rápidamente en un símbolo del extraño y aterrador espectáculo. (Crédito: Win McNamee/Getty Images) 29 de 35 | Un partidario de Trump lleva una bandera de batalla de la Confederación en la Rotonda del Capitolio. Durante la Guerra Civil, lo más cerca que cualquier insurgente que llevara una bandera confederada llegó al Capitolio fue a unos 10 kilómetros, durante la batalla de Fort Stevens en 1864. (Crédito: Saul Loeb/AFP/Getty Images) 30 de 35 | Simpatizantes de Trump intentan atravesar una barrera policial. (Crédito: John Minchillo/AP) 31 de 35 | El representante estadounidense Jason Crow, demócrata de Colorado, consuela a la representante estadounidense Susan Wild, demócrata de Pensilvania, mientras se pone a cubierto en la Cámara de Representantes. (Crédito: Tom Williams/CQ-Roll Call, Inc via Getty Images) 32 de 35 | Richard “Bigo” Barnett, líder de un grupo a favor de las armas en Gravette, Arkansas, se sienta en el despacho de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. (Crédito: Saul Loeb/AFP/Getty Images) 33 de 35 | Agentes de las fuerzas del orden apuntan con sus armas a una puerta vandalizada en la Cámara de Representantes tras el asalto al Capitolio. (Crédito: J. Scott Applewhite/AP) 34 de 35 | Simpatizantes de Trump participan en un mitin cerca de la Casa Blanca. (Crédito: John Minchillo/AP) 35 de 35 | El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ofician la sesión conjunta del Congreso a primera hora del 6 de enero. El Congreso estaba reunido para contar y certificar los votos del Colegio Electoral antes de que el Capitolio fuera asaltado. (Crédito: J. Scott Applewhite/Pool/AFP/Getty Images)

end div.modal

Un año después, el asalto al Capitolio, que interrumpió casi dos siglos y medio de traspasos pacíficos del poder, es una de esas fechas cuya notoriedad le permite destacarse por sí sola. Si el 11 de septiembre de 2001 fue el día que destruyó una antigua ilusión que sustentaba el poder de Estados Unidos, que el continente era inmune a los ataques externos, el 6 de enero trajo una epifanía de que la democracia en realidad no puede ser para siempre. Reveló que las fuerzas autoritarias que preocuparon a los fundadores, y que desde entonces se han cocido a fuego lento en la sociedad civil estadounidense, están desatadas.

“Estuvimos peligrosamente cerca de perder nuestra democracia”, dijo a CNN el representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi que encabeza la comisión de la Cámara que investiga la insurrección.

El 6 de enero tuvo un giro de acontecimientos que aún es impactante

Trump, sus secuaces republicanos y los medios conservadores han arrojado tanta desinformación y propaganda que vale la pena detenerse en lo que realmente se desarrolló ante los ojos del mundo. La comisión de la Cámara, que ofrece la mejor oportunidad de un registro histórico de ese día, parece estar cada vez más cerca de descubrir lo que sucedió detrás de escena en la Casa Blanca. Pero comenzó con un presidente cuyo ego explosivo y desprecio por las garantías constitucionales le imposibilitaron admitir la derrota y que reclamó falsamente la victoria en las elecciones de 2020.

Pero semanas de mentiras, ridículos casos sin pruebas y los intentos de coaccionar a los líderes locales para que siguieran el engaño de un segundo mandato, fracasaron. En ese momento, la mayoría de la gente no sabía acerca del loco estratagema para subvertir los resultados del Colegio Electoral que Trump esperaba usar para convencer al entonces vicepresidente Mike Pence de que lo hiciera ganar las elecciones en el Congreso.

Cuando todo lo demás había fallado, Trump convocó a sus partidarios a un mitin en Washington que preparó con fantasías extremistas de fraude electoral, el mismo día en que el Congreso, bajo la jurisdicción de Pence, debía certificar la victoria electoral de Joe Biden en 2020.

“Si no luchas como un demonio, no vamos a tener un país”, le dijo a una multitud enloquecida por su veneno. “Vamos a tratar de darles a nuestros republicanos… el tipo de orgullo y audacia que necesitan para recuperar nuestro país. Así que caminemos por la Avenida Pensilvania”.

Por supuesto, Trump no se puso en peligro. Se retiró a la seguridad de la Casa Blanca para ver cómo se desarrollaba el caos en la televisión mientras sus simpatizantes invadían la plataforma que esperaba la toma de posesión de Biden ese mismo mes y derribaban puertas y ventanas en una de las escenas más viles jamás presenciadas bajo la cúpula del Capitolio.

Durante tres horas, según nueva evidencia de la comisión del 6 de enero, Trump se negó a calmar a la multitud violenta que golpeó a los policías, exigió el ahorcamiento de Pence, envió a los legisladores a correr por sus vidas y profanó los símbolos del gobierno democrático en la Cámara y el Senado. Si no fuera por los héroes de las agencias de la aplicación de la ley, algunos de los líderes electos más importantes del país podrían haber perecido. Tal como estaban las cosas, la violencia provocó cinco muertes, incluida la partidaria de Trump Ashli Babbitt, baleada por un agente de policía del Capitolio cuando intentaba invadir el Vestíbulo del Orador, después de haber sido atraída a Washington por las mentiras de su líder.

Incluso un año después, es difícil creer que todo esto sucedió en Estados Unidos, que durante tanto tiempo fue un faro democrático para el mundo.

Para cualquier otro presidente estadounidense, en cualquier otro momento, tal abandono del deber al no defender al gobierno de EE.UU. de un ataque habría significado el olvido político inmediato. La realidad de que Trump puede ser una figura aún más poderosa en el Partido Republicano ahora es la historia desde el 6 de enero.

El policía del Capitolio que mató a Ashli ​​Babbitt el 6 de enero habla públicamente por primera vez: “Sé que ese día salvé innumerables vidas”

La ambición y la autopreservación del Partido Republicano

Cuando el líder de la minoría Kevin McCarthy se levantó en la Cámara unos días después para decir que el entonces presidente “tiene la responsabilidad del ataque del miércoles contra el Congreso por parte de los agitadores”, pareció por un momento fugaz que el Partido Republicano finalmente se liberaría del yugo de Trump.

Sin embargo, tres semanas después de los disturbios, el republicano de California apareció en Mar-a-Lago, el retiro de Trump en Florida, sonriendo a una cámara junto al insurreccional en jefe. Su visita rehabilitó al expresidente caído en desgracia como fuerza política y efectivamente puso en sus manos las esperanzas de su partido de recuperar la Cámara en noviembre de 2022.

McCarthy no fue el único republicano de alto nivel que renunció a su herejía en el camino hacia las elecciones intermedias. El compañero de golf de Trump, el senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur, dijo sobre el intento de Trump de robar las elecciones: “Ya es suficiente” y “pueden contar conmigo”. Pero un año después, vuelve a ser el animador de Trump. Y en el Senado, todos menos siete republicanos votaron a favor de absolver a Trump por los disturbios en su segundo juicio político, cuando una condena probablemente le habría impedido ocupar un cargo federal en el futuro. Algunos argumentaron que como expresidente ya no podía hacer ningún daño, una posición de gran ingenuidad o, más probablemente, de cálculo político.

La continua lealtad del Partido Republicano a Trump a pesar del horror del 6 de enero es el acto de un partido impulsado por “un instinto de autoconservación y autoprogreso que se convirtió en una campaña para normalizar y excusar la insurrección”, dijo John Mark Hansen, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Chicago. O como dijo Graham sobre Trump: “Si intentas expulsarlo del Partido Republicano, la mitad de la gente se irá”.

Incluso despojado de su megáfono en las redes sociales, el poder de Trump sobre sus seguidores es casi sobrenatural y está sostenido por una industria de medios conservadores que trafican mentiras que ha reescrito la historia del 6 de enero para sus televidentes. Si bien la protección de Trump por parte del Partido Republicano ha mantenido intacta su impunidad, los soldados de a pie de su intento de golpe en el Capitolio están comenzando a recibir penas de cárcel.

Solo el 27% de los republicanos en una encuesta reciente del Washington Post/University of Maryland dijo que Trump tiene una “gran parte” o una “buena cantidad” de culpa por el 6 de enero. En la misma encuesta, el 69% de los votantes de Trump dijo que Biden no fue elegido legítimamente en 2020, la mentira en el corazón de la insurrección. Amplificar esa falsedad es el precio de entrada para los candidatos republicanos de 2022 que quieren el apoyo del expresidente. Y aún puede impulsar una candidatura presidencial de Trump en 2024. Tal desinformación en última instancia amenaza a la democracia misma, ya que muchos partidarios de Trump ahora creen que las elecciones son inherentemente corruptas y que cualquier victoria demócrata es ilegítima.

Ruth Ben-Ghiat, profesora de historia y autora de “Strongmen”, un libro sobre jefes de Estado que destruyen o dañan la democracia, dijo que la insurrección hubiera sido imposible sin el culto a la personalidad de Trump.

“Toda la gran mentira fue extraordinaria. Fue una operación de un líder autoritario para mantenerlo en el poder”, dijo Ben-Ghiat. “Pero lo asombroso es que todo el mundo está de acuerdo. Ahora millones de personas lo creen. Y él ha convertido la fiesta en una herramienta personal”.

Dados los instintos y el historial de Trump, es poco probable que use ese poder para el interés nacional.

OPINIÓN | El informe provisional del 6 de enero sobre el asalto al Capitolio es fundamental para salvar la democracia de EE.UU.

Trump no coopera con comisión del 6 de enero y apela a la Corte Suprema 1:32

El 6 de enero se puso el sistema electoral bajo ataque

Uno de los sentimientos más compartidos fuera de la base de apoyo de Trump después de sofocado el ataque fue que el sistema funcionaba.

Los legisladores regresaron al Capitolio horas después de que fue violado y, aun cuando la mayoría de los republicanos de la Cámara votaron a favor de revocar las elecciones, el Congreso certificó la victoria de Biden. Con Trump ya de mal humor en Florida, un nuevo presidente asumió el cargo el 20 de enero y declaró que “la voluntad del pueblo ha sido escuchada y la voluntad del pueblo ha sido atendida”.

Los republicanos estatales que rechazaron los ruegos de Trump de robarse las elecciones, como el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, fueron elogiados por los liberales. Los miembros republicanos de la comisión del 6 de enero, la vicepresidenta Liz Cheney de Wyoming y el representante Adam Kinzinger de Illinois, están sacrificando sus carreras para proteger la verdad y la Constitución. La división más significativa en la política estadounidense ya no es entre izquierda y derecha, sino entre quienes defienden la democracia y quienes la profanan.

Pero después del 6 de enero, el Partido Republicano no miró hacia adentro y examinó por qué Trump había perdido, o cómo había sucedido lo impensable. Los partidarios de Trump se dispusieron a aplicar ingeniería inversa al sistema que había salvado la democracia para hacerlo más flexible a su autocracia en el futuro. Las legislaturas republicanas, incluso en los estados indecisos clave, pronto aprobaron proyectos de ley que dificultaron el voto, especialmente para los demócratas y las minorías.

Algunos están pensando en darse el poder de nombrar listas del Colegio Electoral que desafían la voluntad de los votantes. Otros están reemplazando a los trabajadores electorales no partidistas con hackers políticos. Trump está respaldando a los que niegan las elecciones de 2020 para trabajos clave en la conducción de elecciones en estados como Georgia y Michigan. Los republicanos de Arizona montaron una auditoría de votos falsa en un estado crítico para la victoria de Biden y luego tergiversaron el resultado cuando confirmaron el resultado original. Y en Michigan, los republicanos están utilizando una peculiaridad en la Constitución estatal para emplear una iniciativa electoral que necesita poco más de 340.000 firmas para tratar de forzar cambios en la ley electoral vetados por un gobernador demócrata que ganó con más de 2,2 millones de votos en 2018.

“Hay extremistas en Michigan. Lo que estamos viendo aquí en este estado es, a nivel micro, exactamente lo que está sucediendo en el resto del país”, dijo Nancy Wang, directora ejecutiva de Voters not Politicians, un grupo prodemocracia.

Todo esto bajo la falsa apariencia de “integridad electoral” arraigada en las mentiras de Trump de que una de las elecciones más seguras en la historia de Estados Unidos fue irrevocablemente corrupta.

“Es el intento más descarado de privación de derechos desde Jim Crow”, dijo Hansen, profesor de la Universidad de Chicago.

Según el Brennan Center for Justice, 19 estados aprobaron 34 leyes que restringen el acceso a la votación entre enero y el 7 de diciembre de 2021. Al menos 13 proyectos de ley adicionales se habían presentado previamente en las legislaturas estatales para 2022. Y al menos 88 proyectos de ley de restricción de votación en nueve estados se trasladará desde el año pasado. En Georgia, uno de los estados más disputados en 2020, una nueva ley permite que la junta electoral politizada del estado destituya a los funcionarios electorales profesionales y tome el control de jurisdicciones específicas. Otros estados están acortando las horas de votación y reduciendo la votación por correo que amplía el derecho al voto.

“Hemos visto un ataque múltiple contra los cimientos de nuestra democracia y sistema electoral. E incluye el ataque legislativo de mayor escala contra los derechos de voto en un siglo”, dijo Wendy Weiser, vicepresidenta de democracia de Brennan.

Los demócratas en el Congreso acusan que la supresión de votantes es un plan para cimentar el poder de la minoría por parte de un partido que ganó el voto popular en solo una de las últimas ocho elecciones presidenciales.

“Si no actuamos para proteger nuestras elecciones, los horrores del 6 de enero correrán el riesgo de convertirse no en la excepción sino en la norma”, dijo esta semana el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer. El demócrata de Nueva York busca utilizar el simbolismo del aniversario del 6 de enero para resaltar la Ley de Libertad para Votar y la Ley de Avance de los Derechos Electorales de John Lewis, que revertiría muchas de las nuevas restricciones estatales sobre la votación. Pero primero debe persuadir a dos senadores demócratas escépticos, Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona, para que abandonen el obstruccionismo a fin de que sean aprobados.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, un republicano de Kentucky, está dando la vuelta al argumento, diciendo que la afirmación de que los estados liderados por republicanos están jugando con el derecho al voto es una “gran mentira”. Pero su partido parece dedicado al principio de asegurarse de que menos personas voten en las elecciones.

No es un hecho que Trump necesite robar otra elección en 2024, especialmente si la fortuna política de Biden no mejora o si los votantes se enojan con un presidente que se postuló como moderado y que algunos piensan que ahora está involucrado en una extralimitación liberal masiva. Quizás suficientes funcionarios locales podrían volver a defender la democracia en el momento decisivo. Y una gran participación de estadounidenses decididos a ejercer su derecho democrático podría frustrar la supresión de votantes.

Pero un año después, la lección del 6 de enero es que lo que antes se creía imposible puede suceder. Y la amenaza para la democracia estadounidense es mayor ahora que cuando Trump incitó a la turba a actuar contra la Constitución.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content