Skip to Content

La pandemia escondida del mundo

Alexandra Ferguson

(CNN)– El primer brote de covid-19 del que se tiene noticia en Corea del Norte podría desencadenar una devastadora crisis de derechos humanos en la empobrecida nación, que se esfuerza por frenar el aumento descontrolado del virus al carecer de un despliegue de vacunas y con una infraestructura médica limitada, según advierte la ONU.

Corea del Norte, uno de los países más herméticos y totalitarios del mundo, selló sus fronteras cuando la pandemia empezó a extenderse por el mundo en enero de 2020, aislando aún más a la nación. También restringió los movimientos internos, afectando el acceso a los medicamentos, la atención sanitaria y los alimentos. Y a medida que surgían nuevas variantes, intensificó esos esfuerzos, cortando casi todo el comercio con China, el mayor socio económico del país.

Corea del Norte declara “gran emergencia nacional” por primer caso de covid-19 reconocido, informan medios estatales

Las nuevas medidas de lucha contra el virus, que incluyen nuevas restricciones a los viajes y el aislamiento de la población, podrían tener consecuencias nefastas para quienes ya tienen dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, como alimentarse, dijo la portavoz de la oficina de derechos humanos de la ONU, Liz Throssel.

“En ausencia de un despliegue de vacunación, la propagación de la pandemia puede tener un impacto devastador en la situación de los derechos humanos en el país”, dijo Throssell en una sesión informativa en Ginebra el martes. “Carece de capacidad de análisis, de medicamentos esenciales y de equipos”.

Después de dos años sin reconocer que Corea del Norte tenía algún caso de covid-19, la semana pasada las autoridades confirmaron un brote. El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, apareció en público con una mascarilla facial por primera vez el 12 de mayo para ordenar una cuarentena en todo el país y declarar una “emergencia máxima”.

Desde que se informó por primera vez del brote, más de 1,7 millones de personas han enfermado con lo que Pyongyang denomina “fiebre”, y 62 personas han muerto, según el medio estatal KCNA. El martes, el país informó de más de 230.000 nuevos casos y seis muertes más. Pero los informes no indicaron cuántos de los contagios o muertes estaban vinculados de forma concluyente al covid-19 mediante pruebas.

El líder de Corea del Norte Kim Jong Un presidiendo una reunión de emergencia sobre las medidas de prevención del covid-19.

Al presidir una reunión del politburó del gobernante Partido de los Trabajadores el martes, Kim tachó de “inmadura” la respuesta del Estado al brote, y acusó a los funcionarios del gobierno de fracasos y “negligencia” a la hora de controlar lo que, según él, podría suponer una de las mayores crisis de la historia del país, según la KCNA. Su inacción ha provocado un aumento de la “complejidad y las dificultades”, añadió, pidiendo que se redoblen los esfuerzos para estabilizar la vida de la población.

Sin embargo, aunque los expertos en derechos han visto con buenos ojos el que Corea del Norte reconociera la crisis, sostienen que los comentarios de Kim desmienten el verdadero impacto de la respuesta del gobierno a la pandemia en la población norcoreana. El líder del país, al igual que los gobernantes autoritarios de otros lugares, ha utilizado la pandemia como cobertura para reprimir aún más los derechos civiles y políticos en el país, y Throssel señala una política que autoriza el uso de la fuerza letal contra las personas que intentan entrar o salir.

Kim ordenó supuestamente la ejecución de dos personas por delitos relacionados con el covid-19, entre ellos un funcionario de aduanas que supuestamente no siguió las normas de prevención del virus al importar mercancías de China. En junio de 2021, Kim también despidió a varios altos funcionarios que no aplicaron sus rigurosos planes de prevención del covid-19.

Las restricciones más recientes impuestas por Kim tendrán consecuencias aún más angustiosas para los ciudadanos, especialmente para aquellos que ya tienen dificultades para satisfacer sus necesidades básicas. Throssel dijo que entre las personas especialmente vulnerables se encuentran los niños, los ancianos y las personas sin hogar, y que las personas “detenidas también están especialmente expuestas al riesgo de infección debido a las altas concentraciones de personas en espacios reducidos y al acceso limitado a la higiene y la atención sanitaria”.

Human Rights Watch (HRW) dijo el martes que las políticas contra el covid-19 del país habían exacerbado aún más la crisis y puesto a los norcoreanos en un mayor riesgo de morir. “Los norcoreanos casi no han tenido acceso a las vacunas contra el covid-19, y muchos están crónicamente desnutridos, lo que les deja con el sistema inmunológico comprometido. Los medicamentos de cualquier tipo son escasos en el país, y la infraestructura sanitaria es extremadamente frágil, careciendo de suministros médicos como el oxígeno y otras terapias contra el covid-19”, dijo la organización de derechos en un comunicado.

“Los norcoreanos se enfrentan a una catástrofe singularmente grave, y el mundo no debe mirar hacia otro lado”, añadió.

Kim Jong Un moviliza al ejército de Corea del Norte en respuesta al brote de covid-19

La falta de transparencia y la falta de voluntad de Corea del Norte para compartir información suponen un gran desafío. El país nunca ha reconocido formalmente cuántos murieron durante una devastadora hambruna en la década de 1990 que, según los expertos, terminó con la vida de hasta 2 millones de personas. Los que huyeron del país en aquella época compartieron historias horribles de muerte y supervivencia, y un país sumido en el caos. Se espera que el confinamiento actual dificulte la cosecha agrícola, que de entrada está afectada por la sequía.

La ONU, HRW y otros organismos han instado a Corea del Norte a responder a los llamamientos de la comunidad internacional para que abra canales de ayuda humanitaria, incluidos medicamentos y vacunas.

El lunes, Corea del Sur ofreció ayuda, y el presidente Yoon Suk Yeol dijo: “Si las autoridades norcoreanas aceptan, no escatimaremos la ayuda necesaria, como medicamentos, incluidas las vacunas contra el covid-19, equipos médicos y personal sanitario”. La semana pasada, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo que estaba dispuesto a prestar “pleno apoyo” en la lucha de Corea del Norte contra el virus, mientras el país se enfrenta a su propia crisis de covid.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content