Skip to Content

La carrera por las elecciones presidenciales de Francia está más reñida de lo esperado. Esto es lo que debes saber

Luis Ernesto Quintana Barney

(CNN) — A principios de 2022, las próximas elecciones presidenciales de Francia parecían ser una de las carreras políticas más seguidas del país en décadas.

Un presidente en funciones que se presenta a las elecciones por segunda vez en su vida; un candidato condenado dos veces por incitar al racismo y al odio religioso en las encuestas en segundo lugar; otro incondicional de ultraderecha en tercer lugar y la izquierda dominante de la política francesa en desorden.

Pero, entonces, ocurrió: Rusia invadió Ucrania.

Con los ojos de Europa fijos firmemente en la guerra sangrienta del presidente de Rusia, Vladimir Putin, las prioridades han cambiado rápidamente: las reservas de municiones, la diplomacia de alto riesgo e incluso la amenaza de un ataque nuclear han entrado en el debate nacional.

La campaña se ha visto interrumpida por la crisis y varios candidatos clave han tenido que dar marcha atrás en su antiguo apoyo a Putin.

Macron anuncia oficialmente su candidatura a la reelección como presidente de Francia

Pulido por su experiencia en el escenario mundial, la mayoría de las encuestas sugieren que es probable que el actual presidente Emmanuel Macron resulte ganador.

Pero a solo unos días de las elecciones, su rival más cercana, Marine Le Pen, sube en las encuestas, lo que sugiere que la votación podría ser más reñida que la última vez que la pareja se enfrentó cara a cara en 2017.

Francia no ha reelegido a un presidente en funciones en 20 años, la diplomacia ha triunfado sobre las campañas en la agenda del presidente y con el conflicto alimentando una crisis del costo de vida, los votantes franceses no se enfrentan a las elecciones que muchos esperaban.

Esto es lo que debes saber.

¿Cuándo son las elecciones de Francia y cómo funcionan?

Para elegir a su nuevo presidente, los votantes franceses probablemente acudirán dos veces a las urnas.

La primera votación, el domingo 10 de abril, enfrenta a 12 candidatos entre sí. Estos candidatos calificaron para estas elecciones al obtener el respaldo de 500 alcaldes y/o concejales locales de todo el país.

Si ningún candidato gana el 50% de los votos en la primera vuelta, los dos contendientes con más votos procederán a una segunda vuelta dos semanas después, el domingo 24 de abril.

De los 12 candidatos en la carrera, las encuestas de IFOP sugieren que solo cinco han obtenido alguna vez más del 10% del apoyo de los votantes. Una segunda ronda de votación está casi garantizada.

Esta tampoco es la única votación nacional que enfrenta Francia este año: las elecciones parlamentarias se llevarán a cabo en junio.

¿Quiénes aspiran al cargo?

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, habla con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, en una cumbre de diciembre de 2019. Macron asumió un papel de liderazgo en el intento de evitar la guerra en Ucrania.

El titular

El presidente de primer mandato, Emmanuel Macron, solo se ha presentado a una elección, su exitosa candidatura presidencial de 2017, y ha tenido un historial mixto al llegar a 2022. Teniendo en cuenta que ningún presidente francés en ejercicio ha ganado la reelección desde Jacques Chirac en 2002, el suyo es un lugar difícil para estar, aunque él es el favorito.

Exbanquero de inversiones y exalumno de algunas de las escuelas más elitistas de Francia, Macron provocó la ira en todo el país con un impuesto al diésel a principios de su mandato, lo que desencadenó el movimiento de los chalecos amarillos, una de las protestas más prolongadas que el país ha visto en décadas.

“El índice de popularidad de hoy es importante”, dijo a CNN el comentarista político Jean-Michel Aphatie. “El nivel de odio hacia Emmanuel Macron es considerable y compartido”.

A nivel internacional, sus intentos de ganarse a Donald Trump, evitar el acuerdo del submarino AUKUS y sus infructuosos esfuerzos diplomáticos para evitar la guerra en Ucrania fueron posiblemente fracasos. Pero el respaldo total de Macron a una Unión Europea ambiciosa y autónoma le ha ganado el respeto en el extranjero y ha establecido sus credenciales geopolíticas en casa.

El desafío más inesperado de su presidencia, el covid-19, quizás haya definido su tiempo en el cargo. Más de dos años de confinamientos y órdenes de uso de máscaras, un lanzamiento fallido de la vacuna de la UE y el movimiento audaz para obligar efectivamente a los franceses a vacunarse han provocado una oposición notable, incluso cuando la mayor parte del país aprendió a vivir con las realidades del virus y una mayoría tranquila apoyó las medidas.

Macron se ha negado a debatir con sus oponentes y apenas ha hecho campaña. Si bien su primera posición en la carrera nunca estuvo realmente amenazada, los expertos creen que su estrategia ha sido evitar la confusión política el mayor tiempo posible para lucir su imagen como el más presidencial de todos los candidatos.

Pero una semana antes de la primera votación, Macron instó a sus seguidores a evitar la autocomplacencia. “Cualquier cosa es posible”, les dijo, advirtiendo sobre la posibilidad de un revés al estilo Brexit en las elecciones.

Marine Le Pen habla en un acto de campaña en Reims, Francia, el 5 de febrero.

La retadora

“La lógica electoral francesa significa que en la segunda vuelta, tienes que ser el menos odiado de los dos candidatos restantes”, dijo a CNN Etienne Girard, editor de la revista L’Express.

Mientras que en la primera vuelta de Francia se emiten votos de todo el espectro político, en la segunda vuelta muchos votan tanto para mantener a un candidato fuera del cargo como para elegir a su oponente.

Ese ha sido un problema para Marine Le Pen, quien ha sido sinónimo de la ultraderecha francesa durante gran parte de la última década.

Ahora diputada en la región de Calais, la puerta de entrada al Reino Unido que ha tenido problemas para lidiar con los inmigrantes que se dirigen a Gran Bretaña, la antiinmigrante Le Pen se enfrentó a Macron en 2017, pero perdió por un margen considerable.

Su padre, el también agitador de ultraderecha Jean-Marie Le Pen, también perdió en la segunda ronda, en su caso ante Chirac en 2002.

La estrategia de Marine Le Pen para esta elección fue originalmente la de ganar el apoyo de la corriente principal, “una estrategia de respetabilidad”, como la describe Girard.

Si bien sigue siendo fuertemente antiinmigrante, la suavización de su tono en torno a temas emblemáticos como el Islam y el euroescepticismo, especialmente desde el Brexit, ha sido ampliamente promocionado como un esfuerzo por ganarse a los votantes fuera de su base de ultraderecha. Aun así, “frenar la inmigración descontrolada” y “erradicar las ideologías islamistas” son las dos prioridades principales de su manifiesto.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reúne con Marine Le Pen en el Kremlin de Moscú el 24 de marzo de 2017.

Para una admiradora de Vladimir Putin –una foto de ella visitando al presidente ruso aparece en un folleto de campaña que ha sido descartado–, la guerra en Ucrania ha planteado preguntas incómodas para Le Pen.

Sin embargo, en las últimas semanas de la campaña, puso el costo de vida al frente y al centro de su plataforma, prometiendo medidas que, según ella, devolverán “150 a 200 euros” a los bolsillos de cada hogar, incluida la promesa de aumentar el impuesto a las ventas en 100 artículos de uso doméstico.

Le Pen es conocida por captar votantes de difícil acceso, según el encuestador Emmanuel Riviere. “Ella siempre logra seducir a las personas que no están interesadas en la política en absoluto, precisamente porque les ofrece una solución para expresar su enojo hacia la política”, dijo a CNN.

Actualmente, Le Pen está en las encuestas mucho más arriba que en las elecciones de 2017. A días de la primera vuelta, las encuestas de IFOP sugieren que podría ganar el 47% de los votos en una segunda vuelta contra Macron.

El candidato de ultraderecha Eric Zemmour da un discurso a los activistas en un mitin de campaña en Lille, en el norte de Francia, el 5 de febrero.

Nuevos extremos

El nuevo chico de la cuadra, el experto en televisión de ultraderecha y autor Eric Zemmour, había sido promocionado durante mucho tiempo como un posible candidato presidencial. Conocido por sus posturas intransigentes sobre el Islam, los niños con nombres no franceses y la inmigración, ha sido condenado dos veces por incitar al odio racial o religioso.

Como candidato presidencial, ha redoblado su retórica con base en la raza, promocionando la teoría de la conspiración racista del “Gran Reemplazo” en sus discursos y prometiendo un “ministerio para la re-inmigración” para deportar hasta 1 millón de descendientes del norte de África. La teoría sostiene que los inmigrantes quieren “reemplazar” a la población francesa nativa.

Zemmour disfrutó de un escaño entre los tres principales candidatos hasta marzo, según una encuesta de IFOP, desafiando el dominio de la ultraderecha política de la familia Le Pen.

El candidato cita abiertamente al Islam como un peligro que amenaza a Francia y ha atraído a un grupo demográfico más educado y próspero al extremo político, según Riviere. Bien leído y un orador talentoso, su llamado a “salvar nuestra patria, nuestra civilización, nuestra cultura” ha tocado la fibra sensible de algunos.

“La gente, cuando se sienta frente a sus televisores y lo escucha, siente que está siendo elevada. Y eso, en Francia, es algo que se espera enormemente de un líder político”, dijo Girard, quien también ha escrito una biografía de Zemmour.

Sin embargo, en última instancia, está pisando a Le Pen.

“Están realmente en competencia directa entre sí porque su confrontación puede hacerles perder mucho con uno u otro”, comentó Riviere.

Zemmour, quien en 2018 confesó con orgullo que “soñaba” con un Putin francés, ha visto disminuir su popularidad desde que comenzó la guerra en Ucrania.

Zemmour estaba públicamente convencido de que Putin nunca invadiría y luego continuó defendiéndolo incluso después de que lo hiciera. Desde entonces, Zemmour ha condenado la invasión, una especie de cambio de sentido en su apoyo al presidente de Rusia.

El candidato de ultraizquierda Jean-Luc Melenchon ocupa actualmente el tercer lugar en las encuestas antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del domingo.

Oportunidades externas

En Jean-Luc Melenchon, la ultraizquierda francesa también tiene su político incendiario. El líder del partido “Francia Indómita”, veterano activista y político Melenchon, se ha presentado hasta ahora en tres contiendas presidenciales.

Entre sus políticas emblemáticas se encuentran una “revolución fiscal”, un replanteamiento radical del gobierno francés hacia una participación más directa del electorado y un plan de mil millones de euros para combatir la violencia contra las mujeres, un tema candente en Francia.

Pero sin un candidato unificador, la izquierda francesa parece tener pocas posibilidades de competir por un lugar en la segunda vuelta. Melenchon tiene una base leal entre los votantes de ultraizquierda, pero ha tenido problemas para ganarse a los votantes más centristas.

Tanto Anne Hidalgo, alcaldesa de París y candidata presidencial del izquierdista Partido Socialista, como Valerie Pecresse, del derechista Partido Republicano, han tenido problemas para avanzar en las encuestas, una acusación condenatoria contra la corriente política francesa. Sus movimientos sufrieron por la creación del partido centrista “La Republique En Marche” de Macron en 2016, y aún no se han recuperado.

Y aunque Macron puede estar a la cabeza mientras los votantes franceses se preparan para ir a las urnas, abril puede tener sorpresas guardadas.

“En este país, todo es posible. Hemos visto lo imposible hacerse realidad en otros países”, dijo el comentarista político Aphatie. “¿Donald Trump elegido? Nunca”.

¿Qué dicen las encuestas?

Macron está al frente, según una encuesta de IFOP, que sugiere que sus niveles de apoyo no han caído por debajo del 24 % desde enero y aumentaron a un máximo del 31 % en las primeras semanas de la guerra en Ucrania.

De manera similar, Marine Le Pen se ha mantenido en el segundo lugar durante casi los últimos tres meses, alcanzando un máximo del 21% a fines de marzo, según IFOP.

Todo lo cual parecería configurar una repetición de la segunda vuelta de 2017. Pero mientras Macron se llevó casi dos tercios de los votos la última vez, las encuestas de IFOP sugieren que este año un enfrentamiento entre Macron y Le Pen podría resultar en que el titular obtenga el 53% de los votos frente al 47% para Le Pen, un margen de victoria mucho menos cómodo para Macron.

¿Cuáles son los mayores problemas para los votantes franceses?

El costo de vida es uno de los principales temas para el electorado francés este año. Frente a las consecuencias económicas de la pandemia, los altos precios de la energía y la guerra en Ucrania, los votantes sienten los efectos, a pesar del generoso apoyo del gobierno.

Si bien las presiones financieras pueden no ser suficientes para encubrir el extremismo de algunos candidatos en la mente de los votantes, pueden empujar a algunos a buscar respuestas poco ortodoxas a sus problemas.

Los servidores públicos preparan materiales electorales para enviarlos por correo a los votantes, a menos de una semana de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia.

La lucha en Ucrania está muy lejos de los bistros y cafés de Francia, pero el conflicto ciertamente está en la mente de los votantes. Apenas el 90% de los franceses estaban preocupados por la guerra en la última semana de marzo, según IFOP. Dado el historial irregular de los retadores al enfrentarse a Putin, es probable que esto juegue a favor de Macron.

Notablemente ausente del debate ha estado la crisis ambiental. Aunque la importancia de la protección del clima ha cobrado impulso a nivel mundial, Francia obtuvo el 75 % de sus necesidades de electricidad en 2020 de la energía nuclear, según el Ministerio de Medio Ambiente de Francia. Dado que la mayoría de los candidatos respaldan el tipo de desarrollo nuclear que Macron ya ha anunciado, hay pocas divergencias sobre este tema.

A pesar de toda la fanfarria que alguna vez prometieron estas elecciones, con una guerra en la frontera de la Unión Europea y muchos votantes que luchan por pagar sus facturas, la elección de Francia ahora puede descansar más en los próximos meses que en los próximos cinco años.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content