Skip to Content

¿Quién es Sam Altman, el hombre detrás de ChatGPT? Lo que debes saber antes de su audiencia en el Congreso

Alexandra Ferguson

Nueva York (CNN) — Durante unos meses de 2017, corrió el rumor de que Sam Altman planeaba postularse como gobernador de California. En lugar de eso, mantuvo su trabajo como uno de los inversores y empresarios más influyentes de Silicon Valley.

Pero ahora, Altman está a punto de tener un debut político diferente.

Altman, CEO y cofundador de OpenAI, la empresa de inteligencia artificial (IA) responsable del chatbot viral ChatGPT y del generador de imágenes Dall-E, testificará ante el Congreso este martes. Su comparecencia forma parte de una audiencia de una subcomisión del Senado sobre los riesgos que la inteligencia artificial plantea a la sociedad y las garantías necesarias para esta tecnología.

ChatGPT puede elegir acciones mejor que tu administrador de fondos

También se espera que legisladores de ambos lados de la Cámara de Representantes celebren una cena con Altman este lunes por la noche, según múltiples informes. Se dice que decenas de legisladores tienen previsto asistir, y un legislador republicano lo describió como parte del proceso para que el Congreso evalúe “el extraordinario potencial y la amenaza sin precedentes que la inteligencia artificial representa para la humanidad”.

A principios de este mes, Altman fue uno de los varios CEO de tecnología que se reunieron con la vicepresidenta Kamala Harris y, brevemente, con el presidente Joe Biden como parte de los esfuerzos de la Casa Blanca para enfatizar la importancia del desarrollo ético y responsable de la inteligencia artificial.

La audiencia y las reuniones se producen en un momento en el que el ChatGPT ha desencadenado una nueva carrera armamentística en torno a la inteligencia artificial. Una lista cada vez mayor de empresas tecnológicas han desplegado nuevas herramientas de IA en los últimos meses, con el potencial de cambiar la forma en que trabajamos, compramos e interactuamos entre nosotros. Pero estas mismas herramientas también han suscitado las críticas de algunos de los nombres más importantes de la tecnología por su potencial para perturbar millones de puestos de trabajo, difundir información errónea y perpetuar los prejuicios.

Como CEO de OpenAI, Altman, quizás más que ninguna otra figura, ha llegado a ser el rostro de una nueva hornada de productos potenciados por la inteligencia artificial capaces de generar imágenes y textos en respuesta a las indicaciones de los usuarios. La comparecencia de esta semana puede consolidar su papel como protagonista del rápido crecimiento de la IA y aumentar el escrutinio sobre él y su empresa.

Quienes conocen a Altman lo describen como un pensador brillante, alguien que hace apuestas premonitorias e incluso se le ha llamado “un Yoda de las startups”. En entrevistas realizadas este año, Altman se ha presentado como alguien consciente de los riesgos que plantea la IA e incluso “un poco asustado” por la tecnología. Él y su empresa se han comprometido a avanzar con responsabilidad.

“Si alguien sabe adónde va esto, ese es Sam”, escribió Brian Chesky, CEO de Airbnb, en una publicación sobre Altman con motivo de la inclusión de este último este año en la lista de TIME de las 100 personas más influyentes.

“Pero Sam también sabe que no tiene todas las respuestas. A menudo dice: ‘¿Qué te parece? ¿Quizá estoy equivocado? Gracias a Dios, alguien con tanto poder tiene tanta humildad”.

Otros quieren que Altman y OpenAI se muevan con más cautela. Elon Musk, que ayudó a fundar OpenAI antes de separarse del grupo, se unió a decenas de líderes tecnológicos, profesores e investigadores en la firma de una carta pidiendo a los laboratorios de inteligencia artificial como OpenAI que detengan el entrenamiento de los sistemas de IA más potentes durante al menos seis meses, citando “profundos riesgos para la sociedad y la humanidad”.

Altman reconoció estar de acuerdo con partes de la carta. “Creo que moverse con cautela y un rigor cada vez mayor para las cuestiones de seguridad es realmente importante”, dijo Altman en un evento el mes pasado. “La carta no creo que fuera la forma óptima de abordarlo”.

OpenAI declinó una entrevista para esta historia.

5 advertencias sobre la inteligencia artificial que han hecho los expertos

El próximo Bill Gates

Puede que el éxito de ChatGPT haya atraído más atención pública sobre Altman, pero éste es una figura muy conocida en Silicon Valley desde hace años.

Antes de cofundar OpenAI con Musk en 2015, Altman, oriundo de Missouri, estudió informática en la Universidad de Stanford, pero la abandonó para lanzar Loopt, una aplicación que ayudaba a los usuarios a compartir sus ubicaciones con amigos y obtener cupones para negocios cercanos.

En 2005, Loopt formó parte de la primera hornada de empresas de Y Combinator, una prestigiosa aceleradora tecnológica. Paul Graham, cofundador de Y Combinator, describió más tarde a Altman como “un tipo muy inusual”.

“A los tres minutos de conocerlo, recuerdo que pensé: ‘Ah, así debía de ser Bill Gates cuando tenía 19 años'”, escribió Graham en una publicación en 2006.

El cofundador y CEO de OpenAI, Sam Altman, habla en el escenario durante TechCrunch Disrupt San Francisco 2019 en el Moscone Convention Center el 03 de octubre de 2019 en San Francisco, California. Crédito: Steve Jennings/Getty Images

Loopt fue adquirida en 2012 por unos US$ 43 millones. Dos años después, Altman tomó el relevo de Graham como presidente de Y Combinator. El cargo le permitió a Altman conectar con numerosas figuras poderosas de la tecnología. Permaneció al frente de la aceleradora hasta 2019.

Margaret O’Mara, historiadora de la tecnología y profesora de la Universidad de Washington, dijo a CNN que Altman “ha sido admirado durante mucho tiempo como un tipo reflexivo y significativo y en el número notablemente pequeño de personas poderosas que están como en la cima de la tecnología y tienen mucha influencia”.

Durante la administración de Trump, Altman ganó nueva atención como crítico vocal del presidente. En ese contexto, se rumoreó que estaba considerando presentarse como candidato a gobernador de California.

Sin embargo, en lugar de postularse, Altman buscó respaldar a candidatos que se alinearan con sus valores, que incluyen un menor costo de vida, energía limpia y quitar el 10% del presupuesto de defensa para dar a la investigación y el desarrollo de tecnología futura.

Altman sigue impulsando algunos de estos objetivos a través de su trabajo en el sector privado. Invirtió en Helion, una empresa de investigación sobre la fusión que la semana pasada firmó un acuerdo con Microsoft para vender energía limpia al gigante tecnológico en 2028.

Altman también ha defendido la idea de una renta básica universal y ha sugerido que la IA podría algún día ayudar a cumplir ese objetivo generando tanta riqueza que podría redistribuirse entre el público.

Como Graham dijo a The New Yorker sobre Altman en 2016: “Creo que su objetivo es hacer todo el futuro”.

Una sensación de IA de la noche a la mañana que lleva años gestándose

Al lanzar OpenAI, la misión original de Musk y Altman era adelantarse al temor de que la IA pudiera dañar a las personas y a la sociedad.

“Debatimos sobre qué es lo mejor que podemos hacer para garantizar que el futuro sea bueno”, dijo Musk al diario The New York Times sobre una conversación con Altman y otros antes de lanzar la empresa. “Podríamos sentarnos al margen o podemos fomentar la supervisión reguladora, o podríamos participar con la estructura adecuada con personas que se preocupan profundamente por desarrollar la Inteligencia Artificial de una manera que sea segura y beneficiosa para la humanidad”.

En una entrevista durante el lanzamiento de OpenAI, Altman explicó la empresa como su forma de intentar dirigir el camino de la tecnología de IA. “Duermo mejor sabiendo que ahora puedo tener cierta influencia”, afirmó.

Si hay algo en lo que los entusiastas y los críticos de la IA pueden estar de acuerdo ahora mismo, es que Altman ha conseguido claramente tener cierta influencia sobre esta tecnología en rápida evolución.

Menos de seis meses después del lanzamiento de ChatGPT, se ha convertido en un nombre familiar, casi sinónimo de la inteligencia artificial misma. Los CEO lo utilizan para redactar correos electrónicos. Los agentes inmobiliarios la utilizan para redactar publicaciones y documentos legales. La herramienta ha aprobado exámenes de facultades de Derecho y Negocios, y se ha utilizado para ayudar a algunos estudiantes a hacer trampas. Y OpenAI acaba de lanzar una versión más potente de la tecnología en la que se basa ChatGPT.

ChatGPT y la última ola de IA podrían afectar a unos 300 millones de empleos en todo el mundo, según Goldman Sachs

Gigantes tecnológicos como Google y Facebook se apresuran ahora a ponerse a su altura. Una tecnología de IA generativa similar se está abriendo camino rápidamente en herramientas de productividad y búsqueda utilizadas por miles de millones de personas.

Un futuro que antes parecía muy lejano ahora parece estar a la vuelta de la esquina, tanto si la sociedad está preparada para él como si no. El propio Altman ha declarado no estar seguro de cómo acabará. O’Mara cree que Altman encaja en “la escuela de pensamiento tecnooptimista que ha dominado en [Silicon Valley] durante mucho tiempo”, que ella describe como “la idea de que podemos idear una tecnología que haga del mundo un lugar mejor”.

Aunque las observaciones cautelosas de Altman sobre la IA puedan parecer contrarias a esa forma de pensar, O’Mara sostiene que puede ser una “extensión” de la misma. En esencia, dice, está relacionada con “la idea de que la tecnología es transformadora y puede serlo de forma positiva, pero también tiene tanta capacidad para hacer tantas cosas que en realidad podría ser peligrosa”.

Y si la IA ayudara de algún modo a provocar el fin de la sociedad tal y como la conocemos, Altman podría estar más preparado que la mayoría para adaptarse.

“Me preparo para sobrevivir”, dijo en un perfil suyo de 2016 en The New Yorker, señalando varios posibles escenarios de desastre, incluyendo “Inteligencia Artificial que nos ataca”.

“Intento no pensar demasiado en ello”, dijo Altman. “Pero tengo armas, oro, yoduro de potasio, antibióticos, baterías, agua, máscaras antigás de las Fuerzas de Defensa israelíes y un gran terreno en Big Sur al que puedo volar”.

— Brian Fung de CNN contribuyó con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content