Skip to Content

ANÁLISIS | Un trío de nuevas intrusiones deja a los líderes estadounidenses buscando explicaciones

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — Un profundo misterio de seguridad nacional está amenazando con una tormenta política después de que aviones de combate de EE.UU. despegaran tres días seguidos para derribar un trío de objetos aéreos no identificados en lo alto del continente norteamericano.

La oleada de ataques contra las naves desconocidas se produjo una semana después del seguimiento y derribo de un globo chino sospechoso de llevar a cabo tareas de vigilancia. Ahora, los escasos detalles que van saliendo del Pentágono y del Capitolio están haciendo aún más extraño y confuso un episodio internacional ya de por sí muy inusual.

Nadie —ni la Casa Blanca, ni el Pentágono, ni el gobierno de Canadá, cuyo espacio aéreo también ha sido violado— parece ser capaz de decir exactamente lo que está pasando con estas últimas naves derribadas. Esto plantea dudas a los altos mandos militares y a las agencias de espionaje estadounidenses, así como sobre la posible seguridad de la aviación civil. Y crea un vacío de información que los republicanos vuelven a utilizar para cuestionar el liderazgo del presidente Joe Biden.

Aumenta la presión para que Biden rompa el silencio sobre múltiples objetos no identificados derribados en EE.UU.

La intriga se desarrolla también en una tensa situación mundial, con unas relaciones ya difíciles con China, superpotencia en ascenso, cada vez más hostiles, y con Estados Unidos liderando a Occidente en una guerra de poder efectiva contra Rusia en Ucrania.

“Lo que ha ocurrido en las últimas dos semanas más o menos, 10 días, ha sido nada menos que una locura”, dijo el senador demócrata Jon Tester de Montana este domingo en “Face the Nation” en CBS, horas antes de que un objeto aéreo fuera derribado sobre el lago Huron.

“El ejército necesita tener un plan no solo para determinar lo que hay ahí fuera, sino (para) determinar los peligros que conlleva”, dijo Tester.

Con el Mando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica en estado de máxima alerta, los cazas estadounidenses han derribado tres objetos desde el viernes, tras el derribo del globo chino frente a la costa de Carolina del Sur el 4 de febrero:

El domingo por la tarde, un F-16 derribó un objeto a gran altitud sobre el lago Hurón, situado entre Michigan y Ontario. El Pentágono declaró que el objeto no constituía una amenaza militar, sino un peligro para la aviación. Sin embargo, relacionó la nave con una señal de radar captada anteriormente sobre Montana, donde se encuentran silos de misiles intercontinentales estadounidenses y otros emplazamientos sensibles. El sábado, un avión de combate F-22 estadounidense que operaba bajo las órdenes conjuntas del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y de Biden, disparó un misil que derribó un objeto que volaba a 40.000 pies sobre el centro de Yukón, en el extremo norte de Canadá. La ministra de Defensa canadiense, Anita Anand, describió un “objeto cilíndrico” más pequeño que el globo chino. El viernes, un F-22 derribó otra nave no identificada sobre el espacio aéreo de Alaska. Los pilotos estadounidenses pudieron acercarse al objeto antes de que fuera derribado e informaron de que no parecía llevar equipo de vigilancia.

EE.UU. derriba objeto que sobrevolaba Alaska 4:42

Los últimos incidentes plantean nuevos interrogantes

Ni siquiera en plena Guerra Fría del siglo pasado, cuando los aviones de combate estadounidenses a menudo derribaban aeronaves soviéticas que ponían a prueba las defensas norteamericanas y europeas, se solía enviar a los pilotos a derribar objetos no identificados sobre Estados Unidos y Canadá. No es normal que los estadounidenses se acomoden para la Super Bowl con su presidente lanzando órdenes de derribar objetos desconocidos del cielo norteamericano.

De hecho, el general Glen VanHerck, comandante del NORAD, declaró que los objetos derribados recientemente eran probablemente la primera “acción cinética” que el NORAD o el Mando Norte de Estados Unidos habían emprendido contra un objeto aerotransportado sobre el espacio aéreo estadounidense.

Así pues, los acontecimientos de los últimos días suscitan serias cuestiones políticas y de seguridad nacional que van mucho más allá de la a menudo estrecha batalla política en Washington, y que solo podrán evaluarse una vez que se conozcan más detalles.

Entre ellas se incluyen:

¿Están los últimos incidentes relacionados de algún modo con el programa de espionaje de Beijing descrito por la administración tras el derribo del globo chino y otros cruces de otros globos sobre territorio estadounidense de los que se ha informado? Cualquier indicio de sucesivas violaciones chinas del espacio aéreo estadounidense supondría un grave giro en las relaciones entre Estados Unidos y China, ya puestas a prueba por un Beijing beligerante en lo que podría ser el inicio de una Guerra Fría del siglo XXI. Si no están relacionados con China, ¿están los últimos objetos extraños que sobrevuelan Norteamérica vinculados a alguna otra potencia o grupo hostil, empresa o entidad privada? ¿Están siquiera conectados entre sí o son simplemente el resultado de coincidencias en un momento de mayor concienciación y tensiones? En este último caso, ¿está el NORAD detectando ahora más objetos potencialmente hostiles en un estado de alerta máxima tras la crisis de los globos chinos? Si los objetos son sospechosos, ¿se trata de un aumento repentino de este tipo de vuelos o estos objetos han sobrevolado el continente impunemente en el pasado? Dada la creciente amenaza que ya pesa sobre la aviación civil —por ejemplo, el aumento del número de drones que vuelan a baja altura—, ¿se trata de un nuevo problema que deba preocupar a la industria de la aviación? Por último, ¿cuál es el impacto político de esta serie de incidentes? Biden fue criticado por los republicanos por citar la posibilidad de lesiones a civiles o daños a edificios en tierra por esperar tanto para derribar el globo chino a principios de mes. En su posterior discurso sobre el Estado de la Unión advirtió enérgicamente a China de que defendería la soberanía estadounidense. Desde entonces, sus ayudantes han calificado su respuesta a los incidentes posteriores como la de un comandante en jefe decisivo. Esto demuestra que la Casa Blanca comprende el peligro político que le espera si los estadounidenses perciben que no está haciendo todo lo posible por defender la patria.

El juego político de culpas se está intensificando. En el programa “State of the Union”, de CNN, el representante republicano Mike Turner, de Ohio, que preside la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, relacionó las incursiones en el espacio aéreo estadounidense con las afirmaciones republicanas de que Biden no está protegiendo la frontera sur y se quejó de que los altos funcionarios no estaban informando lo suficiente al Congreso. Y también adoptó una novedosa crítica a Biden ante las afirmaciones de que el presidente no actuó antes con suficiente rapidez.

El ejército de Estados Unidos derriba un objeto a gran altura sobre el lago Huron el domingo

“Parecen un poco de gatillo fácil, aunque esto es ciertamente preferible al ambiente permisivo que mostraron cuando el globo espía chino sobrevolaba algunos de nuestros sitios más sensibles”, dijo Turner a Jake Tapper.

“Creo que una cosa que esto demuestra es ciertamente la falacia del argumento de la administración Biden diciendo que la altura del globo chino hizo que no tuvieran ninguna preocupación porque ciertamente, como sabemos, todo lo que sube puede bajar”.

Sin comentarios de Biden

Biden, que no se refirió a las nuevas intrusiones en un acto de etiqueta con gobernadores estatales el sábado, aún no ha hablado en persona a los estadounidenses sobre el trío de incidentes del fin de semana.

Pero un alto funcionario trató de restar importancia a las preocupaciones sobre los derribos el domingo por la noche.

“Debido a que aún no hemos sido capaces de evaluar definitivamente lo que estos objetos recientes son, hemos actuado por abundancia de precaución para proteger nuestra seguridad e intereses”, dijo Melissa Dalton, subsecretaria de Defensa para Defensa Nacional y Asuntos Hemisféricos.

“El globo espía (de China) era, por supuesto, diferente en el sentido de que sabíamos exactamente lo que (era). Estos últimos objetos no suponen una amenaza militar cinética, pero su trayectoria cerca de instalaciones (de defensa) sensibles y la altitud a la que volaban podrían suponer un peligro para la aviación civil y, por tanto, suscitan preocupación”, añadió Dalton.

Es poco probable que la falta de concreción calme las especulaciones o las maniobras partidistas en Washington. Al comienzo de un nuevo ciclo electoral presidencial y en una era política polarizada en la que las redes sociales magnifican las teorías conspirativas, esta extraña serie de incidentes está aumentando la presión sobre Biden tras las recriminaciones por su decisión de esperar a que el globo chino hubiera cruzado el país antes de derribarlo sobre el agua.

Corea del Sur prueba cohete espacial y causa asombro 0:43

Las nuevas especulaciones y críticas podrían ser prematuras mientras los funcionarios trabajan para comprender plenamente la secuencia de los acontecimientos y más sobre los objetos. Natasha Bertrand, de CNN, informó este domingo que el NORAD había reajustado recientemente los filtros que utiliza para cribar los datos, que anteriormente se habían concentrado en detectar objetos que se movían rápidamente por debajo de cierta altitud. Los filtros de alerta temprana se habían configurado anteriormente para evitar la detección de otros objetos, como pájaros y globos meteorológicos, según una fuente informada al respecto.

Juliette Kayyem, analista de seguridad de CNN, afirmó que esta apertura de la “abertura” significa que se están identificando más objetos.

“Están obteniendo muchos resultados positivos que antes no obtenían. La mayoría van a ser aviones, sea lo que sea”, dijo Kayyem, ex secretaria adjunta del Departamento de Seguridad Nacional.

“Lo que no podemos responder ahora es si esta mayor apertura capta muchas cosas que esencialmente han sido perdonadas, por ahí en los cielos, porque no suponían una amenaza, o si forman parte de algo organizado para cualquier vigilancia”.

¿Otro problema de comunicaciones?

Es posible que en una situación única y de rápida evolución, el gobierno no sepa mucho más de lo que está diciendo. Pero la aparición poco sistemática de detalles está aumentando la confusión. En asuntos como el globo chino y el descubrimiento de documentos clasificados de la vicepresidencia en casa y el despacho de Biden, la administración ha luchado a veces por controlar la narrativa de los medios de comunicación en detrimento de su propia política.

El domingo hubo más confusión. El líder de la mayoría del Senado, el demócrata neoyorquino Chuck Schumer, declaró en el programa “This Week” de la cadena ABC que los dos objetos derribados sobre Alaska y el Yukón eran globos, pero más pequeños que el intruso chino original, tras afirmar que había sido informado previamente por Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden.

El Departamento de Defensa estadounidense, sin embargo, aclaró más tarde que esos dos objetos “no se parecían mucho al globo de la RPC” derribado la semana pasada. También hay indicios de que los legisladores federales pueden estar recibiendo información incompleta de las autoridades militares y locales, con el riesgo de que aumente la confusión o la politización sobre lo que está ocurriendo.

El representante republicano Matt Rosendale, de Montana, pareció establecer un vínculo directo este domingo en “CNN Newsroom” entre el globo chino y los últimos objetos, aunque hasta ahora no haya confirmación de que estén conectados.

“No me da mucha seguridad saber que estos artefactos son más pequeños”, dijo. “Me preocupan mucho los datos acumulados que se están recogiendo. … Necesito respuestas, y el pueblo estadounidense también”.

Estas especulaciones pueden ser prematuras. Pero el feroz debate político sobre el globo ha cambiado claramente el umbral de tolerancia de Biden hacia los objetos aéreos desconocidos.

Ahora se trata de disparar primero e investigar después.

Haley Britzky, de CNN, ha contribuido a este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content