Skip to Content

Se conocieron en un autobús Greyhound el día de Navidad. Llevan casados 60 años

Alexandra Ferguson

(CNN) —  Ruth Underwood se despertó sobresaltada y se dio cuenta, para su horror, de que se había quedado dormida sobre el hombro de un desconocido.

Era la tarde del día de Navidad de 1962. Ruth viajaba en un autobús Greyhound desde la casa de sus padres en Olympia, Washington hasta su casa en Seattle.

Había pasado un día divertido y festivo con su familia. Pero Ruth trabajaba el 26 de diciembre y necesitaba volver a tiempo. Tenía 18 años, era su primer trabajo y no quería arriesgarse a llegar tarde.

“Así que cogí el autobús Greyhound, subí y me senté en el primer asiento disponible, que estaba al lado de un joven apuesto”, cuenta Ruth hoy a CNN Travel.

“Enseguida me dormí y me desperté con la cabeza sobre su hombro”.

Ruth se sonrojó cuando se dio cuenta de lo que había pasado. Se disculpó con el desconocido que tenía al lado, se alisó la blusa y trató de recuperar la compostura.

“Dios mío, lo siento”, dijo.

Pero el hombre hizo caso omiso de sus disculpas, sonrió y se presentó.

Se trataba de Andy Weller, de 21 años. Llevaba en el autobús desde Astoria, Oregon, y se dirigía a la base militar de Fort Lewis, Washington, donde estaba destinado. Andy se había fijado en Ruth nada más subir al autobús.

“Me fijé en ella porque vi su precioso pelo rojo”, cuenta hoy a CNN Travel.

Y se dio cuenta cuando se quedó dormida en su hombro. Andy no sabía qué hacer. ¿Debía despertarla? ¿Sería grosero? ¿Y si se perdía la parada?

Cuando el Greyhound llegó a Nisqually Hill en la Interestatal 5, no muy lejos de Fort Lewis, Andy empujó suavemente a Ruth.

“Tardé mucho en armarme de valor porque era tímido”, recuerda. “Al final me atreví a decir, al menos, ‘Hola'”. Durante los 20 minutos siguientes, mientras el autobús recorría las arboladas carreteras de Washington, Andy y Ruth entablaron conversación.

“Empezamos a hablar entre nosotros”, dice Ruth. “Era bastante frívolo. Ya sabes: ‘¿Cómo te llamas? ¿Cómo te va? ¿Y adónde vas? Y simplemente descubrimos que ambos volvíamos a nuestros lugares de trabajo”.

No hubo tiempo para ir mucho más allá de estas presentaciones. Pero tanto Ruth como Andy disfrutaron de la conversación y de la compañía mutua.

Entonces, el autobús se detuvo en Fort Lewis.

“Aquí bajo”, dijo Andy. Cogió su bolso y estaba a punto de bajarse, pero entonces hizo una pausa.

“¿Intercambiamos direcciones?”, sugirió. Ruth aceptó.

“Cuando el autobús se detuvo en Fort Lewis, le di mi dirección”, recuerda hoy. “El conductor del autobús se molestó un poco. Me dijo: ‘Tengo un horario que cumplir'”.

Los dos desconocidos se separaron, ambos con la esperanza de que no fuera la última vez que se vieran.

Así fue como El Grinch, una sorprendente película de Navidad, se convirtió en una de las favoritas del mundo de la moda

Cartas e incertidumbres

Andy era un romántico. Cuando le escribió a Ruth por primera vez, ya se preguntaba si ella podría ser “la elegida”.

Pero entonces se enteró, a través de la respuesta de Ruth, de que estaba prometida con otra persona, un hombre al que conocía desde la infancia.

“Estaba en las Fuerzas Aéreas. Llevaba casi un año sin verlo ni estar cerca de él”, explica Ruth.

Cuando Ruth conoció a Andy, seguía teniendo la intención de casarse con su amor de la infancia. Pero tampoco tuvo reparos en darle su dirección. Después de todo, no había nada específicamente romántico en sus interacciones en el autobús.

“Él me había pedido mi dirección y yo pensé que no había nada malo en escribirlse con alguien”, dice Ruth. Pero Andy no estaba tan seguro de la situación.

“No sabía dónde encajar”, dice hoy Andy. “La descarté”.

Pero entonces, de la nada, el prometido de Ruth puso fin al compromiso.

“Rompió conmigo, lo que terminó siendo algo muy bueno”, dice.

Su exprometido había conocido a alguien más.

Ruth estaba más sorprendida que disgustada. Recuerda que entró en la sala de su departamento de Seattle y le contó la noticia a su compañera de piso. La respuesta de su amiga fue pragmática.

“Me dijo: ‘No te vas a quedar aquí sentada en el departamento sin hacer nada, malhumorada y triste'”, recuerda Ruth.

La compañera de piso sugirió a Ruth que saliera con alguno de los hombres que conocían en Seattle. Entonces la amiga de Ruth se acordó del hombre del autobús: Ruth debería escribir a Andy y decirle que estaba soltera, insistió su compañera de piso.

“Me dijo: ‘Si no tomas un bolígrafo y le escribes a ese tipo del que recibiste esa carta, voy a hacer que esos otros tipos vengan y te inviten a salir todas las noches'”, recuerda Ruth.

“Bueno, yo no era una persona de salir. Salir todas las noches no iba conmigo. Así que escribí la carta”.

“Así lo hizo”, dice Andy. “Y así nos juntamos”.

“Mantuvimos correspondencia durante bastante tiempo”, dice Ruth. “Siempre esperábamos con impaciencia las cartas”.

En las cartas que se enviaban y recibían, Ruth y Andy se volvían cada vez más cercanos.

“Compartíamos las cosas que nos gustaba hacer y los objetivos que intentábamos alcanzar”, dice Ruth.

A las pocas semanas de escribirse, Ruth le dijo a Andy que estaba pensando en volver a Olympia, Washington, donde vivían sus padres.

Andy sugirió que podía ayudar a Ruth a mudarse; sería una oportunidad para volver a verla y ver si su conexión epistolar se trasladaba a la vida real.

“Fui allí”, dice Andy. “Llamé a la puerta y me abrió. El resto es historia”.

Estos desconocidos se enamoraron en un avión en Navidad

Su química se hizo evidente enseguida. Casi de inmediato, Andy le preguntó a Ruth qué iba a hacer el 22 de agosto.

“¿Cómo voy a saberlo?”, responde Ruth. “¿Por qué?” “Bueno, pensé que podríamos casarnos ese día”, dijo Andy. “De ninguna manera”, dijo Ruth, riendo.

Pero mientras subían juntos a otro autobús Greyhound, esta vez viajando de Seattle a Olympia, Ruth se sentía cada vez más segura de que quería que Andy formara parte de su vida.

Esta certeza solo se confirmó cuando “casi a mitad de camino entre Seattle y Olympia, Andy empezó a cantarme”, dice Ruth.

“Me cantó casi todo el camino de vuelta y me dio una serenata”.

Desde entonces, Andy venía a visitar a Ruth a Olympia siempre que podía. Y siempre que estaban separados, Andy y Ruth continuaban su relación por correspondencia.

“Nos veíamos todos los fines de semana, así que gran parte de nuestra correspondencia consistía en lo que hacíamos durante la semana y en cómo nos extrañábamos”, recuerda Ruth.

Los fines de semana, Andy pedía prestado el auto de un compañero del ejército, recogía a Ruth y se dirigían al parque Squaxin, en el paseo marítimo de la ciudad.

“Nos tomábamos de la mano, paseábamos juntos y hablábamos”, dice Andy.

“Empecé a conocerlo”, dice Ruth. “Y me gustó lo que vi”.

Un romance vertiginoso comenzó en una chocolatería de Bruselas y se convirtió en una historia de amor de casi 40 años

Una propuesta poco ortodoxa

Aquí están Ruth y Andy, fotografiados en 1963. Crédito: R. Weller

El 4 de julio de 1963, Ruth y Andy estaban pasando el día festivo juntos cuando, de repente, Ruth le entregó a Andy un grueso sobre blanco.

Era una invitación de boda. Andy miró a Ruth estupefacto.

“Me preguntaba si se iba a casar con el otro”, dice, refiriéndose al exprometido de Ruth.

“Empecé a leerla. Y, claro, me quedé un poco descolocado en ese momento… hasta que llegué a la parte que decía que se casaba conmigo”.

Ruth tuvo la idea cuando estaba sola un día, entre semana, pensando en Andy y en la idea de un futuro con él. Había vuelto a mencionar el matrimonio unas cuantas veces.

“Me puse a pensar: ‘Realmente quiero a este hombre’. Así que fui a la imprenta y mandé imprimir las invitaciones de boda”, recuerda Ruth.

Ruth no tenía ni idea del lugar de la boda ni de los detalles. Pero sabía cuándo se celebraría. No había duda: el 22 de agosto, la fecha que Andy había sugerido en su segundo encuentro.

Cuando ella le entregó la invitación, Andy se sintió abrumado y luego encantado. Abrazó a Ruth con fuerza.

Y un par de meses más tarde, el 22 de agosto de 1963, Andy y Ruth se casaron en Olympia, Washington, en la iglesia a la que Ruth asistía de niña. Ruth tomó el nombre de Andy, convirtiéndose en Ruth Weller.

La pareja extendió la invitación a la boda a todos los feligreses de la iglesia local. Esperaban unos 100 invitados, pero al final fueron más de 200: toda la gente que había visto crecer a Ruth quería estar allí para brindar por ella y por Andy.

El día de la boda, Ruth se dio cuenta de que no tenían suficiente pastel de bodas para todos los asistentes. Tuvieron que buscar más.

“Teníamos todo tipo de pasteles”, recuerda Ruth. Salió bien y fue una celebración especial.

Dos desconocidos se mudaron a un departamento en Praga. Luego se enamoraron

Creciendo juntos

Ruth y Andy estaban entusiasmados por empezar su vida de casados. Pero ambos eran muy jóvenes, y sus primeros años juntos fueron una curva de aprendizaje.

“Ninguno de los dos había tenido muchas citas; como he dicho, yo estaba prometida a otro joven, pero no había salido con muchos otros jóvenes”, dice Ruth. “Así que básicamente crecimos juntos durante ese tiempo”.

La pareja también estaba ocupada con sus trabajos. Ruth trabajaba para el estado de Washington, Andy dejó el ejército y también empezó a trabajar para el estado de Washington, en el departamento de licencias.

La pareja se dio cuenta de que tenían, como dice Ruth, “personalidades muy diferentes”. Pero tenían una forma similar de ver el mundo y se sintieron como un equipo desde el principio. Fue “mágico”, dice Ruth.

Aquella primera Navidad, aniversario de su encuentro, la pareja lo celebró yendo juntos a la tienda de 88 centavos, a hacer sus compras navideñas.

“Estábamos recién casados y las cosas estaban apretadas”, dice Andy.

Se rieron mientras paseaban por la tienda comprando pequeños regalos para sus seres queridos. Era la primera vez que hacían regalos como pareja, y se sintieron especiales.

Después, se reunieron con su familia.

“Siempre hemos tenido una familia muy unida y nos la pasábamos muy bien”, dice Ruth. “Mis padres adoraban a Andy”.

Con el tiempo, Ruth y Andy tuvieron tres hijos. Se mudaron de Olympia, Washington, a Yakima, Washington.

Les encantaba ser padres.

“Andy es una persona maravillosa. Es atento. Siempre ha estado ahí para nosotros, su familia, en todos los sentidos”, dice Ruth.

“Siempre ha estado ahí con los niños, guiándolos, dirigiéndolos”, dice Andy.

“¿Pero ha sido fácil siempre? No”, dice Ruth.

La hija de Ruth y Andy, Joanne, nació con el síndrome de Maffuci, un raro trastorno óseo, y necesitó muchos cuidados adicionales cuando era pequeña.

“Creció y se convirtió en una joven muy brillante. Fue operadora del 911 durante varios años. Nos dio un nieto encantador”, dice Ruth.

Joanne falleció hace unos años.

“Hemos pasado por cosas así, que mucha otra gente no tiene que afrontar y no tiene que averiguar cómo superar”, dice Ruth. “Es cierto que creo que eso nos ha hecho más fuertes el uno en el otro”.

A lo largo de sus décadas juntos, Ruth y Andy se han apoyado mutuamente en los momentos difíciles y se han animado en los buenos.

La clave, dice Ruth, es “cuando encuentras a la persona adecuada, agárrate fuerte”.

“Sí, tienes que pasar por momentos difíciles”, dice. “Pero recuerda que también pasas por buenos momentos. Y esos son a los que te aferras y que mantienes cerca de ti. Y los recuerdas. Esas son las cosas que te hacen seguir adelante”.

Sentirse agradecido

Esta es una foto reciente de Ruth y Andy, que llevan casados más de 60 años. Crédito: R. Weller

Con el paso de las décadas, Ruth y Andy empezaron a asociar su historia de amor con una canción en particular, “I Say a Little Prayer”, grabada por primera vez por Dionne Warwick en 1967 y lanzada más tarde por Aretha Franklin al año siguiente.

Andy solía cantarle la letra a Ruth. Hoy en día, la canción sigue resonando entre ambos, que agradecen con regularidad la presencia del otro en sus vidas.

“Es un poco inusual conocer a alguien en un autobús Greyhound que nunca has visto antes y establecer una conexión”, dice Ruth. “De hecho, es un milagro que dos completos desconocidos se encuentren y acaben casados. Y estar casados tanto tiempo como lo hemos estado”.

El pasado agosto, Ruth, que ahora tiene 79 años, y Andy, de 82, celebraron su 60 aniversario de boda.}

La verdadera historia del origen de la Navidad

Su aniversario de boda es un día importante para ambos, pero también lo es el día de Navidad.

“Cada Navidad nos acordamos”, dice Ruth. “Miramos al otro lado de la mesa y sabemos lo que está pensando el otro”. Esta Navidad, la pareja celebrará el día con sus seres queridos a su lado. Ruth y Andy siguen muy unidos a su familia, que ahora cuenta con cuatro nietos y 10 bisnietos.

“Me encanta estar vivo y ver crecer a todos nuestros nietos y a sus familias, y a los bisnietos”, dice Andy.

“Es absolutamente maravilloso”, dice Ruth. “Sus abrazos son tan importantes para nosotros, sobre todo a esta edad. Estamos deseando estar juntos estas Navidades, 61 años después de conocernos”, continúa. “Estoy segura de que recordaremos, reiremos, bromearemos y harán chistes de nuestro encuentro casual hace esos 61 años, el día de Navidad de 1962”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content