Skip to Content

Un dinosaurio más grande que el T. rex nadaba y cazaba sus presas bajo el agua

Alexandra Ferguson

(CNN) — Durante mucho tiempo se pensó que los dinosaurios eran animales terrestres que se mantenían alejados del agua.

Un descubrimiento revolucionario en 2014 de un espinosaurio con características que apuntaban a un estilo de vida acuático: fosas nasales retraídas, patas traseras cortas, una cola en forma de aleta y pies en forma de remo, desafió esa creencia.

Sin embargo, la cuestión de si algunos dinosaurios se sentían realmente a gusto en el agua o si simplemente se quedaban en la orilla y sumergían la cabeza para perseguir a sus presas como lo haría una garza ha dividido a los paleontólogos.

Estos dinosaurios carnívoros podían correr tan rápido como Usain Bolt

En un intento de resolver este acalorado debate, un grupo de investigadores ha estudiado 380 huesos pertenecientes a 250 animales, algunos vivos y otros extintos, entre los que se encuentran reptiles marinos y reptiles voladores, así como mamíferos, lagartos, cocodrilos y aves.

“Hay ciertas leyes que son aplicables a cualquier organismo de este planeta. Una de estas leyes se refiere a la densidad y a la capacidad de sumergirse en el agua”, dijo Matteo Fabbri, investigador postdoctoral del Museo Field de Chicago, en un comunicado de prensa. Fue el autor principal del estudio que se publicó este miércoles en la revista académica Nature.

La densidad ósea puede utilizarse como prueba de la adaptación a la vida en el agua, según el estudio, ya que incluso los animales acuáticos que no están claramente conformados para un estilo de vida acuático, como el hipopótamo, tienen huesos muy densos.

El paleontólogo Matteo Fabbri trabajando en un fósil en el campo.

Los investigadores descubrieron que los espinosaurios, una familia de dinosaurios depredadores que pueden llegar a medir hasta 15 metros (más grandes que un T. rex), tenían huesos densos, lo que sugiere que estaban adaptados a la vida en el agua. Ninguno de los otros 39 dinosaurios que el equipo de investigación investigó como parte del estudio se sentía cómodo en el agua, dijeron.

La relación de los espinosaurios con el agua

Dentro de la familia de los espinosaurios, llegaron a la conclusión de que el Spinosaurus, que tiene una característica distintiva en forma de vela en su columna vertebral, y su pariente cercano Baryonyx tenían una mayor densidad ósea y habrían sido capaces de nadar y cazar mientras estaban sumergidos bajo el agua, un poco como un cocodrilo o un hipopótamo. El Suchomimus, otro dinosaurio emparentado, tenía huesos más ligeros que le habrían dificultado nadar. Es probable que viviera junto al agua y comiera pescado, como lo demuestran su hocico de cocodrilo y sus dientes cónicos, pero, según la densidad de sus huesos, no nadaba realmente, según el estudio.

Thomas Holtz, profesor principal de paleontología de vertebrados en la Universidad de Maryland, dijo que el estudio confirmaba que los ancestros del Spinosaurus y del Baryonyx pasaron suficiente tiempo en el agua como para desarrollar un contrapeso, para proporcionar estabilidad, en forma de huesos densos. Sin embargo, dijo que su trabajo sobre el Spinosaurus mostró que lo más probable es que golpeara la comida desde arriba, tal vez desde la orilla, o mientras navegaba perezosamente en la superficie del agua, y no mediante el buceo en las profundidades.

El asteroide que terminó con los dinosaurios cayó en la primavera boreal

“El orificio nasal del Spinosaurus no está colocado en absoluto como en animales como los hipopótamos y los cocodrilos, que pasan gran parte de su tiempo sumergidos; en cambio, está colocado hacia atrás en el cráneo como en las garzas y otros animales que se alimentan sumergiendo el hocico en el agua para alimentarse”, dijo Holz, que no participó en el estudio.

“Las nuevas pruebas son coherentes con que pueda sumergirse, al menos en algún momento. Pero como demostramos en un artículo el año pasado, no pudo ser un nadador realmente rápido con esa gran vela, al menos no en aguas poco profundas”.

Jason Poole, profesor adjunto de la Universidad de Drexel y director de preparación de fósiles del Instituto Paleontológico de Bighorn Basin, dijo que le hubiera gustado ver más especímenes relacionados con el Spinosaurus incluidos en el estudio.

“Los dinosaurios excéntricos suelen ofrecer una visión de los extremos de la evolución de los dinosaurios. Cuantos más especímenes mejor para entender cómo llegaron a ser tan extraños”, dijo Poole, que no participó en la investigación.

“Creo que este estudio es bueno para seguir avanzando, pero siempre se necesita más trabajo para obtener un mejor panorama de la vida de algo tan extraño y alejado en el tiempo”.

Los investigadores analizaron la densidad ósea de animales extintos y vivos.

Impulso del Big data

Los investigadores, entre los que se encontraban científicos de Estados Unidos, Europa y Marruecos, recopilaron en primer lugar una base de datos de secciones de los huesos del muslo y de las costillas de diversos animales para saber si existía una correlación universal entre la densidad ósea y el comportamiento.

La red que utilizaron fue muy amplia. “Incluimos focas, ballenas, elefantes, ratones, colibríes. Tenemos dinosaurios de diferentes tamaños, reptiles marinos extintos como mosasaurios y plesiosaurios. Tenemos animales que pesan varias toneladas y otros que apenas pesan unos gramos. La dispersión es muy grande”, dijo Fabbri.

Descubrieron que los animales que se sumergen bajo el agua para encontrar comida tienen huesos casi completamente sólidos, mientras que los cortes transversales de los huesos de los habitantes de la tierra parecen más bien donas, con centros huecos.

Descubrieron que otros dinosaurios, como los imponentes saurópodos comedores de plantas, también tenían huesos densos en las patas, pero otros huesos eran ligeros. Fabbri dijo que éste era un patrón que también se observaba en animales terrestres vivos muy pesados, como los elefantes y los rinocerontes.

Una ilustración de Baryonyx walkeri, un espinosáurido del Reino Unido, cazando y alimentándose.

La investigación es un ejemplo de un enfoque del big data en la paleontología que ha aportado conocimientos interesantes sobre cómo los dinosaurios experimentaban su mundo, algo que a menudo es difícil de determinar a partir del estudio de fósiles de animales individuales.

Este tipo de estudios, según Jingmai O’Connor, conservador del Field Museum y coautor del estudio sobre la densidad ósea, que se basan en cientos de especímenes, son “el futuro de la paleontología”.

“Llevan mucho tiempo, pero permiten a los científicos arrojar luz sobre grandes patrones, en lugar de hacer observaciones cualitativas basadas en un único fósil”.

Un estudio publicado el año pasado examinó y reconstruyó los oídos internos de antiguas bestias fosilizadas y los comparó con los canales auditivos de animales vivos. Los investigadores pudieron deducir a partir de ese ejercicio si las criaturas habrían sido cazadores nocturnos, padres atentos o voladores torpes.

Sin embargo, este tipo de investigación tiene limitaciones, ya que una característica individual no puede dar una imagen completa sobre el estilo de vida de un animal, dijo Holtz.

“Cada pieza de evidencia se suma a la imagen total. En este caso concreto, proporcionaron una nueva y gran base de datos sobre la densidad ósea en una amplia variedad de animales de diferentes hábitos. Así que en el futuro podremos comparar otros animales con estilos de vida que no se entienden bien”, dijo Holtz.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content