Skip to Content

ANÁLISIS | Donald Trump está en su posición política más débil en años

Rocío Muñoz-Ledo

(CNN) — El expresidente Donald Trump se está dando otra oportunidad. Anunció la semana pasada que trata de convertirse en el segundo hombre (después de Grover Cleveland) en ser elegido para mandatos no consecutivos como presidente de Estados Unidos.

La medida de Trump llega en un momento en que su marca política se encuentra en su punto más débil desde su primera candidatura presidencial en 2015-2016. Sigue siendo una fuerza a tener en cuenta en los círculos republicanos, y la noticia de que el Departamento de Justicia ha designado a un fiscal especial para supervisar las investigaciones relacionadas con el expresidente podría causar un efecto de apoyo a Trump entre los republicanos. Sin embargo, está claro que su poder dentro del partido ha disminuido después de las elecciones intermedias de 2022.

Exclusivo: el Departamento de Justicia estudia designar un fiscal especial si Trump se presenta en 2024

La manera más fácil de saber que la posición de Trump no es la que alguna vez fue es observar la reacción a su anuncio presidencial sobre 2024. Muchos funcionarios electos republicanos y personalidades conservadoras de los medios le dieron un gran bostezo.

El anuncio de Trump le valió el apoyo de muy pocos funcionarios electos en el Capitolio. Recordaba mucho más su primera candidatura en 2015-2016, cuando Trump inicialmente obtuvo poco apoyo de los legisladores en el Congreso. La diferencia esta vez, por supuesto, es que Trump es el exlíder del partido que la mayoría de los miembros republicanos del Congreso habían respaldado en 2020 en lugar de un neófito político como lo fue hace siete años.

En cambio, parece que hay tantos senadores (uno) que ya respaldan al gobernador de Florida, Ron DeSantis, como a Trump. Esto es importante porque históricamente los respaldos de los funcionarios del partido se han correlacionado con el éxito de las primarias presidenciales.

Debo señalar que la falta de respaldo no detuvo a Trump en 2016, y puede que tampoco lo haga esta vez.

Sin embargo, la primera oferta de Trump puede haber sido una aberración. Se enfrentaba a más de una docena de competidores que dividían el apoyo entre la clase política conservadora. Esto es especialmente un problema en las primarias republicanas, que tienden a ser asuntos en los que el ganador se lleva todo (o la mayoría), a diferencia de las primarias demócratas, que otorgan delegados proporcionalmente. Trump necesitó menos de la mitad de los votos republicanos para acumular muchos delegados rápidamente en 2016.

Es posible que no obtenga la misma oposición dividida en el ciclo de 2024. El único competidor obvio de Trump en este momento es DeSantis.

El ascenso del gobernador de Florida es quizás el desarrollo más importante en el campo republicano de 2024. Trump todavía está por delante en varias encuestas primarias nacionales, pero DeSantis obtiene mejores resultados en las primeras encuestas nacionales que cualquier candidato que no haya sido Trump durante gran parte del ciclo primario de 2016.

En su estado natal de Florida, DeSantis ha superado a Trump en casi todas las encuestas. En la encuesta de salida de CNN de los votantes de las intermedias de 2022 en Florida, más republicanos querían que DeSantis se presentara en 2024 que Trump.

El impulso —y la planificación— de la candidatura de DeSantis para 2024 se dispara tras la contundente victoria en Florida

La ventaja en Florida de DeSantis es notable por una serie de razones, además del hecho de que el estado tiene una gran cantidad de delegados republicanos, a quienes probablemente se les asignará el ganador.

Primero, Florida también es el estado natal de Trump, y es el único lugar donde los dos hombres están en pie de igualdad en términos de reconocimiento de nombres. La ventaja de DeSantis es una señal de que, a medida que los republicanos de todo el país lo conozcan mejor, podrían avanzar hacia él. (DeSantis tiende a tener una calificación favorable más alta que Trump a nivel nacional entre los republicanos que están familiarizados con ambos hombres).

En segundo lugar, Trump ganó Florida en las primarias de 2016 contra el senador Marco Rubio. Podría decirse que el hecho de que DeSantis ahora lo supere allí en las encuestas es una indicación de que Trump está en una posición más débil que en 2016.

Pero los problemas de Trump van más allá de los funcionarios del partido y las encuestas. Trump pudo desafiar la sabiduría convencional en 2016 porque recibió una gran cantidad de atención de los medios. Básicamente, desplazó a la competencia.

Esta vez no será tan fácil. Anteriormente señalé que DeSantis ha demostrado una habilidad especial para generar mucha atención de los medios en Fox News. El nombre de Trump no se mencionó hasta la página 26 del New York Post dirigido por Rupert Murdoch (cuya página editorial se inclina hacia la derecha) el día después de su anuncio de 2024. Murdoch también dirige la empresa propietaria de Fox News.

Y si Trump gana las primarias, aún tendrá que ganar unas elecciones generales. Eso no será fácil, como lo demostraron las intermedias de 2022.

ANÁLISIS | Cómo Joe Biden y el Partido Demócrata desafiaron la historia de las elecciones intermedias

Indiqué la semana pasada que la presencia de Trump fue una de las principales razones por las que a los demócratas les fue sorprendentemente bien en las elecciones intermedias. Al aparecer tanto en los titulares de prensa y al actuar como un casi presidente en funciones, Trump ayudó a anular lo que normalmente es una gran ventaja para el partido de oposición en las elecciones de mitad de período con un titular impopular en la Casa Blanca.

Ahora, podría haber imaginado un universo en el que la personalidad más grande que la vida de Trump podría haber sido útil si fuera popular.

En cambio, la calificación favorable de Trump está en uno de sus puntos más bajos en los últimos cinco años: 39%, según la encuesta de salida de 2022. Eso se compara con una calificación favorable del 46% en la encuesta de salida de 2020 y una calificación de aprobación de su gestión del 45% en la encuesta de salida de 2018.

En una elección presidencial en la que el nombre de Trump está realmente en la boleta electoral, podrías imaginar que su impopularidad es un factor aún más importante.

Ya sabemos por la historia que no será fácil para Trump. Si bien los presidentes en funciones (como Joe Biden) están en desventaja en las elecciones intermedias, se benefician de su titularidad en las elecciones presidenciales. Los titulares electos ganan más del 60% de las veces cuando se postulan para otro mandato.

La conclusión es que Trump tiene una cuesta arriba por delante para 2024, tanto en una primaria republicana como en una elección general. Ciertamente puede ganar un segundo mandato, pero las probabilidades están actualmente en su contra.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content