Skip to Content

OPINIÓN | Ya es hora de acabar con el Título 42

Alejandra Ramos

Nota del editor: Pramila Jayapal, una demócrata que representa al distrito 7 del Congreso de Washington en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, llegó sola a EE.UU. a los 16 años y comenzó una organización de derechos de los inmigrantes en el estado de Washington. Deepak Bhargava es un distinguido profesor de la Escuela de Trabajo y Estudios Urbanos de CUNY y un organizador y líder del movimiento por los derechos de los inmigrantes desde hace mucho tiempo. Son colaboradores de “Immigration Matters: Movements, Visions and Strategies for a Progressive Future”. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen a los autores. Aquí puedes ver más artículos de opinión.

(CNN) — Los inmigrantes son la base de nuestro país. Durante años, EE.UU. se ha beneficiado de manera inconmensurable de la energía, el ingenio y la pasión que los inmigrantes traen a nuestro país. Hemos visto estas contribuciones de primera mano como inmigrantes.

También nos hemos organizado por los derechos de los inmigrantes durante más de dos décadas. Protestamos, cabildeamos, marchamos e incluso fuimos arrestados para promover la causa de los inmigrantes. Hacemos este trabajo porque entendemos que en un país donde, según datos recopilados por el American Immigration Council, uno de cada siete residentes de EE.UU. es un inmigrante, y uno de cada ocho es un ciudadano estadounidense nativo con al menos un padre inmigrante, los inmigrantes son una parte innegable de lo que somos. Merecen dignidad, oportunidad y respeto.

El DHS no ha visto una “disminución significativa” de los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México pese a los esfuerzos, dice Mayorkas a CNN

Sabemos por experiencia que Estados Unidos tiene más éxito al abrazar a los inmigrantes y, como demócratas, podemos afirmar eso al abrazar a los inmigrantes en lugar de despreciarlos. Es especialmente crucial recordar que ahora, cuando los republicanos, e incluso algunos demócratas, critican erróneamente la acción atrasada de la administración Biden para poner fin al Título 42, una política xenófoba que se hace pasar por una medida de salud pública que ha impedido que las personas soliciten asilo en Estados Unidos desde marzo. 2020.

Desde su implementación, el Título 42 ha sido criticado por destacados epidemiólogos y expertos en salud pública, quienes han señalado que la orden solo se aplica a los solicitantes de asilo provenientes de la frontera sur, no a los residentes permanentes, ciudadanos estadounidenses o turistas que regresan al país en al mismo tiempo. Los expertos en salud pública han dicho muchas veces que no existe una justificación de salud pública para prohibir el asilo.

El mes pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) anunciaron que la orden terminaría el 23 de mayo. Pero un juez federal en Louisiana bloqueó temporalmente el final del Título 42 y escuchó los argumentos el viernes pasado, diciendo que emitiría un fallo antes del 23 de mayo. Mientras tanto, varios senadores estadounidenses también presentaron un nuevo proyecto de ley para evitar que la administración Biden levante la política. Aunque hemos visto encuestas que sugieren que muchos estadounidenses apoyan la extensión del Título 42, creemos que se debe a un malentendido fundamental de lo que realmente hace la política más que a un apoyo a la política en sí.

Para entender el debate polarizado de hoy, debemos rebobinar la cinta para revisar el daño causado por la administración anterior. El expresidente Donald Trump puede haber apuntado a los inmigrantes indocumentados en sus declaraciones públicas, pero su administración a menudo se centró en cerrar las vías para la migración legal. Su administración redujo la cantidad de refugiados a los que se les permitía ingresar a EE.UU. y dificultó que las personas obtuvieran visas y se convirtieran en ciudadanos estadounidenses.

EE.UU. permite que unos cientos de migrantes vulnerables busquen asilo esta semana mientras miles esperan en México a que termine el Título 42, dicen fuentes

Pero Trump no se detuvo allí, también complicó los esfuerzos de búsqueda de asilo. El asilo debe entenderse como una parte crítica del sistema de inmigración legal en Estados Unidos. Según las leyes nacionales e internacionales, las personas que temen ser perseguidas por pertenecer a un grupo marginado tienen derecho a buscar protección y residencia en Estados Unidos. Aquellos que llegan a la frontera sur en los puntos de control designados están ejerciendo ese derecho y deben recibir un trato justo y que sus casos sean escuchados.

Trump usó el Título 42 para bloquear ese proceso con el argumento de que las personas que buscan asilo podrían representar una amenaza para la salud pública debido al covid-19. Estaba mal cuando se implementó por primera vez, y está mal ahora. Los expertos en salud pública coincidieron en que la política no logró promover la salud pública y que los CDC no consideraron medidas alternativas que protegieran la salud pública sin eludir nuestra obligación legal con los solicitantes de asilo.

Anticipándose al final del Título 42, el Departamento de Seguridad Nacional publicó un memorando sobre el aumento de los recursos en la frontera para garantizar que las personas puedan solicitar asilo como tienen derecho a hacerlo por ley. Hasta que el Congreso acuerde abordar una revisión integral de nuestro sistema de inmigración defectuoso y atrasado, este plan implementará un enfoque más humano para ayudar a las personas que huyen de la violencia, el hambre y la persecución al venir a Estados Unidos.

Según este plan, el DHS aumentará los recursos para apoyar las operaciones fronterizas, incluido el transporte, el apoyo médico y las instalaciones operativas. También reforzarán la capacidad de las organizaciones no gubernamentales (ONG) para recibir migrantes después de que hayan sido procesados. El secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, expuso el plan del DHS para manejar la afluencia esperada de refugiados en la frontera en una audiencia reciente del Comité Judicial de la Cámara, y estamos ansiosos de que la gente sepa más sobre este plan.

Aunque deseamos que la administración haya actuado antes, felicitamos al presidente Joe Biden por levantar el Título 42 más de dos años después de que se implementara la política por primera vez. No sorprende que los republicanos hayan atacado a Biden por hacerlo, y que muchos estados liderados por republicanos hayan tratado de luchar contra esto en los tribunales. Pero nos preocupa ver que algunos demócratas también se han opuesto a la medida para levantar el Título 42. Esto está mal por motivos morales y humanitarios.

Encuesta de CNN: la mayoría de los estadounidenses dice que ahora no es el momento de derogar la política fronteriza del Título 42

La inmigración sigue siendo un tema que domina los titulares. Y no debemos dudar en comunicar a los votantes nuestra visión de cómo podemos arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona con soluciones compasivas y centradas en las personas.

Después de cuatro años de la administración Trump, la llamada prohibición musulmana y las duras políticas que separaron a miles de niños de sus familias en la frontera, los estadounidenses eligen abrir sus brazos y sus corazones. Según Gallup, a partir de julio de 2021, el 75% de los estadounidenses pensaba que la inmigración era algo bueno para nuestro país. Y una mayoría apoyó la creación de más caminos hacia la ciudadanía para los beneficiarios de DACA y los inmigrantes con estatus temporal en EE.UU.

Si la recepción abrumadoramente positiva de los refugiados ucranianos y afganos es indicativa del sentimiento estadounidense, en muchos casos los estadounidenses están dispuestos no solo a aceptar mayores niveles de inmigración, sino también a patrocinar a refugiados e inmigrantes y darles la bienvenida en sus comunidades y sus hogares.

Incluso cuando la retórica sobre los inmigrantes y la inmigración se vuelve más divisiva, debemos recordar que hay personas reales detrás de este problema. No podemos sacar nuestra compasión y nuestra empatía del proceso. No podemos permitir que el odio y el miedo a las represalias políticas nos impidan hacer lo correcto. La política de inmigración no se trata solo de inmigrantes, define nuestro carácter e identidad como una democracia multirracial e inclusiva.

Ahora está más claro que nunca que los demócratas deben dejar de huir de la inmigración al menor indicio de presión. En cambio, debemos usar este momento para inclinarnos y ofrecer una alternativa a la xenofobia republicana al abrazar sin disculpas a nuestras vibrantes comunidades de inmigrantes. Al tomar una posición, evitaremos que muchos de los republicanos prominentes de la actualidad utilicen a los inmigrantes como balones de fútbol políticos y mostraremos a la comunidad que se movilizó detrás de nosotros que los apoyamos con orgullo.

Ahora nos encontramos en una encrucijada definitoria en nuestro país en lo que respecta a la inmigración, y los demócratas tienen una oportunidad única de finalmente cumplir con la reforma migratoria. Lo que está en juego no podría ser más alto o más importante. Apoyar a los inmigrantes, sus familias y sus amigos no es solo lo correcto y lo moral, sino que es la base misma de lo que somos como país.

Exfuncionario dice que la cumbre es un foro para discutir crisis migratoria 5:33

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content