Skip to Content

Blinken se reúne con Xi Jinping en el último día de su visita a Beijing para tratar de enfriar las tensiones

Luis Ernesto Quintana Barney

(CNN) — El líder chino, Xi Jinping, y el alto diplomático estadounidense, Antony Blinken, se reunieron este lunes en Beijing, en un paso potencialmente crucial hacia el restablecimiento de los lazos entre Estados Unidos y China después de que se desmoronaran a raíz de una disputa sobre un globo de vigilancia chino a principios de este año.

Durante la reunión, que tuvo una duración de media hora, Xi Jinping dijo a Blinken que el mundo necesita unas relaciones estables entre China y Estados Unidos, y que el futuro de la humanidad depende de que ambos se lleven bien, según comunicó la cadena estatal CCTV.

¿Mejorarán las relaciones entre EE.UU. y China? 4:04

“Actualmente, la comunidad internacional está preocupada en general por el statu quo de las relaciones chino-estadounidenses. No quieren ver conflictos ni enfrentamientos entre los dos países, y no están dispuestos a elegir un bando entre China y EE.UU. Esperan una coexistencia pacífica y una cooperación amistosa entre China y Estados Unidos”, declaró Xi.

Xi espera que EE.UU. sea racional y pragmático, colabore con China y mantenga el consenso alcanzado en Bali el pasado noviembre en su reunión con el presidente estadounidense Joe Biden. El presidente chino afirmó que los intereses comunes entre ambos países deben tomarse en serio, y que el éxito de cada parte es una oportunidad para ambos países y no una amenaza para el otro.

“China respeta los intereses de Estados Unidos, y que no tratará de desafiar y reemplazar a EE.UU. Del mismo modo, EE.UU. debe respetar a China y no socavar sus derechos e intereses legítimos. Ninguna de las partes debe amoldarse a sus propios deseos, y mucho menos privar a la otra de sus legítimos derechos al desarrollo”, afirmó Xi.

El presidente chino añadió que la competencia entre las grandes potencias “no va con nuestro tiempo” y que no resolverá los problemas propios ni los retos a los que se enfrenta el mundo.

La respuesta de Blinken

En una conferencia de prensa luego del encuentro con Xi, Blinken declaró que había logrado lo que se propuso en su viaje a Beijing.

“Vine a Beijing para reforzar los canales de comunicación de alto nivel, para dejar claras nuestras posiciones e intenciones en áreas de desacuerdo, y para explorar áreas en las que podríamos trabajar juntos en nuestros intereses coincidentes, en desafíos transnacionales compartidos, y todo eso lo hicimos”, dijo Blinken, quien dio por terminado su visita a la capital china este lunes.

Señaló que mantuvo “una conversación importante con el presidente Xi Jinping”, y describió sus conversaciones con Wang Yi y Qin Gang como “sinceras, sustanciales y constructivas”.

“Ambos coincidimos en la necesidad de estabilizar nuestra relación”, dijo.

El secretario de Estado estadounidense Antony Blinken (izq.) asiste a una reunión con el presidente chino Xi Jinping en el Gran Salón del Pueblo de Pekín el 19 de junio de 2023. (Foto de LEAH MILLIS/POOL/AFP vía Getty Images)

El máximo diplomático estadounidense dijo que “tuvieron una conversación robusta sobre los desafíos regionales y globales, que incluyen la labor de agresión de Rusia contra Ucrania”.

“Reiteré que acogeríamos con satisfacción que China desempeñara un papel constructivo, junto con otras naciones, para trabajar por una paz justa basada en los principios que la Carta de las Naciones Unidas”, dijo.

Blinken dijo que hablaron sobre “las acciones y la retórica cada vez más imprudentes de Corea del Norte”.

“China está en una posición única para presionar a Pyongyang para que dialogue y ponga fin a su peligroso comportamiento”, afirmó.

ANÁLISIS: Estados Unidos se dialoga con China y los peligros son alarmantes

Blinken señaló que planteó las preocupaciones de EE.UU. “compartidas por un número creciente de países sobre las acciones provocadoras de la República Popular de China en el estrecho de Taiwán, así como en los mares del Sur y Este de China”, y dijo que reiteró que la posición de EE.UU. sobre Taiwán no ha cambiado.

“Intercambiamos puntos de vista sobre nuestras respectivas políticas económicas, incluida nuestra preocupación por el trato injusto que China dispensa a las empresas estadounidenses”, declaró Blinken.

“En mis reuniones, traté de aclarar cualquier percepción errónea o malentendido sobre nuestro enfoque. Para Estados Unidos, y para muchos otros países, existe una profunda diferencia entre la reducción de riesgos y la desvinculación”, prosiguió Blinken, señalando que Estados Unidos pretende “reducir riesgos”, no desvincularse de China.

“Estamos a favor del riesgo y la diversificación. Eso significa invertir en nuestras propias capacidades y en cadenas de suministro seguras y resistentes, impulsar la igualdad de condiciones para nuestros trabajadores y nuestras empresas, defendernos de las prácticas comerciales perjudiciales y proteger nuestras tecnologías críticas para que no se utilicen contra nosotros”, afirmó.

Blinken afirmó que en sus reuniones planteó la cuestión de los derechos humanos, incluidas las violaciones de derechos humanos en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong. También dijo que “planteó específicamente la cuestión de los ciudadanos estadounidenses detenidos injustamente y los que se enfrentan a prohibiciones de salida”.

El alto diplomático estadounidense señaló que, en cuanto a las áreas de posible cooperación, hablaron de la seguridad alimentaria. Acordaron “explorar la creación de un grupo de trabajo para poder cerrar el flujo de precursores químicos” del fentanilo. Las dos partes también hablaron de reforzar los lazos entre los pueblos.

El encuentro con Wang Yi

Las dos potencias mundiales están cada vez más enfrentadas y existe un gran interés internacional por saber si el viaje de Blinken puede garantizar un alivio de las tensiones entre las dos mayores economías del mundo.

Previamente en la mañana de este lunes, Blinken se reunió con el diplomático de más alto nivel de China en el último día de una visita de alto nivel a Beijing destinada a estabilizar las relaciones, que se deterioraron a raíz de una disputa sobre un globo de vigilancia chino.

Wang Yi es el director de la oficina de la comisión central de Asuntos Exteriores del Partido Comunista de China, lo que le convierte en el diplomático de mayor rango de China, por encima del ministro de Relaciones Exteriores, Qin Gang.

Blinken y el jefe de la diplomacia china, Wang Yi, mantuvieron una “conversación sincera y productiva”, según informó este lunes en un comunicado el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller.

“Abordaron una serie de cuestiones bilaterales y globales que afectan a las personas en Estados Unidos, la República Popular China (RPC) y en todo el mundo”, señala el comunicado.

Blinken “subrayó la importancia de gestionar responsablemente la competencia entre Estados Unidos y China a través de canales abiertos de comunicación para garantizar que la competencia no se desvíe hacia el conflicto”, dijo Miller.

Blinken también reiteró que Estados Unidos “seguirá utilizando la diplomacia para plantear áreas de preocupación y defender los intereses y valores del pueblo estadounidense”.

Ambos también “discutieron oportunidades para explorar la cooperación en desafíos transnacionales compartidos”, dijo Miller, sin especificar más.

Blinken visita China y promete plantear “preocupaciones reales” pero con pocas expectativas de avances

Blinken es el primer secretario de Estado que viaja a China en cinco años y el funcionario estadounidense de mayor rango en realizar una misión de este tipo desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo a principios de 2021.

Funcionarios de ambos gobiernos han señalado bajas expectativas para la visita, y un alto funcionario del Departamento de Estado les dijo a los periodistas a principios de esta semana que no espera “una larga lista de resultados”.

Se espera que este lunes sea una prueba clave de hasta dónde pueden llegar las dos potencias para estabilizar sus fracturadas líneas de comunicación, que se han roto en el último año, especialmente cuando se trata de intercambios militares de alto nivel, lo que suscita la preocupación en Washington de que un error o accidente pueda derivar rápidamente en un conflicto.

El primer día de la visita de Blinken, este domingo, estuvo marcado por las tensiones, y el ministro de Asuntos Exteriores chino, Qin Gang, afirmó durante su reunión con el enviado estadounidense que la relación entre China y Estados Unidos se encontraba en el “punto más bajo” desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas en 1979, según Beijing.

El hecho de que Blinken se reúna también con Xi será un indicador clave del interés de China en tomar medidas para reconstruir esa relación.

Reunión con el canciller

El objetivo principal de Blinken en China es restablecer los canales de comunicación, especialmente la comunicación directa entre militares entre Washington y Beijing, según un alto funcionario del Departamento de Estado.

Su comitiva aterrizó en Beijing este domingo con una agenda completa para el primer día que comenzó con una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, quien asumió el cargo hace seis meses después de terminar un período como embajador de Beijing en Washington.

Blinken y Qin se dieron la mano frente a los reporteros en la Casa de Huéspedes del Estado de Diaoyutai el domingo por la tarde, su primera reunión en persona en sus puestos actuales.

Los dos funcionarios intercambiaron breves cortesías en inglés sobre el vuelo de la delegación estadounidense antes de dirigirse a una sala de reuniones bien iluminada, con grandes ventanales que dan a un estanque de lotos y una gran pintura tradicional china en tinta en la pared.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken (a la izquierda), y el ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, se dan la mano antes de una reunión en la Casa de Huéspedes Estatal Diaoyutai en Beijing el 18 de junio de 2023. Crédito: LEAH MILLIS/ PISCINA/AFP a través de Getty Images

Durante la reunión, que duró más de cinco horas, Blinken invitó a Qin a visitar Washington y la invitación fue aceptada, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Matt Miller, en una lectura de la reunión.

“El secretario invitó al canciller Qin a Washington para continuar las discusiones y acordaron programar una visita recíproca en un momento mutuamente adecuado”, dijo Miller, y agregó que Blinken enfatizó la “importancia de la diplomacia y el mantenimiento de canales de comunicación en toda la gama de problemas para reducir el riesgo de percepción errónea o error de cálculo”.

Blinken también expresó las preocupaciones de Estados Unidos en varios frentes y oportunidades para trabajar junto con China donde se alinean los intereses, dijo Miller.

Los funcionarios estadounidenses que participaron en la reunión incluyeron al subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, Daniel Kritenbrink, y al embajador estadounidense en China, Nicholas Burns.

Por parte china, Qin estuvo acompañado por otros funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, incluido el viceministro de Relaciones Exteriores, Hua Chunying.

En general, la reunión del domingo fue “directa” y resultó en avances “en varios frentes” con ambas partes mostrando un “deseo de reducir las tensiones”, dijo a los periodistas un alto funcionario del Departamento de Estado. Pero las “profundas diferencias” entre EE.UU. y China también quedaron claras durante la reunión, agregó el funcionario.

“Nadie tenía la idea preconcebida de que íbamos a resolver todos los problemas difíciles en una o dos reuniones”, agregó el funcionario, y señaló que era importante iniciar la conversación.

Una cosa que las dos partes acordaron fue la necesidad de expandir los vuelos entre los dos países, dijeron funcionarios estadounidenses. Pero no compartieron ningún acuerdo sobre ese tema, ni sobre ningún otro tema sustantivo, con los reporteros.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken (izquierda), camina con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang (derecha), antes de una reunión en la Casa de Huéspedes Estatal Diaoyutai en Beijing el 18 de junio de 2023. Crédito: LEAH MILLIS/POOL/AFP vía Getty Images

Después de la reunión de la tarde, Blinken pasó a una cena de trabajo con Qin, indicó el Departamento de Estado de EE.UU. a la prensa itinerante.

Relación tensa

La relación de la administración Biden con Beijing es una de las más complicadas y consecuentes, y ha sufrido meses de tensión, con dos incidentes relacionados con el ejército en las últimas semanas.

Biden y Xi se reunieron en persona por primera vez como presidentes al margen de la cumbre del Grupo de los Siete en Indonesia en noviembre pasado.

El viaje de Blinken, anunciado por Biden y Xi después de su reunión, estaba originalmente programado para febrero y se había visto como un compromiso de seguimiento clave. Sin embargo, se pospuso después del descubrimiento de un presunto globo espía chino que transitaba por EE.UU., lo que Blinken dijo en ese momento “creó las condiciones que socavan el propósito del viaje”.

Hablando con los periodistas el sábado, Biden reconoció las “diferencias legítimas” con China, pero sostuvo que estaba dispuesto a discutir las “áreas en las que podemos llevarnos bien”.

— Mengchen Zhang, Jennifer Hansler, Alex Stambaugh y Kylie Atwood contribuyeron con este reporte.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content