Skip to Content

ANÁLISIS | Biden aumenta la presión mientras Putin estudia la invasión de Ucrania

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — El presidente Joe Biden está dando una señal de una postura occidental más rígida en el enfrentamiento con Rusia, apilando la presión diseñada para disuadir a Vladimir Putin de invadir Ucrania en una estrategia que, sin embargo, corre el riesgo de acelerar un peligroso ciclo de escalada.

El giro de la Casa Blanca se produce en un momento en que Biden está sometido a una fuerte presión por parte de los republicanos para que muestre más fuerza en la confrontación, y se produce después de una semana en la que fue muy criticado por unos comentarios que se retractaron precipitadamente y que respondieron a las esperanzas del líder ruso de dividir a la OTAN.

Varios republicanos acusaron al presidente de mostrar debilidad y apaciguar a Putin en sus apariciones en programas de entrevistas este domingo. El exsecretario de Estado Mike Pompeo dio un tono chocante al describir al hombre fuerte del Kremlin como un “estadista con mucho talento” que sabía cómo utilizar el poder.

Blinken dice que “una sola fuerza rusa adicional” que ingrese a Ucrania desencadenaría una respuesta de EE.UU.

Las críticas del Partido Republicano a Biden ignoraron la tolerancia del partido a la deferencia cobarde del expresidente Donald Trump hacia el líder ruso y algunas se percibieron como un intento de utilizar una crisis de seguridad nacional para dañar políticamente a Biden antes de las elecciones de mitad de período en 2022 y las elecciones presidenciales de 2024.

Una serie de movimientos, comentarios y señales de Washington y Europa durante el fin de semana subrayaron el creciente peligro de la situación en un momento en que parece haber poca actividad diplomática significativa para detener su rápido deterioro.

El Departamento de Estado dijo este domingo que autorizaba la salida del personal no esencial y de sus familiares de su embajada en Kiev y advirtió que, en caso de invasión rusa, su capacidad para ayudar a los estadounidenses en el país sería limitada. En otro acontecimiento significativo, funcionarios de la administración dijeron que el presidente había discutido opciones que incluyen el despliegue de entre 1.000 y 5.000 soldados, además de aviones y barcos, a los aliados de EE.UU. en los estados bálticos y Europa del Este. Y en el programa “State of the Union” de CNN, el secretario de Estado Antony Blinken advirtió que si una sola unidad rusa entraba en Ucrania “desencadenaría una respuesta rápida, severa y unida” por parte de Estados Unidos y Europa.

Gran Bretaña, por su parte, advirtió que tenía información de que Putin estaba tratando de instalar un líder títere en lugar del presidente ucraniano elegido democráticamente, Volodymyr Zelensky. Y el jefe de la marina alemana se vio obligado a dimitir tras hacer comentarios favorables a Rusia, en un drama que sugiere un esfuerzo por encubrir las profundas divisiones en Occidente sobre cómo tratar a Putin.

Un posible cambio táctico de Estados Unidos

Hasta ahora, EE.UU. se conecentró en esbozar las nefastas consecuencias, en forma de sanciones debilitantes, que, según dice, aislarían efectivamente a Rusia de la economía occidental en caso de una invasión. Pero las últimas decisiones tácticas oscurecieron un ambiente ya premonitorio después de que Biden dijera la semana pasada que creía que la decisión de invadir Ucrania era un dilema exclusivo de Putin. Las conversaciones sobre el despliegue de tropas también se presentaron como un desafío directo al líder ruso, al mismo tiempo que parecen estar diseñadas para proteger el flanco político de Biden en casa.

Aunque el Departamento de Estado dijo que estaba actuando por abundancia de precaución, la reducción del personal de la embajada es también un acto clásico de simbolismo diplomático que denota un empeoramiento de la crisis. Los funcionarios dijeron que cualquier medida para reforzar los flancos de la OTAN tendría como objetivo “proporcionar disuasión y tranquilidad a los aliados”. No estaba inmediatamente claro si los despliegues se producirían antes o después de cualquier invasión rusa de Ucrania. Pero el mero hecho de hablar de tales medidas pone a Putin sobre aviso de que toda la premisa de su toma de rehenes en Ucrania –forzar a la OTAN a retirar sus fuerzas de los estados exsoviéticos– sería contraproducente.

El Kremlin planea instalar un líder prorruso en Ucrania, dice el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido

Sin embargo, la táctica occidental, cada vez más enérgica, es también un riesgo. Podría convencer a Putin de que tiene razón al advertir que la seguridad rusa está amenazada por Occidente. Como mínimo, podría darle un pretexto propagandístico para invadir Ucrania. Y Biden debe considerar si los despliegues de tropas de alto perfil antes de una invasión que, según Estados Unidos, podría producirse en cualquier momento, podrían dificultar aún más que Putin diera marcha atrás sin asegurarse una recompensa tangible por su aumento de tropas.

Las últimas señales de EE.UU. se produjeron después de que Rusia acumulara más de 100.000 soldados en las fronteras de Ucrania e iniciara un nuevo despliegue de fuerzas en Belarús, rodeando aún más a su antiguo estado cliente soviético, y después de que el gobierno de Kiev dijera que Moscú pronto tendría suficientes fuerzas para una invasión a gran escala. Pero las últimas medidas de Biden no satisfarán a los republicanos, que exigieron una movilización estadounidense mucho más agresiva y están utilizando la crisis para retratar a Biden como un líder débil.

Alto cargo republicano: “La debilidad invita a la agresión”

El representante Michael McCaul, principal republicano de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, instó este domingo a la Casa Blanca a utilizar las sanciones contra Rusia antes de cualquier invasión, tal y como ha solicitado el Gobierno de Ucrania.

Los 5 ejércitos más poderosos del planeta en 2022 0:47

“Si no hacemos algo fuerte ahora mismo, me temo que va a invadir Ucrania, lo que tendrá ramificaciones globales aquí”, dijo el republicano de Texas en el programa “Face the Nation” de la CBS.

Pero Blinken rechazó ese enfoque, advirtiendo que disminuiría las posibilidades de que la preocupación por las consecuencias pudiera influir en la decisión de Putin. “Cuando se trata de sanciones, el propósito de esas sanciones es disuadir la agresión rusa”, dijo Blinken en “State of the Union”. “Y así, si se activan ahora, se pierde el efecto disuasorio”.

McCaul también arremetió contra Biden por la caótica retirada de la administración de Afganistán el verano pasado, diciendo que había convencido al líder ruso de que Estados Unidos no defendería sus intereses.

“Creo que todo esto empezó… con Afganistán, y la rendición incondicional a los talibanes cuando vio debilidad. La debilidad invitaba a la agresión”, dijo McCaul en la CBS. “Ahora se nos ve como débiles… por culpa del presidente Biden”. (La administración argumenta que la evacuación de Afganistán fue un gran éxito, pero la debacle inicial conmocionó a los aliados de EE.UU., hizo que algunos se cuestionaran el compromiso global de EE.UU. y contribuyó a reducir los índices de aprobación del presidente). La administración contrarresta las críticas del Partido Republicano diciendo que un acuerdo que la administración Trump alcanzó con los talibanes no le dio otra opción que abandonar el país.

Un soldado ucraniano ocupa una posición de artillero en una trinchera de primera línea el viernes 21 de enero. (Foto: Timothy Fadek/Redux para CNN)

Pompeo insistió en Fox que la administración anterior se había ganado el respeto de Putin siendo fuerte, el resultado es que “no utilizó la actividad coercitiva para tratar de hacer retroceder a la OTAN.” Es cierto que algunos miembros de la alianza occidental aumentaron el gasto militar después de las quejas de Trump sobre que Estados Unidos estaba siendo estafado por sus aliados, aunque la percepción de una creciente amenaza rusa y su antipatía a la idea de defender a los aliados también contribuyeron. Y el expresidente sí permitió el envío de ayuda letal estadounidense a Ucrania, a diferencia del expresidente Barack Obama.

Pero su deseo de contar con la aprobación de Putin a menudo parecía socavar la política de su propia administración. Su retirada de Siria, la constante reprimenda a los aliados de la OTAN y la negación de la intromisión rusa en las elecciones favorecieron los objetivos de política exterior de Putin.

Pompeo: Debemos “respetar” a Putin

Sin embargo, Pompeo también ofreció elogios efusivos del intelecto del líder ruso que parecían extraños teniendo en cuenta que es un adversario de EE.UU. que actualmente amenaza con una toma de posesión armada de una democracia apoyada por Washington.

“Tenemos respeto por él y por su poder. Es un estadista con mucho talento”, dijo Pompeo en Fox. “Tiene muchos dones. Fue agente del KGB, por el amor de Dios. Sabe cómo usar el poder, deberíamos respetar eso”.

La idea de que Estados Unidos debería respetar a un líder que gobierna con puño de hierro, que aplastó la democracia y la libertad de prensa, encarcela a los opositores políticos y preside una economía corrupta que da poder a los oligarcas es notable viniendo de un exsecretario de Estado.

Los expertos en política exterior se dividen a menudo en la cuestión de si Putin está jugando una mano dura con aplomo o si su gansterismo internacional es más bien el acto de un líder débil aterrorizado por la oposición legítima y por verse obligado a abandonar el poder. También es cuestionable si el hecho de concentrar tropas en la frontera de una democracia vulnerable y plantear exigencias extravagantes a la OTAN es el comportamiento de un “estadista con talento”.

Y cualquier argumento de que Putin fue acobardado por Trump de usar la coerción contra Occidente se ve confundido por las evaluaciones de la inteligencia estadounidense de que Moscú interfirió en las elecciones estadounidenses. El entonces presidente sorprendió a la comunidad de espionaje estadounidense al desmentir las evaluaciones sobre la intromisión de Putin en 2016 cuando apareció codo con codo con él en una rueda de prensa en Helsinki.

Los ciberataques emanados de suelo ruso también se produjeron a lo largo de la presidencia de Trump, incluida la operación SolarWinds que vulneró agencias federales estadounidenses cuando el expresidente estaba en el poder. El supuesto respeto a Estados Unidos no impidió que agentes rusos utilizaran un arma biológica en suelo británico para envenenar a un desertor, según el gobierno del Reino Unido.

La disposición del Partido Republicano a criticar a Biden, a pesar de estas enormes manchas en el historial de Trump, muestra que para muchos de sus miembros, con algunas excepciones como McCaul, la política tiene prioridad sobre la seguridad nacional en la búsqueda del poder futuro. Ese enfoque solo amplía las divisiones en las que se apoya Putin mientras busca empañar el prestigio estadounidense.

Jim Sciutto, Kylie Atwood y Natasha Bertrand contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content