Skip to Content

ANÁLISIS | BRICS, un bloque económico clave amigo de Rusia, puede decidir expandirse. ¿Quién se beneficia?

KIFI

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — Los miembros del grupo económico BRICS que representan las principales economías emergentes del mundo se reunirán esta semana en Sudáfrica para una cumbre que podría determinar el futuro del bloque y la fuerza con la que reaccionará contra un orden mundial que considera injustamente dominado por Occidente.

El grupo formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica nunca ha sido prominente en el escenario mundial. Pero los propios BRICS tienen relaciones complicadas.

El líder de Rusia no puede asistir a la cumbre porque el país anfitrión, Sudáfrica, se vería obligado a arrestarlo por presuntos crímenes de guerra. Otros dos miembros, India y China, tienen un conflicto fronterizo latente. Y mientras Beijing mantiene una rivalidad con Estados Unidos, Nueva Delhi tiene estrechos vínculos con Washington.

No es la más feliz de las familias. Pero, aun así, esa familia ahora está considerando ofertas formales de casi dos docenas de países para unirse a su bloque de importantes economías emergentes.

Se espera que las discusiones sobre la incorporación de nuevos miembros ocupen un lugar destacado en la agenda de la cumbre de tres días que comienza este martes, donde los líderes de los BRICS, con la excepción de Vladimir Putin de Rusia, se reunirán en persona por primera vez desde la pandemia.

Putin, quien tiene una orden de arresto de la Corte Penal Internacional relacionada con su brutal invasión de Ucrania, asistirá virtualmente. En su lugar asistió el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov.

ANÁLISIS | Una ausencia en cumbre de los BRICS dice mucho sobre los horizontes cada vez más reducidos de Putin

En esta foto aparecen los líderes de países BRICS en una cumbre en 2019.

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, expresó este domingo su apoyo a la expansión de los BRICS, diciendo que un organismo más grande “representaría a un grupo diverso de naciones” que comparten un “deseo común de tener un orden global más equilibrado” en una economía mundial “cada vez más compleja y fracturada”.

Lo que está en juego en las decisiones sobre la expansión es la dirección y la identidad del grupo, cuyos miembros aspiran a tener más voz en un sistema internacional que consideran que favorece a Occidente y a las naciones del Grupo de los Siete (G7), a pesar de un cambio en quién domina el mundo global economía en las últimas décadas.

El bloque corre el riesgo de volverse más marcadamente geopolítico en su intento por reequilibrar el poder global, dicen analistas, especialmente ahora que China y Rusia buscan ponerlo del lado de las crecientes tensiones con Occidente, algo que su expansión podría facilitar.

En una conferencia de prensa previa a la cumbre la semana pasada, el enviado de China en Sudáfrica dijo que cada vez más países esperaban unirse a los BRICS para “salvaguardar sus intereses legítimos”.

“Frente a que algunos países empuñan el ‘gran garrote’ de las sanciones unilaterales y participan en una jurisdicción de largo alcance, los países BRICS insisten en un diálogo y consultas equitativos”, dijo el embajador Chen Xiaodong, utilizando el lenguaje típico de Beijing para criticar lo que considera la política estadounidense.

La cuestión de la expansión puede ser “la primera prueba de resistencia de la asociación en su casi década y media de existencia”, según Bhaso Ndzendze, profesor asociado de política y relaciones internacionales en la Universidad de Johannesburgo.

Agregar miembros “ampliaría la presencia global del grupo” y aumentaría la aceptación de su agenda para contrarrestar el dominio político occidental, dijo.

Pero hay diferencias de opinión sobre si expandirse, y “ciertamente no todos (los miembros) apoyarían la entrada de los mismos países”.

China presenta una amplia ley de política exterior mientras Xi consolida su poder y pretende contrarrestar a EE.UU.

Argentina busca incorporarse a los BRICS 0:53

Unirse al club de los BRICS

Si Putin de Rusia, Xi Jinping de China, Narendra Modi de India, Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil y su anfitrión, Cyril Ramaphosa de Sudáfrica, deciden sumar a otros a su bloque –y cómo eligen a esos miembros potenciales– tendrá importantes implicaciones globales, dicen los analistas.

Una expansión sería sólo la segunda en la historia del grupo, que se centra en el desarrollo económico y en aumentar la voz de sus miembros en los foros globales.

El grupo, construido a partir de un término acuñado originalmente por el execonomista de Goldman Sachs Jim O’Neill para describir oportunidades de inversión en mercados emergentes clave, ha persistido a pesar de las profundas diferencias en los sistemas políticos y económicos entre sus miembros.

Los BRICS celebraron su primera cumbre en 2009 con cuatro miembros y luego añadió Sudáfrica al año siguiente. Los BRICS lanzaron su Nuevo Banco de Desarrollo en 2015.

Ahora, 22 países han expresado formalmente su interés en unirse al bloque, mientras que muchos también han hecho consultas informales, dijo el mes pasado el embajador sudafricano ante los BRICS, Anil Sooklal.

Entre los que presentaron solicitudes formales se encuentran Argentina, México, Irán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Nigeria y Bangladesh, dijeron funcionarios sudafricanos.

Los países tienen una variedad de razones para presentar su solicitud, desde interés en iniciativas económicas específicas, como la transición a monedas locales, hasta “desafiar a Estados Unidos”, según Mihaela Papa, investigadora principal del Proyecto Rising Power Alliances de la Universidad de Tufts en Estados Unidos.

“Luego están aquellos que quieren un acceso más fácil a China u otros países BRICS o más control durante grandes tensiones e incertidumbre entre potencias”, dijo, añadiendo que para los miembros, “decidir sobre la expansión significa decidir sobre la dirección futura del grupo”.

Nuevos miembros con influencia económica podrían catalizar la capacidad del grupo para remodelar o crear alternativas a las instituciones globales de poder existentes.

Optar por incluir países que son abiertamente antagónicos hacia Occidente, como Irán, podría inclinarlo aún más hacia convertirse en un bloque antioccidental, dicen expertos.

Es probable que agregar nuevos miembros tenga al menos algunos efectos positivos para el miembro más poderoso del grupo, China, especialmente ahora que Xi intenta posicionar a su país como líder en la reforma de un sistema liderado por Estados Unidos que considera empeñado en limitar el ascenso de su país.

“Cuanto más amplios sean sus miembros, más fuertes podrán reclamar una voz colectiva, y más China, como economía más grande, reclamará liderazgo y representación del mundo en desarrollo”, dijo Yun Sun, director del Programa de China en el think thank Centro Stimson en Washington.

El amplio interés de los países en unirse a los BRICS también es un impulso para Putin, quien sigue siendo bienvenido en el bloque a pesar de ser visto como un paria y criminal de guerra en Occidente. También apunta a una brecha cada vez mayor entre las prioridades de los países que se alinean con los BRICS y las naciones occidentales ricas que se han unido contra él en apoyo a Ucrania, dicen los analistas.

El analista Manoj Kewalramani, radicado en Bangalore, señaló una visión del mundo en desarrollo. “Hay mucha frustración porque Rusia inició la guerra, pero (también) existe el reconocimiento de que se necesitan las dos manos para aplaudir y que hay cosas que la OTAN y Estados Unidos hicieron” para provocar o prolongar el conflicto, dijo.

Cuando se trata del interés de estos países en ver el fin de la guerra, “verán que aislar a Rusia no les ayuda”, dijo Kewalramani, que dirige los estudios del Indo-Pacífico en el centro de investigación de la Institución Takshashila.

En cambio, los países están considerando a los BRICS como un medio para hacer frente a desafíos como el cambio climático y el acceso limitado al capital y la tecnología, y están decidiendo avanzar hacia ellos mientras “Occidente parece estar cerrándose sobre sí mismo”, dijo.

Las sanciones occidentales están “volviendo un arma” la economía mundial, dice el líder chino Xi Jinping antes de la cumbre BRICS

Líneas divisorias

Pero incluso cuando Xi, Modi, Lula, Ramaphosa y un Putin radiante se reúnen en Johannesburgo para conversar, las divisiones dentro del actual grupo de cinco pueden ser una barrera para cualquier decisión revolucionaria sobre el tema.

Se espera que los líderes revisen los criterios sobre cómo seleccionar nuevos miembros, tal vez en lugar de nombrar quién puede unirse al club.

La presencia virtual del líder ruso será el indicio más evidente de incomodidad dentro del grupo, entre cuyos miembros se encuentran aquellos que han condenado la invasión rusa de Ucrania en las Naciones Unidas, como Brasil, y aquellos que se abstuvieron: China, Sudáfrica e India.

Pero la influencia de Moscú en África quedó subrayada cuando apareció un video que mostraba a Yevgeny Prigozhin, jefe del grupo mercenario Wagner que lanzó un motín fallido contra el liderazgo militar del Kremlin en junio, afirmando estar en África y hablando de hacer a Rusia más grande en todos los continentes.

Cuando se trata de la expansión de los BRICS, cada uno de los países tiene sus propias razones para ser cautelosos sobre a quién dejar entrar, ya que la cuestión se planteó durante la última presidencia de Sudáfrica en 2018 y luego los países decidieron explorarla más a fondo después de la reunión virtual del año pasado de la cumbre organizada por China.

Para India, que tiene una disputa fronteriza con China y se siente cada vez más atraída hacia Estados Unidos por sus preocupaciones compartidas sobre un Beijing asertivo, un bloque estridente y antiestadounidense no sería deseable, dicen los analistas.

“India se encuentra en una situación difícil, porque la identidad del grupo está cambiando y no quiere ese cambio”, dijo Kewalramani, quien señaló que se considera que Nueva Delhi ha frenado la introducción de nuevos miembros el año pasado al llamar primero para la creación de criterios.

“Pero cuánto tiempo, en qué medida y con qué efecto (India puede guiar al bloque en ciertas direcciones)… no va a ser fácil, porque China es el actor más importante y está mucho más alineada con Rusia”, dijo.

Una expansión, en lugar de hacer que el grupo sea más potente, también podría hacerlo “más difícil de manejar e ineficaz” con posiciones más contrastantes entre los miembros, añadió.

Brasil y Sudáfrica también podrían estar abiertos a una posible expansión, pero serían “más cautelosos a la hora de dar la bienvenida al bloque a países claramente antiestadounidenses”, según Rubens Duarte, coordinador de Labmundo, un centro de investigación con sede en Brasil para relaciones Internacionales.

Sin embargo, tal cambio podría no ser lo que el grupo busca, dijo, y tener más miembros podría ayudar a traer más diversidad de perspectivas a la discusión sobre temas globales.

Pero si los BRICS deciden expandirse y luego intensificar su papel global, esto podría impulsar un cambio mayor que impacte la influencia internacional de Europa y Estados Unidos, dijo.

“Cuanto más activos se vuelvan los BRICS, más perderán poder otros países”, afirmó.

— Nectar Gan de CNN contribuyó con el reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content