Skip to Content

Al menos 2.000 niños han muerto en Gaza, según un grupo humanitario, mientras los médicos advierten que la escasez de combustible es una sentencia de muerte

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — Organizaciones humanitarias piden un alto el fuego en Gaza mientras los médicos advierten que el bloqueo israelí sobre el combustible significa que pronto morirán muchos más bebés vulnerables y heridos en los hospitales. Según una agencia, al menos 2.000 niños han muerto en Gaza en las últimas semanas.

Israel ha intensificado su campaña de bombardeos en la asediada franja mientras su ministro de Defensa, Yoav Gallant, declaraba este lunes que el país se prepara para una “operación multilateral” contra el grupo extremista Hamas que controla Gaza desde “aire, tierra y mar”.

Los dirigentes israelíes han prometido acabar con Hamas en respuesta a sus mortíferos atentados terroristas y secuestros del 7 de octubre, en los que murieron 1.400 personas, en su mayoría civiles, y más de 200 fueron tomadas como rehenes.

Este lunes, Hamas liberó a dos ciudadanas israelíes en medio de una creciente presión internacional para conseguir la liberación del resto de los secuestrados que fueron llevados a Gaza.

Dentro de Gaza, aislada del mundo por un bloqueo casi total, los ataques aéreos israelíes han diezmado barrios enteros, arrasando viviendas, escuelas y mezquitas. Las imágenes de este lunes grabadas por un dron de CNN mostraban el nivel de destrucción en partes del territorio, con calles enteras arrasadas en el barrio de Al Rimal, en la ciudad de Gaza, y una hilera de edificios destruidos conocidos como torres de Al Zahra, en el centro de Gaza.

La organización humanitaria Save the Children afirmó este lunes que más de un millón de niños están “atrapados” en Gaza sin un lugar seguro al que ir y advirtió de los efectos devastadores de la falta de medicamentos y electricidad para alimentar infraestructuras sanitarias vitales en el enclave.

“Al menos 2.000 niños han muerto en Gaza en los últimos 17 días, y otros 27 en la Ribera Occidental”, declaró este lunes la organización humanitaria.

“Pedimos a todas las partes que tomen medidas inmediatas para proteger las vidas de los niños, y a la comunidad internacional que apoye esos esfuerzos”, dijo Save the Children, añadiendo que los ataques aéreos israelíes están “matando e hiriendo a niños indiscriminadamente”.

Los nombres escritos en los cuerpos de los niños hablan de los temores de los padres de Gaza en medio de la guerra entre Israel y Hamas

Estos edificios fueron reducidos a escombros y ruinas por los ataques aéreos israelíes se ven en Gaza el 23 de octubre de 2023. (Crédito: Mohammed Zaanoun/Middle East Images/AFP/Getty Images)

Las últimas cifras del Ministerio de Sanidad palestino en Gaza, controlado por Hamas, indican que el número de muertos por los ataques israelíes ha alcanzado al menos los 5.087, entre ellos 2.055 niños.

“El sistema sanitario [de Gaza] ha alcanzado el peor estado de su historia”, declaró el portavoz del Ministerio de Sanidad, Ashraf Al-Qudra, en un comunicado emitido a primera hora de este martes.

El combustible es un salvavidas

El combustible significa la vida en Gaza. Sin combustible, el agua no se puede bombear ni desalinizar, los generadores que alimentan los hospitales —que mantienen en funcionamiento incubadoras, ventiladores y máquinas de diálisis y para esterilizar el equipo quirúrgico— fallarán.

Doce hospitales y 32 centros médicos están ahora fuera de servicio tras los ataques israelíes y el agotamiento del combustible, según el Ministerio de Sanidad palestino en Gaza. A primera hora de este martes, el Hospital Indonesio, en el norte de Gaza, se quedó sin electricidad debido a la escasez de combustible, según Hamas.

A pesar de la urgencia, ningún camión de combustible ha entrado en Gaza como parte de un convoy de ayuda humanitaria desde el paso fronterizo egipcio de Rafah durante el fin de semana, según las autoridades israelíes y de la ONU.

Israel ha dicho en repetidas ocasiones que Hamas se apropiaría del combustible para su propio esfuerzo bélico, incluidos los ataques con cohetes.

Un trabajador médico asiste a un bebé palestino prematuro que yace en una incubadora en la sala de maternidad del Hospital Shifa, en Gaza, el 22 de octubre de 2023. (Crédito: Mohammed Al-Masri/Reuters)

Este lunes, Mark Regev, asesor principal del primer ministro Benjamin Netanyahu, declaró a CNN que Israel no permitiría la entrada de combustible en Gaza aunque se liberara a todos los rehenes.

“Por el momento no tenemos interés en que vaya más combustible a la maquinaria militar de Hamas y no hemos autorizado combustible, hemos autorizado medicinas, hemos autorizado agua. Hemos autorizado alimentos, no hemos autorizado nada más”, dijo Regev.

“La decisión del gobierno es que el combustible no entre porque será robado por Hamas y lo utilizarán para alimentar los cohetes que se disparan contra Israel para matar a nuestro pueblo”.

Sin embargo, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Matt Miller, declaró este lunes que, aunque la ONU está “observando de cerca” si hay indicios de que Hamas esté desviando ayuda humanitaria destinada a la población civil de Gaza, hasta la fecha no han informado de ningún indicio de este tipo.

Gaza recibe 20 camiones con ayuda humanitaria 4:24

Los hospitales podrían convertirse en “fosas comunes”

En Gaza han surgido brotes de viruela, sarna y diarrea debido al deterioro del entorno sanitario, la falta de saneamiento y el consumo de agua de fuentes no seguras, según el Ministerio de Salud del Gobierno Autónomo Palestino, con sede en la Ribera Occidental ocupada.

Los hospitales están al borde del colapso, funcionan a más del 150% de su capacidad y la situación se ha vuelto tan calamitosa que las cirugías se realizan sin anestesia y, en algunos casos, bajo la iluminación de las luces de los teléfonos, añadió el Ministerio de Salud.

Alrededor de 50.000 mujeres embarazadas tienen dificultades para acceder a la atención sanitaria, se producen unos 166 partos inseguros al día y más de 5.000 mujeres van a dar a luz en el próximo mes, añadió.

El Hospital Al-Shifa de la ciudad de Gaza —el mayor hospital del enclave— dispone de combustible suficiente para un máximo de dos días, según declaró el lunes el cirujano jefe Marwan Abusada.

Las condiciones en Al-Shifa son terribles, y otro médico afirmó que, sin electricidad, el hospital “no será más que una fosa común” y “no hay nada que hacer por estos heridos”.

El cirujano británico-palestino Ghassan Abu-Sittah dijo a CNN durante la noche que el “sistema se está desintegrando” y sin un alto el fuego y un corredor humanitario adecuado, “va a haber una catástrofe aún mayor que la que ya existe aquí”.

¿Qué es el cruce de Rafah, la última esperanza de los habitantes de Gaza para escapar de la guerra?

Un bebé recibe cuidados dentro de una incubadora en un hospital de Rafah, Gaza, el 23 de octubre de 2023. (Crédito: Mai Yaghi/AFP/Getty Images)

El hospital, desbordado, se ha quedado sin vendajes para quemaduras para los más de 100 pacientes ingresados con quemaduras que cubren más del 40% de sus cuerpos, dijo Abu-Sittah. Más de 150 pacientes conectados a respiradores con lesiones críticas dependen de la electricidad para mantenerse con vida, añadió.

Israel lanzó ataques aéreos cerca de un hospital en Gaza mientras la Cruz Roja prestaba asistencia

Los hospitales de Gaza se enfrentan a situaciones similares.

Un médico neonatólogo que trabaja en un hospital del sur de Gaza declaró el lunes a CNN que los bebés prematuros que dependen del suministro de oxígeno morirán si no se suministra urgentemente combustible al enclave.

Hatem Edhair, jefe de la UCI neonatal del Complejo Médico Nasser, dijo que todas las instalaciones que no son de emergencia fueron apagadas, así como las luces y el aire acondicionado.

Dijo que en su unidad de cuidados intensivos neonatales hay 11 bebés —la mayoría de menos de 1,5 kilos—, y que las tasas de admisión aumentan a medida que los residentes del norte de Gaza huyen hacia el sur.

Este lunes entraron en Gaza 20 camiones más cargados de ayuda vital, pero las organizaciones humanitarias advierten que el ritmo actual de entrega no bastará para satisfacer las necesidades de los más de 2 millones de personas que viven en el enclave.

El territorio recibe normalmente 455 camiones de ayuda al día, según las Naciones Unidas. Esto significa que, con las entregas del fin de semana, a Gaza le faltan más de 7.200 camiones de ayuda de los que habría recibido normalmente entre el 7 y el 22 de octubre, según los cálculos de CNN.

Rehenes liberadas

Los familiares acogieron con satisfacción la liberación este lunes de dos rehenes bajo custodia de Hamas, mientras que los parientes de los cientos de cautivos en condiciones desconocidas en Gaza se enfrentan a una angustiosa espera de noticias sobre sus seres queridos retenidos a punta de pistola.

Las ciudadanas israelíes Nurit Cooper, de 79 años, y Yocheved Lifshitz, de 85, fueron liberadas tras la mediación de Qatar y Egipto, según dos funcionarios israelíes y otras dos fuentes informadas sobre el asunto.

Las mujeres fueron secuestradas en sus casas del kibutz Nir Oz el 7 de octubre, según un comunicado de la oficina del primer ministro israelí. Sus cónyuges –Amiram, el marido de Cooper, de 85 años, y Oded, el marido de Lifshitz, de 83 años— fueron secuestrados junto a ellas y siguen retenidos por Hamas, añadió.

Alrededor de una cuarta parte de los residentes de Nir Oz murieron o fueron tomados como rehenes en el ataque de Hamas.

Su liberación sigue a la de dos rehenes estadounidenses, Judith Tai Raanan y su hija de 17 años, Natalie Raanan, liberadas el pasado viernes.

En declaraciones a CNN este martes, un nieto de Lifshitz dijo que ella “puede abrazar a sus nietos”.

Hamas libera a otras dos rehenes, ambas ciudadanas israelíes, confirman varias fuentes a CNN

Nurit Cooper y Yocheved Lifshitz fueron liberadas por Hamas, según múltiples fuentes. (Crédito: Hostages and Missing Families Forum)

“Está hablando, puede andar, puede abrazar a sus nietos, lo que nos hace muy felices”, dijo Daniel Lifshitz tras ver a su abuela en Tel Aviv.

Cuando se le preguntó por la suerte de su abuelo, retenido por Hamas, Lifshitz dijo: “Mi abuela ha vuelto, pero ahora tengo más miedo por mi abuelo, que sigue allí, y todavía no han liberado a ningún hombre”.

Este lunes, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, rebatió los llamamientos a un alto el fuego entre Israel y Gaza, declarando a CNN que Hamas debe liberar primero a los rehenes.

“No creemos que este sea el momento para un alto el fuego. Israel tiene derecho a defenderse. Todavía tienen trabajo que hacer para perseguir a los dirigentes de Hamas, vamos a seguir apoyándoles o dándoles más ayuda en materia de seguridad”, declaró Kirby.

Abeer Salman, Isa Soares, Amy Cassidy, Eyad Kourdi, Mihir Melwani, Sophie Jeong, Pierre Meilhan, Mitchell McCluskey, Alex Hardie, Tamar Michaelis y Hadas Gold, de CNN, han contribuido a este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content