Skip to Content

OPINIÓN | Estos síntomas de covid-19 plantean nuevas preguntas

Alejandra Ramos

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y experto en control de infecciones en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en la ciudad de Nueva York. Ver más artículos de opinión en CNN.

(CNN) — Hace dos años, la calamitosa primera ola de la pandemia de covid-19 golpeó a Estados Unidos con una intensidad sin precedentes. La profundidad del terror puede ser difícil de recordar y, gracias a los avances en diagnóstico, tratamiento y vacunación, es poco probable que se repita. Para los científicos, sin embargo, es crucial volver a visitar el tiempo oscuro y repensar lo que sucedió al examinar los datos casi infinitos que se recopilaron para tratar de comprender mejor los efectos inmediatos y a largo plazo que esta enfermedad tiene en el cuerpo.

Por ejemplo, una información crucial provino de los reportes de autopsias que demostraron cómo el virus afecta a varios órganos del cuerpo.

Las personas con covid-19 pueden enfrentar complicaciones cardiovasculares a largo plazo, según un estudio

Debido a que tantas muertes se debieron a insuficiencia respiratoria, muchos colegas con los que hablé esperaban encontrar una neumonía progresiva con destrucción pulmonar como causa. Sin embargo, los investigadores descubrieron algo completamente diferente: coágulos de sangre en los pulmones (también conocidos como embolia pulmonar). Además, también encontraron innumerables coágulos más pequeños en muchos otros órganos. (Tenga en cuenta que los expertos distinguen entre coágulo, trombo y émbolo, pero para simplificar, los llamaremos a todos coágulos).

Estos hallazgos son particularmente actuales ahora, luego de un importante artículo que se acaba de publicar en Nature Medicine. Los investigadores utilizaron las vastas bases de datos del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. para examinar a más de 150.000 personas que habían sobrevivido a las infecciones por covid-19 y las compararon con millones de personas en la base de datos de VA que eran similares en edad, sexo y otras características, pero que no tuvieron covid-19.

Es importante destacar que observaron la salud general no solo inmediatamente después de la infección, sino un año completo después de padecer covid-19. (Los investigadores calcularon el período de tiempo del “año posterior al covid” entre los que no estaban realmente infectados usando métodos estadísticos). Los investigadores incluyeron a sobrevivientes de covid-19 que nunca fueron hospitalizados (131.612 personas), además de aquellos que se recuperaron después de permanecer en la unidad de cuidados intensivos (5.388 personas) o sala de hospitalización ordinaria (16.760 personas).

Los resultados son claros y muy significativos. En comparación con personas similares que no se habían infectado con el SARS-CoV-2, las que se recuperaron de la infección tenían muchos más coágulos de sangre, problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares. El alcance de las diferencias entre las 20 condiciones cardiovasculares diferentes se encuentra entre los más grandes de cualquier estudio clínico que haya leído. Es asombroso.

El estudio nos está diciendo algo que particularmente no queremos escuchar, pero esa es una información crítica por muchas razones.

Primero, ayudará a aquellos que intentan entender el covid largo; en segundo lugar, puede ayudar a dirigir las decisiones de prevención y tratamiento para las personas con covid-19 activo, así como para las que sobrevivieron a la enfermedad; y finalmente, probablemente contribuirá a una mejor comprensión de la muy complicada danza de la coagulación y la anticoagulación que se lleva a cabo dentro de cada uno de nuestros cuerpos todos los días.

El estudio VA tiene limitaciones importantes. Se trata de personas infectadas en 2020 que tienen al menos un año después de la infección; estas personas probablemente tenían la cepa “salvaje” inicial de SARS-CoV-2 o quizás la variante alfa, que dominó a fines de 2020. No ha pasado suficiente tiempo para saber si también ocurrirán disfunciones similares a largo plazo de los vasos sanguíneos y el corazón entre los sobrevivientes de infecciones por variantes delta u ómicron. Y el estudio no puede predecir el impacto en la salud de covid-19 dos, tres y 10 años después de la recuperación.

De hecho, este último tema puede ser el más apremiante. Nadie sabe cuánto tiempo persistirán las anomalías cardiovasculares o si se resolverán en absoluto. Por lo tanto, asesorar a este gran grupo de personas que se recuperaron de covid-19 y que pueden tener problemas de salud persistentes es un negocio turbio. ¿Debería cada uno encontrar un cardiólogo? ¿Un especialista en coagulación sanguínea? ¿Se convertirá el manejo a largo plazo del covid-19 en una nueva subespecialidad similar a la aparición no hace mucho tiempo del especialista en SIDA?

Es totalmente incierto lo que vendrá después, pero el hecho de que casi 80 millones de estadounidenses hayan sido infectados hace que sea necesario un plan cohesivo para su atención médica. Los expertos elaborarán pautas básicas para ayudar a los pacientes a conocer el mejor camino a seguir. Sin embargo, una vez más, similar al campo de la medicina del SIDA, mucho se hará por prueba y error, ya que algunas personas tendrán un seguimiento con demasiada intensidad y otras no con la suficiente intensidad. Con el tiempo, es probable que surja un enfoque nítido y simple de “si esto, entonces aquello”.

Hong Kong apostó por el “cero covid”. Ahora se enfrenta a un “desastre evitable”

Sería bueno pensar que este tipo de información será poderosa para convencer a las personas que aún no están dispuestas a recibir la vacuna contra el covid-19 o la vacuna de refuerzo al proporcionar verdades simples y aterradoras sobre las consecuencias de la enfermedad. Hasta ahora, el núcleo de la indecisión no ha sido influenciado por hechos y cifras.

Esta nueva maraña de hechos, sin embargo, puede ser diferente (la esperanza brota eternamente). Lo repentino de la pandemia y lo repentino de tantas muertes fue indescriptiblemente trágico. Sin embargo, para aquellos pacientes y familias que lograron mantenerse libres de covid en los últimos dos años, el miedo al covid y el deseo urgente de protegerse pueden haber disminuido con el tiempo y los síntomas relativamente leves que se informaron ampliamente con la última variante de preocupación.

Pero ahora, con un riesgo elevado de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y coágulos de sangre como un posible efecto a largo plazo de covid-19, afecciones que pueden ser crónicas y debilitantes lentamente, tal vez los investigadores de VA hará algo que casi un millón de muertes estadounidenses no ha hecho: asustar a una amplio grupo de personas que dudan en vacunarse para que se arremanguen y se apliquen las inyecciones.

¿Estamos ante el fin de la pandemia de covid-19? 5:38

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content