Skip to Content

La falta de seguros contra inundaciones en el muy afectado centro de Florida deja a familias en apuros tras el huracán Ian

urielblanco

(CNN) — Cuando Amanda Trompeta se despertó por los ladridos de su perro por la mañana, supuso que solo estaba asustado por el huracán Ian. Pero entonces se levantó de la cama y se encontró con una inundación que le llegaba hasta los tobillos.

Cuando pasó la tormenta, un metro de agua turbia y oscura había entrado en la casa de Trompeta, en el barrio de Winter Springs, en Orlando. “Llegó a todas partes, a todas las habitaciones”, dijo. “Hay que rehacer todos los suelos, todas las paredes: todo está arruinado”.

A pesar de la devastación, cuando Trompeta llamó a su compañía de seguros, se dio cuenta de algo desagradable: “No piensan cubrir nada”.

Las pólizas de seguro de los propietarios de viviendas no suelen cubrir los daños causados por las inundaciones, y la mayoría de las personas que vivían en la trayectoria de Ian a través de Florida no tenían una póliza de seguro de inundación por separado. Las zonas del interior que experimentaron precipitaciones históricas e inundaciones catastróficas estaban especialmente desprevenidas, según un análisis de CNN de los datos de los seguros de inundación de la FEMA.

Hacienda Village, una comunidad de más de 55 casas prefabricadas en Winter Springs, Florida, sufrió grandes inundaciones a causa del huracán Ian.

Aproximadamente una cuarta parte de las viviendas unifamiliares del condado costero de Lee, donde Ian llegó a tierra, están cubiertas por el seguro federal contra inundaciones. Las tasas de cobertura son más altas en algunas de las zonas más afectadas del condado, como la isla de Sanibel, donde cerca de la mitad de las viviendas están cubiertas.

Pero más hacia el interior, solo alrededor del 4% de las viviendas unifamiliares del condado de Seminole, el 3% de las viviendas del condado de Orange y el 2% de las viviendas del condado de Polk están cubiertas por el seguro contra inundaciones. Todos esos condados han informado importantes inundaciones durante Ian.

“El factor más preocupante tras la tormenta y todas las pérdidas es la falta de seguros contra inundaciones, especialmente en la zona central de Florida”, dijo Mark Friedlander, director de comunicaciones corporativas del Insurance Information Institute, un grupo del sector.

Aunque las personas sin seguro contra inundaciones seguirán teniendo derecho a los pagos de asistencia de la FEMA y, potencialmente, a otras ayudas aprobadas por el Congreso, es probable que muchos propietarios de viviendas solo reciban una pequeña fracción del coste de los daños que han sufrido.

“La gente se va a sentir realmente decepcionada cuando vea los fondos que recibe y lo cortos que son para ayudarles a recuperarse”, dijo Friedlander.

El huracán Ian ha causado un desastre en la zona central de Florida, inundando comunidades con niveles históricos de lluvia desde Fort Myers, en la costa suroeste, pasando por la región de Orlando y hasta el extremo noreste del estado. Las aguas de la inundación convirtieron las ciudades en ríos y obligaron a algunos residentes a atravesar sus habitaciones en kayak para evaluar los daños.

En el interior de la Florida central, que registró el mes de septiembre más lluvioso de su historia, las autoridades informaron de daños considerables y de niveles de inundación elevados que persistieron incluso días después del paso de la tormenta.

En el condado de Seminole, al noreste de Orlando, más de 5.200 edificios residenciales resultaron dañados por la tormenta, principalmente debido a las inundaciones, según un portavoz del condado. “Nunca habíamos tenido algo de esta naturaleza”, dijo Jay Zembower, un comisionado del condado de Seminole, calificando la inundación como “un evento de más de 500 años de lluvias rápidas en un corto espacio de tiempo”.

El condado de Polk ha contabilizado unos 3.000 edificios dañados por la tormenta, el condado de Orange unos 1.200, y el condado de Volusia, en la costa oriental del estado, tiene al menos 4.000 daños, dijeron los funcionarios del condado. Todos los condados dijeron que sus cifras son preliminares, en algunos casos porque los equipos de evaluación de daños aún no han podido llegar a algunas zonas inundadas.

Un auto se ve en un camino inundado después de ser golpeado por los vientos y la lluvia del huracán Ian el 29 de septiembre de 2022 en Sanford, Florida, ubicado en el condado de Seminole.

Huracanes anteriores como Irma en 2017 también causaron daños significativos en la región. Pero gran parte de esos daños en el condado de Seminole, al menos, fueron por el viento y los escombros, que están cubiertos por las típicas pólizas de seguro de los propietarios de viviendas, y no por las inundaciones, dijo el portavoz del condado.

Ahora, la falta de seguro contra inundaciones es un gran obstáculo para las familias que tratan de recuperarse. Por lo general, los propietarios de viviendas están obligados a contratar un seguro contra inundaciones si viven en una zona de inundación designada por la FEMA y tienen una hipoteca respaldada por el gobierno federal. Pero las inundaciones de Ian se extendieron más allá de esa zona inundable en el centro de Florida y en otros lugares, según un análisis de la empresa de cartografía por satélite ICEYE.

Eso significa que muchos de los afectados por las inundaciones, especialmente lejos de las costas, probablemente no tenían seguro contra inundaciones y no pueden contar con ningún pago del seguro para ayudarlos.

En Winter Springs, por ejemplo, al menos 2.000 edificios se han visto afectados, según los funcionarios del condado, pero solo hay unas 525 pólizas de seguro federal contra inundaciones activas en la ciudad, según los registros de la FEMA.

Trompeta, cuyo vecindario está plagado de escombros y muebles inundados amontonados en los jardines delanteros, dijo que la falta de seguro contra inundaciones en la casa que ella y su prometido compraron hace unos años echó por tierra sus finanzas cuidadosamente planificadas.

“Obviamente, es un gran contratiempo”, dijo. “Los dos tenemos deudas estudiantiles”, y con el programa federal de condonación, añadió, “estaba en camino de quedar libre de deudas en un año”.

“Ahora tenemos que centrarnos en reconstruir la casa para tener algún lugar donde vivir”, dijo Trompeta.

Unas personas pasan remando en una canoa junto a un auto sumergido tras el paso del huracán Ian por Orlando, el 29 de septiembre de 2022.

Sin un seguro contra inundaciones, personas como Trompeta se verán obligadas a solicitar otras ayudas gubernamentales, como los programas de asistencia individual de la FEMA. Esos pagos tienen un tope de unos US$ 38.000, y tras los huracanes pasados, muchas personas acabaron recibiendo entre US$ 5.000 y US$ 10.000, dijo Roy Wright, ex director general del Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones de la FEMA.

“Los programas de catástrofes de EE.UU. presuponen que los propietarios de viviendas están asegurados”, afirmó Wright. Los programas de asistencia individual “no están ahí ni siquiera como red de seguridad, sino simplemente como una mano amiga para los que quedaron en mal lugar”, explicó.

El Congreso también podría aprobar ayudas adicionales para catástrofes, como hicieron los legisladores tras los grandes huracanes anteriores, como Katrina, Sandy y Harvey. Pero podrían pasar meses o más hasta que se apruebe la financiación y las comunidades afectadas la reciban, dijo Wright.

Expertos como Wright afirmaron que los daños generalizados de Ian deberían ser una llamada de atención para que muchos más propietarios de viviendas en EE.UU. adquieran un seguro contra inundaciones, incluso si no tienen una propiedad frente al mar. Esto es especialmente cierto cuando el cambio climático provoca tormentas más fuertes y frecuentes.

Aunque algunas personas han contratado seguros de inundación privados que no figuran en los datos de la FEMA, el programa federal de seguros de inundación sigue representando alrededor del 80% de las pólizas en Florida, dijo Friedlander.

Floodwaters that swept through a Seminole County neighborhood left the lower story of a Geneva house under water.

La investigación también reveló que los mapas de inundaciones de la FEMA subestiman el peligro en algunas zonas a medida que avanza el cambio climático, lo que hace que algunos propietarios de viviendas no sean conscientes de su nivel de riesgo.

Mientras tanto, incluso algunas de las familias afectadas por Ian que tienen un seguro contra inundaciones están descubriendo que no es suficiente para cubrir todos sus daños. El seguro federal contra inundaciones limita las indemnizaciones por daños en viviendas unifamiliares a US$ 250.000 y el contenido de la casa a US$ 100.000.

Pamela Sanders dijo que la casa de su familia en Geneva, Florida, ha tenido un seguro contra inundaciones durante años, pero espera que el daño que la casa sufrió durante el embate de Ian exceda su cobertura máxima. Las aguas de la inundación que arrasaron su vecindario dejaron el piso inferior de su casa bajo el agua y el moho ya está creciendo en el segundo piso.

“Es increíble”, dijo Sanders. “Siempre he tenido un trabajo, he pagado mis facturas, he liquidado mi casa, tenía todo preparado para la jubilación… y ahora tengo 75 años y no tengo casa”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content