Skip to Content

El homicidio es una de las principales causas de muerte entre los menores de EE.UU. (y las tasas van en aumento)

Alexandra Ferguson

(CNN) — El homicidio es una de las principales causas de muerte infantil en Estados Unidos, según un nuevo estudio, y la tasa global ha aumentado una media del 4,3% cada año durante casi una década.

Los menores negros murieron por esta causa más que cualquier otro grupo, y las armas de fuego fueron el arma más común utilizada en las muertes de niños, según el estudio, publicado este lunes en la revista académica JAMA Pediatrics.

Entre 1999 y 2020, 38.362 menores estadounidenses fueron víctimas de homicidio, hallaron los investigadores.

La tasa general de homicidios tuvo un aumento especialmente “precipitado” de 2019 a 2020, con tasas que aumentaron en varios grupos demográficos, dice el estudio. Solo en ese período, el número de menores que murieron en un homicidio aumentó un 27,7%.

El marcado aumento puede estar impulsado en parte por la tendencia general en los homicidios de menores relacionados con armas de fuego, que aumentaron un 47,7% entre 2019 y 2020, dice el estudio.

Las tasas generales de homicidio aumentaron más para los varones, con un aumento del 16,1% entre 2018 y 2020. Sin embargo, hubo una disminución en los homicidios entre las niñas entre 1999 y 2020.

Desigualdades sistémicas

La tasa de homicidios en menores negros aumentó un 16,6% entre 2018 y 2020. Los menores negros e hispanos han sido víctimas de un aumento constante de homicidios desde 2012 y 2014, respectivamente.

Los niños indígenas americanos y nativos de Alaska tuvieron una disminución en las tasas de homicidio entre 1999 y 2020, pero no fue estadísticamente significativa, dijeron los investigadores. Sin embargo, en la mayoría de los años, han tenido las segundas tasas más altas de homicidio entre los grupos raciales y étnicos. Los investigadores también señalaron que estas cifras pueden estar subestimadas, ya que la raza de algunas víctimas puede haber sido identificada erróneamente como hispana.

¿Qué países tienen las tasas de homicidios más altas del mundo? El Salvador, entre los que encabezan la lista

Según el estudio, las tasas de homicidio de menores de origen asiático, de las islas del Pacífico y blancos han descendido de forma constante desde 1999.

Estudios anteriores han demostrado que las disparidades raciales pueden atribuirse en parte al racismo y a las desigualdades sistémicas de los barrios en los que viven muchos menores, con altas concentraciones de pobreza, pocos lugares seguros para jugar y sistemas escolares con carencias.

Estos barrios también están dirigidos por figuras de autoridad que —debido a prejuicios inconscientes— deshumanizan a estos menores y los perciben como “menos infantiles e inocentes” y “como más culpables de sus actos”, con “menos protecciones y beneficios para la infancia en comparación con sus compañeros blancos”, afirma el nuevo estudio.

La tasa de homicidios también ha aumentado desde 2011 en las zonas rurales que han visto limitadas las oportunidades de empleo y los desafíos con la pobreza. Es un ascenso más lento que en las zonas urbanas, pero es un período más largo de una tendencia al alza, dice el estudio.

La tasa de homicidios infantiles en el sur también ha ido en aumento desde 2013, según el estudio.

Los investigadores también analizaron las muertes por grupos de edad. Los menores de 10 años o menos murieron con mayor frecuencia a causa de homicidio por negligencia o abuso, por lo general de los padres o cuidadores, en particular por parte de la pareja del padre o de la madre.

La mayoría de las víctimas de 11 años o más murieron en riñas, durante un crimen o a manos de un amigo o conocido, descubrieron los investigadores.

Los chicos negros de 16 a 17 años tenían una tasa de homicidios 18 veces superior a la de los chicos blancos y 4,6 veces superior a la de los chicos hispanos.

La Corte Suprema revisará medidas que beneficiaron a hispanos y negros para entrar a la Universidad

Escapar de la pobreza mediante la educación

Los índices de homicidios de bebés y niños de 1 a 5 años han descendido de forma constante en las dos últimas décadas. Los investigadores sugieren que ese descenso coincide con la reforma médica y con programas federales como el Programa de Visitas Domiciliarias a la Madre, el Niño y la Primera Infancia, que apoya a las embarazadas y a los padres de niños pequeños en comunidades con mayores riesgos y barreras para obtener resultados positivos en la salud materna e infantil, así como programas de formación que hacen hincapié en las habilidades positivas de crianza.

La Dra. Karen Sheehan, médico adjunto de urgencias del Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital de Chicago, se mostró de acuerdo en que puede haber una conexión entre estos programas y el descenso de los homicidios en los niños más pequeños.

“Hemos puesto muchos recursos en este país para ayudar a fortalecer a las familias, a través de programas de visitas domiciliarias y también a través, a veces, de programas como el crédito tributario por hijos, y tal vez por eso registramos una disminución en esas categorías debido a esta inversión que hemos hecho”, dijo Sheehan, que no participó en la nueva investigación.

Sheehan y otros médicos han estado trabajando para mejorar la salud de los niños a través de sus Programas Juveniles de Chicago.

“Si queríamos mejorar su salud, era esencial sacarlos de la pobreza, y para la mayoría, la educación era el camino más corto”, afirmó.

Los programas ofrecen tutoría, atención sanitaria y actividades de ocio. Las investigaciones demuestran que este tipo de programas de desarrollo juvenil son eficaces para mejorar la estabilidad económica, la educación y el bienestar de los menores. Programas similares también pueden prevenir la violencia contra los niños.

“Si invertimos de forma estratégica y estructural, podemos reducir el número de muertes violentas”, afirmó Sheehan.

Un grupo olvidado

El nuevo estudio encontró que los homicidios entre niños de 6 a 10 años han ido en aumento desde 2014.

Los investigadores dicen que la mayoría de los programas de intervención contra la violencia en la escuela para este grupo de edad se centran en hablar sobre el abuso sexual y la violencia entre pares, como el acoso, en lugar de la violencia entre padres e hijos, a menos que el menor muestre problemas de comportamiento específicos. Los autores sugieren que pueden ser necesarios programas que eduquen sobre la violencia en la pareja.

El estudio también sugiere que reducir el acceso a “medios letales” como las armas podría reducir las muertes en menores de 6 a 10 años.

Sheehan dijo que las cifras correspondientes a este grupo de edad llamaban la atención.

“Creo que la gente a menudo se olvida de este grupo de edad. Pensamos en los niños más pequeños con maltrato infantil y en los mayores con lesiones por arma de fuego, pero ese grupo de 6 a 10 años es algo a lo que debemos prestar atención”.

¿Por qué no funcionan los sistemas?

Para el estudio, los investigadores utilizaron los datos de mortalidad de Wonder del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, que utiliza los certificados de defunción de los residentes en EE.UU. y el Sistema Nacional de Notificación de Muertes Violentas.

Aunque fiables, los registros pueden pasar por alto algunos homicidios. Las muertes infantiles también pueden clasificarse erróneamente o no notificarse. Además, los datos proceden únicamente de 45 estados, por lo que no pueden generalizarse por completo a todo el país, y las cifras subestiman el verdadero número de homicidios de niños en Estados Unidos.

La Dra. Elinore Kaufman, profesora adjunta del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina Perelman de Pennsylvania, dijo que el aumento de los homicidios no era sorprendente, pero “eso no significa que no sea alarmante”.

“Creo que, como sociedad, tenemos que analizar en profundidad los sistemas que tenemos en vigor para proteger a los menores y tratar de llegar a comprender por qué no están funcionando mejor para estos niños pequeños”, dijo Kaufman, autor de un editorial publicado junto al estudio.

Estados Unidos necesita una respuesta multisectorial para reducir el número de homicidios en los que se ven implicados niños, afirmó.

En el caso de los más pequeños, que mueren con más frecuencia por malos tratos o negligencia, se necesitan intervenciones políticas que “creen y apoyen servicios para los nuevos padres y las familias”, como licencias familiares pagadas y otros programas que han demostrado reducir los índices de maltrato infantil en la comunidad.

Para todos los niños, reducir el acceso a las armas de fuego puede salvar vidas, afirmó Kaufman. También cree que es necesario investigar más para comprender mejor la relación entre la desigualdad social y la pobreza en las comunidades.

“Los homicidios infantiles se pueden prevenir”, afirma el estudio. “La disminución de las tasas de homicidio en algunos grupos geográficos y demográficos infantiles es alentadora; sin embargo, se puede hacer más para proteger a todos los niños”.

Estados Unidos tiene la tasa más alta de muertes por armas de fuego en más de 25 años, según datos de los CDC

Aumento de las lesiones por arma de fuego

Otro estudio publicado este lunes en JAMA Pediatrics descubrió que las tasas de lesiones por armas de fuego tratadas en los hospitales infantiles de EE.UU. aumentaron significativamente durante el primer año de la pandemia de covid-19 y se mantuvieron elevadas a lo largo de 2021.

Los investigadores compararon el número de lesiones por arma de fuego tratadas en hospitales infantiles entre abril de 2020 y diciembre de 2021 con las de abril de 2018 a diciembre de 2019. Hubo 1.815 lesiones por arma de fuego en el período anterior y 2.759 durante la pandemia, un aumento del 52%.

En cada periodo, una mayor proporción de las víctimas eran niños negros que estaban cubiertos por el seguro público y niños de hasta 5 años. No hubo otras diferencias demográficas significativas entre las víctimas.

“La carga desigual de lesiones refleja las implicaciones desproporcionadas del covid-19 para las comunidades minoritarias; las condiciones pandémicas exacerbaron muchas desigualdades estructurales que contribuyen a las disparidades sanitarias”, afirma el estudio.

OPINIÓN | Los precios de las viviendas podrían aumentar un 20% este año, pero las familias negras tienen dificultades para beneficiarse de ello

Abordar el racismo estructural, la pobreza, las comunidades inseguras y otros elementos que contribuyen a la violencia, como los homicidios, requerirá esfuerzo, pero Kaufman confía en que los cambios puedan poner fin a la violencia contra los niños.

“Son grandes problemas, y nos hará falta a todos para resolverlos. Pero eso significa que todos nosotros en todos nuestros sectores, ya sea la sanidad, la educación, los servicios sociales, y así como —y de hecho lo creo— que los medios de comunicación juegan un enorme papel”, afirmó. “Creo que todos nosotros en nuestros sectores tenemos un papel que desempeñar y tenemos la oportunidad de marcar la diferencia para estos niños y para nuestra sociedad en su conjunto”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content