Skip to Content

Escaladores sordos hacen historia en el Everest

Ángela Reyes Haczek

(CNN) — ¿Cómo puedes hacer señas si llevas un piolet en la mano? ¿Se niegan los guías a trabajar contigo si no oyes? ¿Qué ocurre si no puedes ver al otro cuando se comunican por señas por la noche?

Estas son solo algunas de las cuestiones que los aventureros estadounidenses Scott Lehmann y Shayna Unger han abordado en su canal de YouTube, que documenta sus experiencias como pareja sorda que se abre camino hacia las cumbres de las montañas más altas del mundo.

El 22 de mayo, Unger y Lehmann se convirtieron en la tercera y cuarta personas sordas en hacer cumbre en el Everest.

Casualmente, en el camino Unger y Lehmann se encontraron con la segunda persona sorda en llegar a la cima: el ciudadano malasio Muhammad Hawari Hashim, que escaló el pico el 18 de mayo y fue visto sonriendo orgulloso mientras sostenía la bandera de Malasia en una imagen compartida en las redes sociales.

El hecho de que tres personas sordas escalaran la montaña más alta del mundo con tan solo unos días de diferencia —pocos años después de que el Tribunal Supremo nepalí revocara una prohibición impuesta a los escaladores discapacitados— llenó de orgullo a la comunidad sorda mundial.

Shayna Unger (izquierda) y Scott Lehmann celebran su ascensión al Everest. (Cortesía de Shayna Unger y Scott Lehmann)

La Federación Mundial de Sordos calcula que hay 70 millones de personas sordas en el mundo, que utilizan más de 300 lenguas de signos diferentes.

Unger y Lehmann forman parte de esa cifra. CNN les entrevistó vía Zoom en lengua de signos estadounidense (ASL).

Aumentan los alpinistas sordos

Hasta este año, solo una persona sorda había hecho cumbre en el Everest: el japonés Satoshi Tamura, un esquiador alpino que lo consiguió en su tercer intento, en 2016.

Al año siguiente, Nepal anunció que dejaría de expedir permisos de escalada a personas con discapacidad, entre las que se incluía la sordera.

La decisión enfureció a los escaladores discapacitados, entre ellos Hari Budha Magar, un soldado gurkha nacido en Nepal que sufrió una doble amputación al pisar un artefacto explosivo improvisado mientras servía en Afganistán.

Él formó parte de una coalición de nepalíes discapacitados que lucharon contra la prohibición ante el Tribunal Supremo de Nepal, que en 2018 fue derogada.

Magar coronó con éxito el Everest el 19 de mayo de este año, convirtiéndose en el primer amputado doble por encima de la rodilla en completar la ascensión.

El entorno del Everest puede dificultar la comunicación de cualquier persona, sorda o no. Los vientos y los remolinos de nieve pueden dificultar la visión y la audición mutuas, y la oscuridad añade una capa adicional de desafío visual.

Escalar y superarse

Unger y Lehmann son pareja desde el instituto, pero no empezaron a escalar juntos hasta 2015, cuando hicieron cumbre en el Kilimanjaro.

Lehmann tenía mucha más experiencia después de hacer un viaje campo a través con unos amigos tras graduarse en Gallaudet, la única universidad de artes liberales del mundo para sordos y personas con dificultades auditivas.

Se enamoró de la escalada, pero se sintió frustrado por la falta de recursos disponibles en su lengua materna, el ASL.

Se apuntó a un curso, pero el instructor le informó que tendría que contratar y pagar un intérprete él mismo, y luego conseguir que un intérprete le acompañara en cada expedición. En lugar de eso, recurrió a YouTube, pero la mayoría de los videos no estaban subtitulados o los subtítulos automáticos no eran lo bastante buenos para seguirlos.

Sobre todo, aprendió por ensayo y error, observando a otros escaladores y copiándoles. Luego enseñó a Unger a escalar.

Normalmente, la pareja utiliza la aplicación de traducción de voz a texto Big para comunicarse con los guías y otros escaladores, pero la señal telefónica a gran altitud es muy débil. Incluso algo tan sencillo como teclear resulta complicado a 25.000 pies de altura: tendrían que quitarse los guantes para usar la pantalla táctil, lo que puede ser arriesgado a temperaturas tan bajas.

Unger y Lehmann decidieron asumir que ninguna tecnología les serviría en el Everest y se propusieron aprender a comunicarse en la medida de lo posible sin ella.

Antes de la ascensión, trabajaron con sus sherpas para aprender algunas nociones básicas de ASL y acordar señales visuales que todos pudieran utilizar. A la tercera semana de escalar juntos, la pareja y sus sherpas eran capaces de interactuar fácilmente, sin necesidad de utilizar una aplicación o escribir las cosas en un papel.

El trabajo adicional previo a la escalada resultó fundamental.

Cerca de la cumbre, la máscara de Lehmann se llenó de hielo y empezó a entrar en pánico. Sin embargo, pudo comunicarse con su sherpa, que rápidamente arregló la máscara y puso al grupo de nuevo en marcha.

“Tuvimos que superar muchas barreras para llegar al Everest, así que cuando llegamos a la cima sentimos que habíamos superado todas las adversidades”, dice Unger. “Estábamos muy orgullosos de nosotros mismos”.

En el campo base del Everest, Unger y Lehmann se habían hecho amigos de Hashim, el alpinista malayo. Vio a la pareja firmando y se acercó a presentarse.

Aunque no tenían un lenguaje de signos en común, el trío se hizo amigo y se comunicaban mediante una mezcla de ASL, lenguaje internacional de signos y gestos.

Hashim llegó antes que la pareja a la cima el 18 de mayo, pero no se le ha vuelto a ver. Desapareció al día siguiente mientras descendía de la cumbre al Campo Cuatro.

Los gobiernos de Malasia y Nepal colaboraron en una misión de búsqueda, que finalmente se abandonó el 6 de junio.

Este año ha sido peligroso en la montaña. Nepal fue muy criticado por expedir el mayor número de permisos de escalada de su historia, en medio de la preocupación por una posible masificación. Se ha confirmado la muerte de doce escaladores en la temporada 2023, y otros cinco —incluido Hawari— están desaparecidos.

Es probable que Unger y Lehmann fueran las dos últimas personas sordas que Hashim vio antes de morir.

“Por supuesto que sabemos que el alpinismo conlleva riesgos”, dice Unger. “Pero le ocurrió a nuestro amigo, y a nuestra comunidad sorda, y no es fácil para nosotros”.

Muhammad Hawari Hashim (izquierda), un guía sherpa, Shayna Unger y Scott Lehmann en el campamento base del Everest. (Cortesía de Shayna Unger y Scott Lehmann)

Señales de futuro

La pareja aspira ahora a ser los primeros alpinistas sordos en completar las Siete Cumbres, las montañas más altas de cada continente. Solo 460 personas han logrado esta hazaña.

Además del Kilimanjaro, también han escalado el Aconagua y el Denali, los picos más altos de Sudamérica y Norteamérica respectivamente.

“Con la actitud y los ajustes adecuados, la naturaleza está al alcance de las personas sordas o con problemas de audición”, afirma Lehmann. “Está disponible para las personas con discapacidades”.

Luego habla de lo que espera que piensen los niños sordos y con dificultades auditivas cuando vean que dos adultos sordos han conquistado la montaña más alta del mundo.

En ASL, una forma de mostrar énfasis en una palabra es repitiendo un signo varias veces, haciéndolo más grande o más urgente.

Cuando habla de su objetivo de inspirar a los jóvenes sordos y con dificultades auditivas, Lehmann utiliza repetidamente el signo de “sueño”, que parece un globo hinchado, pero lo infla hasta que es cada vez más grande, casi cubriéndole todo el cuerpo.

Es difícil traducir este concepto al inglés.

Pero, como demuestran las experiencias de montañismo de Lehmann y Unger, la ambición tiene sentido en todos los idiomas.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content