Skip to Content

Los maestros se están yendo y pocas personas quieren unirse al campo. Los expertos dan la voz de alarma

Rocío Muñoz-Ledo

(CNN) — Lauren Reynolds comenzó a llorar cuando descubrió que su universidad estaba cerrando el programa de educación infantil y primaria en el que estaba. Una de las últimas tres estudiantes en el programa, se graduará en la primavera.

Los funcionarios de la Universidad de la Ciudad de Oklahoma anunciaron que suspenderían los programas en 2020 después de un patrón preocupante de disminución de la inscripción, uno que es parte de una tendencia nacional.

Los programas de preparación de maestros de Estados Unidos han informado una reducción en el número de inscripciones durante al menos la última década. Los expertos hacen sonar la alarma: la profesión de educador, una piedra angular crítica de la vida estadounidense, está en crisis.

“A medida que más y más maestros se jubilan, necesitamos que otros desempeñen ese papel y, en este momento, los números no se ven bien para nosotros”, dijo Heather Sparks, directora de Formación de Maestros en la Universidad de la Ciudad de Oklahoma. “Es desgarrador verlo”.

Lauren Reynolds, de 29 años, dijo que estaba desconsolada tras el anuncio de la suspensión de su programa.

La pandemia exacerbó los problemas existentes. Los temores de contagiarse de covid-19 y hacer cumplir los protocolos pandémicos se suman a la larga lista de desafíos que enfrentan los maestros a diario, desde salarios bajos y, a menudo, poca consideración por parte de sus comunidades, hasta un número creciente de tiroteos en las escuelas y requisitos legislativos sobre qué y cómo enseñar. Muchos educadores se han ido en los últimos años y, en medio de una grave escasez, pocas personas quieren ocupar sus puestos.

“Fui motivada casi por eso”, dijo Reynolds, de 29 años. “Quiero hacer lo correcto por nuestros hijos”.

Se enfrentan profesores y gobierno por vuelta a clases presenciales sin vacuna contra el covid-19

Si bien algunos dicen que es demasiado pronto para conocer los impactos específicos de la pandemia, Lynn Gangone, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Universidades para la Formación Docente (AACTE, por sus siglas en inglés) le dijo a CNN que las cifras ya muestran que el covid-19 disuadió aún más a los estadounidenses de dedicarse a la enseñanza.

En el otoño de 2020 y 2021, alrededor del 20% de las instituciones encuestadas por AACTE informaron que la pandemia resultó en una disminución de al menos el 11% en la inscripción de nuevos estudiantes universitarios. Aproximadamente el 13% de las instituciones informaron disminuciones “significativas” en el número de nuevos estudiantes graduados. Las universidades estatales regionales y las instituciones privadas más pequeñas, que a menudo se encuentran en comunidades rurales, han experimentado las caídas más pronunciadas.

“No sé qué tan mal tendrá que ponerse antes de que nos demos cuenta como país de que si no invertimos en educación… no tendremos a nadie en las aulas para enseñar a nuestros hijos”, dijo Gangone.

Un maestro suplente en una escuela secundaria de Las Vegas trabaja con tres clases de estudiantes en la biblioteca de la escuela en diciembre de 2021.

¿Qué está alejando a los aspirantes a educadores?

Priscilla, una estudiante de magisterio del norte de California que no quiso usar su nombre completo por temor al impacto que podría tener en su carrera, ha querido ser maestra desde que era adolescente, pero mientras se prepara para el examen para obtener sus credenciales esta primavera, le preocupa cuánto tiempo podrá hacer frente a las demandas actuales de estar en un salón de clases.

“Hay mucho más que se les pide a los maestros ahora”, dijo. “Es como, ‘¿me voy a quemar en mi primer año?’ Espero que no.”

El covid-19 agravó las luchas existentes y agregó nuevos obstáculos para los aspirantes a educadores. Algunos se perdieron las experiencias presenciales en el aula que sirven como una herramienta valiosa para prepararlos para sus prácticas de enseñanza como estudiantes y la fuerza laboral. Otros se sumergen en su primera experiencia en el aula al tratar de descubrir cómo mantener a sus estudiantes interesados ​​después de que muchos se acostumbraron a desconectarse después de horas en las pantallas electrónicas. Priscilla dijo que gran parte de su primer año como estudiante de magisterio ha consistido en revisar material anterior para poner al día a su clase. Todo mientras te preocupas por contraer covid-19.

El regreso a clases en medio de la pandemia, ¿a qué le temen los maestros?

“En este punto, se trata más de cuándo voy a contraerlo”, dijo Priscilla. “Actualmente estoy reemplazando a mi maestra (supervisora) porque ella y su familia contrajeron covid-19”.

Pero incluso antes de la pandemia, la profesión docente luchaba por atraer a nuevas personas: prometía mucho estrés y salarios bajos, y a pesar de las decenas de historias que destacan los impactos que los maestros pueden tener en sus estudiantes, que a menudo cambian la vida, los educadores en Estados Unidos se han sentido durante mucho tiempo despreciados e ignorados.

“Creo que la percepción de la enseñanza es que hay poco respeto y poca paga por la cantidad de trabajo que se debe hacer”, dijo Priscilla, y agregó que si bien su familia valora la educación, intentaron disuadirla de seguir enseñando. “No es tan prestigioso como otra cosa, como un médico o una enfermera”.

Los maestros de Oklahoma se reúnen en el capitolio estatal el 2 de abril de 2018 en la ciudad de Oklahoma, Oklahoma.

Una investigación de la Asociación Nacional de Educación encontró que el salario promedio de los maestros de aula durante el año escolar 2020-2021 fue de poco más de US$ 65.000. Algunos de los estados que pagan menos, que ofrecen un salario promedio de menos de US$ 50.000, incluyen Florida, Mississippi y Dakota del Sur, según la investigación. California, Massachusetts y Nueva York, los estados que más pagan, ofrecieron un promedio de más de US$ 85.000.

La pequeña compensación sigue siendo uno de los mayores desafíos en la contratación de futuros maestros, especialmente cuando se combina con los costos de adquirir las credenciales necesarias que se sumen a los préstamos estudiantiles.

Sabreena Shaller, una graduada de 22 años de la Universidad de Millersville y presidenta estatal estudiantil de la Asociación de Educación del Estado de Pensilvania, dijo que su título en educación temprana y educación especial tuvo un alto precio, desde los costos de las pruebas estandarizadas hasta el transporte durante su experiencia de campo — que incluía viajes frecuentes en Uber a las aulas en las que fue colocada durante su primer año antes de que decidiera pagar un lugar para su automóvil en el campus. Otros compañeros de clase, dijo Shaller, lucharon por encontrar medios de transporte.

“No solo necesitamos a esos estudiantes económicamente privilegiados como nuestros maestros, necesitamos a los maestros que también tuvieron dificultades para crecer económicamente, porque esos son los maestros que nuestros estudiantes también necesitan”, dijo Shaller. “Pero mantenemos nuestros programas educativos para aquellas personas que pueden permitirse el lujo de ser maestros”.

Cansada de las altas demandas, Sabrina Schaller, de 22 años, duda en buscar trabajo dentro de un salón de clases por ahora.

Y no es solo la diversidad socioeconómica lo que el campo necesita desesperadamente, dicen los expertos. En 2017-18, casi el 80% de los maestros de escuelas públicas eran blancos, el 9% hispanos, el 7% negros y el 2% asiáticos, según datos del Centro Nacional de Estadísticas Educativas.

“Muchos estudiantes de color no se ven a sí mismos en los maestros actuales”, dijo Gangone de AACTE.

Y un impulso legislativo reciente en los estados de Estados Unidos para ordenar lo que se puede (y no se puede) enseñar en las aulas no está ayudando, dijo Gangone. Un nuevo estudio encontró que más de 17,7 millones de estudiantes de escuelas públicas en Estados Unidos han visto restringido su aprendizaje cuando se trata de enseñar conceptos relacionados con la raza, el racismo y el género.

“El costo financiero, pero también el costo emocional de tener que batallar y luchar constantemente por nuestra juventud, por nuestros hijos, puede ser agotador”, dijo Sharif El-Mekki, director ejecutivo del Center for Black Educator Development.

El problema no es nada nuevo, dijo El-Mekki, e incluso antes de que estallaran los debates en torno a la Teoría Crítica de la Raza, los educadores de color se sintieron vigilados durante mucho tiempo sobre lo que podían enseñar, lo que fue un impedimento para los aspirantes a maestros.

Es importante que “los programas de preparación de educadores entiendan el paquete completo de lo que cuesta y se aseguren de que están brindando apoyo, pero también que los distritos proporcionen ecosistemas que sean seguros, solidarios y sostenibles”, agregó El-Mekki.

Junta escolar sobre teoría de la raza acabó en caos 1:57

Los expertos dicen que es hora de un gran cambio

Algunos líderes universitarios dicen que si hay un lado positivo, puede ser que la pandemia haya hecho evidente que es hora de un cambio drástico en la forma en que trabajan los maestros de Estados Unidos y cómo atraer más.

El Mary Lou Fulton Teachers College de la Universidad Estatal de Arizona ha visto aumentar la inscripción en programas de preparación docente cada otoño desde 2017, según datos proporcionados por el colegio. Los funcionarios de la universidad atribuyen en parte el aumento a una beca financiada por el estado que permite a los jóvenes educadores terminar su programa sin deudas si se comprometen a enseñar en escuelas de todo el estado durante un cierto período de tiempo. (Otras universidades, como el programa de la Universidad de Wisconsin-Madison, tienen ofertas similares de apoyo financiero si los estudiantes se comprometen a enseñar en el estado durante tres o cuatro años).

Las escuelas de Illinois luchan por cubrir las vacantes de maestros. Un distrito contrata maestros internacionales para satisfacer las necesidades

Muchos sienten que el aumento de la inscripción también se debe en gran medida a un nuevo enfoque que está adoptando la universidad para remodelar la fuerza laboral docente, un enfoque cuya visión es un equipo de expertos que trabajan para educar a los estudiantes en lugar de un maestro por aula.

En ese equipo, tal como lo prevé la universidad, los maestros que trabajan con los estudiantes se especializan en diferentes áreas y enfoques (por ejemplo, uno puede ser un educador especial certificado mientras que otro se especializa en matemáticas) y se reúnen regularmente para planificar lecciones y discutir cambios. Cuando ese equipo carece de experiencia, pueden intervenir educadores adicionales a tiempo completo, a tiempo parcial o voluntarios para cubrir ciertos temas. Está muy lejos de donde se encuentra Estados Unidos hoy, pero los líderes de la industria dicen que así debería ser la educación.

“Tomas a un maestro novato y lo pones en el salón de clases”, dijo Gangone. “¿Cómo esperas que ese individuo, recién salido de un programa, pueda enseñar a estudiantes que provienen de diferentes orígenes socioeconómicos, todos los diferentes tipos de antecedentes lingüísticos, todos los diferentes tipos de estructuras familiares y hoy, con aún más problemas de salud mental problemas como resultado de la pandemia?”

El secretario de Educación Pública de Nuevo México, Kurt Steinhaus, anunció una iniciativa en enero para reforzar la enseñanza sustituta en las escuelas públicas de forma voluntaria con las tropas de la Guardia Nacional y los burócratas estatales en Santa Fe.

“No podemos seguir poniendo a la gente en esa situación”, dijo Carole Basile, decana del colegio de profesores de Arizona State. “Se van a ir”. Los nuevos enfoques para los programas educativos pueden ayudar a atraer a más educadores, retenerlos, pero también facilitar el progreso del personal docente que ya forma parte de la fuerza laboral, dijo Basile.

Para combatir una peligrosa escasez de maestros y sustitutos, algunos estados optaron recientemente por soluciones como reducir los requisitos necesarios para dirigir un salón de clases, lo que los líderes de la industria dicen que es una solución paliativa y no una respuesta a largo plazo para reclutar personas calificadas para las escuelas.

En este Día Mundial de los Docentes 2020, esto es lo que los maestros quieren que sepas

El problema, dicen los líderes educativos, no es la falta de personas que puedan convertirse en maestros, sino que no hay suficientes personas que lo elijan como profesión.

La clave para reclutar y retener a más personas será el apoyo legislativo, dijeron muchos. La AACTE expresó recientemente su apoyo a la Ley de Educadores para los Estados Unidos, que se presentó en el Senado el año pasado y exige una asignación anual de US$ 500 millones para apoyar los programas de preparación de educadores, entre otras disposiciones para abordar el alcance y la preparación temprana.

Una maestra de jardín de niños instruye a los estudiantes en una escuela primaria de Lynwood, California, el 12 de enero de 2022.

El apoyo financiero, el apoyo de la comunidad, las tutorías y los aprendizajes serán fundamentales para atraer a más educadores de color y, a su vez, inspirar a más estudiantes jóvenes a ingresar al campo, dijo El-Mekki.

“Una de las cosas de las que se benefician los estudiantes (educadores diversos) es esta idea de verse a sí mismos no solo liderando las aulas, sino también en el plan de estudios”, agregó El-Mekki.

Los profesores dicen que los tiroteos en las escuelas y los problemas de salud mental han hecho que este año sea el más duro

Aquellos dedicados a unirse al campo dicen que la misión, mejorar a los jóvenes, es lo que los mantiene en marcha. Mirando hacia el futuro, hay preocupación, pero también emoción.

“Hay muchas noticias locas en este momento con covid, e incluso con tiroteos escolares recientes”, afirmó Priscilla.

Pero ella sigue decidida.

“La razón por la que todavía quiero ser maestra es que quiero que mis alumnos sepan que hay maestros que se preocupan por el contenido, que se preocupan por ellos como estudiantes, como personas”, agregó. “Ciertamente creo que vale la pena. Porque si no estamos invirtiendo en nuestros estudiantes, en última instancia, no estamos invirtiendo en nuestro futuro”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content