Skip to Content

Los productos resistentes al agua y las manchas contienen plásticos tóxicos, según un estudio

Alexandra Ferguson

(CNN) — Muchos de los muebles y prendas de vestir resistentes al agua y a las manchas que compramos pueden contener sustancias químicas tóxicas “para siempre”, denominadas sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS, por sus siglas en inglés), que están relacionadas con numerosos problemas de salud, como daños en el hígado y el corazón, trastornos inmunológicos, cáncer y alteraciones hormonales, según un nuevo informe.

Unos laboratorios independientes encargados por Toxic-Free Future, un grupo de investigación y defensa del medio ambiente y la salud, realizaron pruebas químicas en 60 productos de tres categorías: prendas de vestir para exteriores, ropa de cama, manteles y servilletas, adquiridos en 10 grandes minoristas.

Todos los productos analizados por Toxic-Free Future eran importados de países de Asia y vendidos en Estados Unidos y en Internet, según el informe.

“Detectamos PFAS en una amplia variedad de productos que incluían impermeables, pantalones de montaña, camisas, protectores de colchón, edredones, manteles y servilletas”, dijo la coautora Erika Schreder, directora científica de Toxic-Free Future.

El informe, Toxic Convenience: The hidden costs of forever chemicals in stain- and water-resistant products (Conveniencia tóxica: los costos ocultos de las sustancias químicas para siempre en los productos antimanchas y resistentes al agua), se publicó este miércoles.

Los productos resistentes al agua y a las manchas contienen plásticos tóxicos.

Las sustancias químicas perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas, o PFAS, fabricadas por el hombre, están formadas por una cadena de átomos de carbono y flúor enlazados que no se degradan en el medio ambiente. Estas sustancias químicas se han detectado en la sangre del 99% de los estadounidenses, según un informe de 2015 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Miles de variedades de PFAS se utilizan en muchos de los productos que compramos, como los utensilios de cocina antiadherentes, las batas y paños quirúrgicos resistentes a las infecciones, los teléfonos móviles, los semiconductores, los aviones comerciales y los vehículos de bajas emisiones.

Los productos químicos también se utilizan para hacer que las alfombras, la ropa, los muebles y los envases de alimentos sean resistentes a las manchas, el agua y los daños causados por la grasa. Una vez tratados, según el informe, los textiles emiten PFAS a lo largo de su vida útil, escapando al aire y al agua de los hogares y las comunidades.

Sin embargo, el informe tiene algunas buenas noticias para los consumidores, dijo Schreder.

“No hemos encontrado PFAS en ninguno de los artículos que no se comercializan como resistentes a las manchas o al agua”, dijo Schreder.

“Los consumidores pueden elegir esos para estar seguros”.

Los impermeables, por supuesto, son una historia diferente, porque los consumidores necesitan que repelan la lluvia. Pero aquí también hay esperanza, añadió Schreder. Para lograr el objetivo de repeler el agua, algunas empresas están utilizando tejidos más apretados, membranas sin PFAS entre las capas de los abrigos y “cera de parafina, que es el único revestimiento que se ha evaluado públicamente y se ha considerado más seguro”.

Día Mundial de los Océanos: cuando lavas tu ropa viertes plásticos en el océano

Todavía se encuentran PFAS prohibidos

En la última década, los fabricantes estadounidenses de productos químicos han dejado de producir voluntariamente dos sustancias PFAS muy estudiadas que se han relacionado con el cáncer, las enfermedades cardíacas, los trastornos inmunológicos y endocrinos, etc.: el ácido perfluorooctanoico (PFOA), de ocho carbonos, y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS).

Sin embargo, las pruebas realizadas por Toxic-Free Future descubrieron que el 74% de los productos importados aún contenían las sustancias químicas PFAS más antiguas.

“Me alarmó que en estos productos importados se encontraran las cadenas de PFAS más antiguas y largas, que la industria afirma que ya fueron eliminadas”, dijo Melanie Benesh, abogada legislativa y reguladora del Environmental Working Group (EWG), un grupo de defensa sin ánimo de lucro dedicado a reformar la seguridad química y las leyes agrícolas. Ni Benesh ni el EWG participaron en el informe.

Un portavoz del Consejo Estadounidense de Química, una organización comercial del sector, dijo a CNN que la importación podría explicar por qué “se identificaron productos químicos remanentes que se han eliminado gradualmente y podría indicar una mayor necesidad de control sobre los productos importados”.

La contaminación por microplásticos no se detiene 1:12

Nuevas sustancias químicas encontradas

El informe dice que las pruebas de los productos también encontraron una serie de nuevas sustancias químicas PFAS creadas por la industria para sustituir al PFOA y al PFOS. Los expertos afirman que las nuevas versiones, que simplemente sustituyen la cadena de ocho carbonos por cadenas de cuatro o seis carbonos, parecen tener muchos de los efectos peligrosos para la salud de las sustancias químicas más antiguas.

Por lo tanto, según los expertos, los consumidores y el medio ambiente siguen estando en peligro.

“Pasaron a los carbonos de cadena más corta, y los estudias, y hacen prácticamente lo mismo”, dijo a CNN la microbióloga Linda Birnbaum, exdirectora del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental y del Programa Nacional de Toxicología, en una entrevista anterior.

Los envoltorios de comida rápida y los recipientes de pedidos para llevar pueden contener químicos tóxicos, advierte estudio

“Algunos lo llaman el problema del ‘Whac-a-Mole’ (un esfuerzo en vano). Otros lo llaman la banda transportadora de productos químicos”, dijo Birnbaum. “¿Por qué pensamos que se puede hacer un cambio muy pequeño en una molécula que se está fabricando y el cuerpo no reaccionaría de la misma manera?”.

El Consejo Estadounidense de Química no concordó con las conclusiones del informe, afirmando que no todos los PFAS son iguales y no deberían regularse de la misma manera.

“Agrupar todos los PFAS como si fueran iguales no concuerda con la ciencia convencional”, dijo Tom Flanagin, director de comunicaciones de productos del Consejo Estadounidense de Química, en un correo electrónico. “Los consumidores deben desconfiar de los informes que utilizan suposiciones erróneas no respaldadas por la ciencia”.

Buenas noticias para los consumidores

Según los expertos, cada vez hay más opciones para que los consumidores eviten la ropa y otros productos con PFAS. Una de las más eficaces es tomar decisiones informándote primero.

“Lo más fácil que puede hacer un consumidor es no comprar cosas que se comercializan como resistentes a las manchas y al agua”, dijo Benesh del EWG. “Cuando se trata de ropa que quieres que sea más resistente al agua, creo que tendrías que investigar con el vendedor para ver qué productos están realmente libres de PFAS”.

Existen listas de empresas que no contienen PFAS o que, al menos, están en proceso de hacerlo, según los expertos. El Environmental Working Group elaboró una lista de empresas que no han añadido PFAS a sus productos de forma intencionada.

Los consumidores también pueden consultar la lista de productos con la certificación GreenScreen, que es una “herramienta reconocida mundialmente y diseñada para evaluar y comparar productos químicos en función de su peligrosidad”, afirma Shari Franjevic, directora del programa GreenScreen de Clean Production Action, una organización dedicada a evaluar productos químicos ecológicos, materiales sostenibles y productos preferibles desde el punto de vista medioambiental.

“El valor fundamental de GreenScreen es que toma una toxicología realmente compleja y la reduce a una puntuación entre uno y cuatro en cuanto a daños (siendo cuatro la más segura). Eso permite a la gente situar las sustancias químicas en un continuo y decir: ‘Vale, esto es más seguro que aquello’, y empezar a seleccionar sustancias químicas más seguras para sus productos”.

Cámbiate a los productos de limpieza naturales

No obstante, es posible que haya que leer las etiquetas. Esto se debe a que es posible que no todos los productos de una empresa estén libres de sustancias químicas tóxicas, mientras que los productos remanentes que se están eliminando todavía pueden estar en las estanterías de las tiendas.

Leer la etiqueta puede ser más difícil de lo que se piensa, teniendo en cuenta la sopa de letras que se utiliza para nombrar a las distintas sustancias químicas PFAS. Éstas son solo algunas de ellas:

PFBA PFPeA PFHxA PFUdA PFDoA PFTrDA PFHpA PFTeDA PFNA PFDA PFHxDA PFODA

Esta lista no incluye las dos sustancias químicas heredadas que están en proceso de eliminación: PFOA y PFOS.

“La forma más habitual de engañar a las empresas es decir que no contienen PFOA, aunque se hayan utilizado otros PFAS en el producto”, afirma Scott Faber, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales del EWG.

Tomarse la molestia de investigar merece la pena, dijo Franjevic, de GreenScreen, porque hay muchas otras sustancias químicas problemáticas en nuestras vidas además de los PFAS.

“Una de las cosas que intentamos educar al público es que el hecho de que no contenga PFAS no significa que sea más seguro”, dijo Franjevic. “Realmente estamos animando a la gente a que entienda que quiere productos sin PFAS y lo que llamamos ‘química preferida’, es decir, productos fabricados sin otros carcinógenos o mutágenos o toxinas que afectan la reproducción”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content