Skip to Content

Se enamoraron en un viaje por Europa, pero por un momento se perdieron el uno del otro. Así se reencontraron y ahora llevan 24 años casados

Alexandra Ferguson

(CNN) — Cuando Tom Latkovic despertó, no podía creer su suerte. Había encontrado a la mujer de sus sueños y, menos de 12 horas después, la había perdido, quizá para siempre.

Era el verano de 1998 y Tom, un joven de 22 años recién titulado por la Universidad de Michigan, estaba en una aventura europea de seis semanas como mochilero.

La noche anterior se había cruzado en un hostal de Munich con Kim Morgan, que acababa de terminar sus estudios de posgrado en la Universidad de Memphis. La chispa fue instantánea. Tom y Kim pasaron toda la noche juntos, primero en grupo con John, el compañero de viaje de Tom, y Amanda, la amiga de Kim, y más tarde paseando solos por la ciudad.

Los dos jóvenes viajeros acabaron tumbados uno al lado del otro en la hierba del Jardín Inglés de Munich, mirando las estrellas, hablando de sus vidas, sumidos en lo romántico del momento.

Se conocieron haciendo el Camino de Santiago. Dos semanas después estaban comprometidos

Pero era el día siguiente y Kim no aparecía por ninguna parte. Y no solo eso, Tom no sabía su apellido, no tenía sus datos de contacto y no tenía ni idea de dónde podría estar.

Conocer a Kim en primer lugar se había sentido como algo predestinado. Pero Tom decidió que no iba a confiar en que el destino golpeara dos veces.

“Soy más de los que dicen que la providencia favorece a los preparados”, explica actualmente a CNN Travel.

Así que Tom y su amigo John salieron del hostal y pasearon por Munich durante un par de horas. Mientras caminaban, Tom formuló un plan.

Escribió sus datos de contacto, su nombre completo, su dirección de correo electrónico, la dirección de sus padres en Ohio, en un trozo de papel, para que “si alguna vez veía a Kim caminando por algún sitio, al otro lado de la calle, pudiera tirárselo o algo”.

Pero aún así, parecía una posibilidad remota. Tom decidió que necesitaba una estrategia más completa.

“Y esa estrategia era: buscar el lugar público más grande y encontrar alguna forma de hacerse notar”, recuerda.

Tom y John se dirigieron a la Marienplatz de Munich, una plaza central en medio de la ciudad. Aquel día de finales de mayo de 1998, Marienplatz estaba abarrotada de viajeros tomando fotos y admirando la arquitectura neogótica. Parecía probable que Kim estuviera entre ellos, pero era imposible divisarla entre la multitud.

Aun así, el paso uno del plan de Tom estaba completo: “Encontrar el lugar público más grande”.

En el centro de la plaza, un artista callejero hacía equilibrios encima de un monociclo alto. Los espectadores lo rodeaban, animando y aplaudiendo.

Cuando el artista callejero sacó dos grandes espadas y anunció que necesitaba un voluntario, Tom se dio cuenta de que era la forma perfecta de cumplir la segunda parte de su plan:

“Encontrar alguna forma de hacerse notar”.

“Yo no me presto voluntario para cosas así, normalmente nunca lo habría hecho, pero había mucha gente…”, recuerda.

Así que Tom se adelantó con entusiasmo, arrastrando a su paso a un John algo desanimado. En poco tiempo, los dos hombres estaban de pie en el centro del círculo, pasando las espadas al artista para que hiciera malabares encima de su monociclo. La multitud de espectadores gritó y aplaudió.

Luego la actuación terminó y el artista callejero hizo circular su sombrero, mientras los turistas sacaban monedas de sus bolsillos. Tom miró esperanzado a su alrededor, pero Kim no aparecía por ninguna parte.

Empezaba a pensar que era una causa perdida, cuando alguien le tocó el hombro.

Tom se dio la vuelta. Era Kim. Vio reflejada en su cara la incredulidad, el alivio y la felicidad que sentía.

“No pensé que te volvería a ver”, dijo Kim, sonriendo.

“Creía que te habías ido”, dijo Tom.

Contra todo pronóstico, Tom y Kim habían vuelto a encontrarse. Pero esto era apenas el comienzo de su historia.

Un encuentro en Munich

Kim y Tom conectaron al instante cuando se conocieron en el ascensor de un hostal de Múnich. Crédito: Kim Latkovic

Al igual que Tom, Kim había pasado aquel día incrédula por haber encontrado a alguien que parecía tan perfecto, y haberlo perdido con la misma rapidez.

Pero mientras que Tom intentó tomarse el destino por su mano, Kim enfocó la situación de otra manera. Decidió que el destino ya le había traído a Tom una vez. Eso sugería que, si estaba destinado a ser, se cruzaría de nuevo con él.

Pero mientras pasaba el día haciendo turismo por Munich, Kim empezó a arrepentirse de esa decisión. Y siguió recordando el momento en que conoció a Tom.

Todo empezó en el albergue juvenil 4You Munchen, un centro para mochileros situado cerca de la estación central de ferrocarril de la ciudad.

Mientras esperaba el ascensor con Amanda, Kim vio a Tom caminando por el pasillo con John. Enseguida, Kim pensó que Tom era “muy lindo”.

Mientras tanto, Tom, que había estado planeando subir por las escaleras, cambió rápidamente de rumbo cuando vio a “esta llamativa mujer con vestido”.

Pero una vez que estuvieron todos dentro del ascensor, Tom se encontró de repente tímido e inseguro sobre cómo entablar conversación con Kim.

“Recuerdo que pensé: ‘Bueno, alguien tiene que decir algo'”, recuerda Kim.

Así que preguntó a Tom y John de dónde eran. A partir de ahí, Tom, Kim, Amanda y John charlaron sobre sus respectivas universidades y viajes.

El ascensor llegó al vestíbulo del albergue y los viajeros salieron juntos a la cálida tarde. Por casualidad, todos iban en la misma dirección: a la Hofbrauhaus Munchen, una cervecería al aire libre, restaurante e institución de la ciudad. Tom, Kim, Amanda y John se dirigieron juntos hacia allí, sin dejar de hablar.

Cuando llegaron a la Hofbrauhaus, los cuatro se quedaron un momento charlando, pero luego, en lugar de sentarse en mesas separadas, decidieron sentarse juntos en el patio al aire libre.

“Tom estaba sentado enfrente de mí, en una larga mesa de picnic, y era casi como si nos estuviéramos entrevistando”, recuerda Kim.

“A los nueve segundos ya estábamos coqueteando”, dice Tom.

De izquierda a derecha: John, Kim, Tom y Amanda en el Hofbrauhaus Munchen la primera noche que se conocieron.Crédito: Kim Latkovic

Entre las preguntas que se hicieron estaban:

“¿Quieres tener hijos? ¿Quieres casarte? ¿Cómo ves tu vida? ¿Qué quieres para tu futuro?”.

“Creo que John y Amanda pensaban: ‘¿Qué está pasando aquí?”, dice Kim riendo.

“También bebimos mucha cerveza”, añade Tom.

Llevábamos un rato así cuando Kim introdujo en la conversación un detalle clave: tenía novio en Estados Unidos.

Esta noticia le causó sorpresa a Tom. Ya parecía obvio que había una conexión entre él y Kim. De alguna manera, todo lo demás parecía irrelevante.

“Para nosotros estaba claro”, dice. “Estaba claro para John y Amanda”.

Esta pareja emprendió la vuelta al mundo en moto con su querida perra. Entonces sobrevino la tragedia

Más tarde esa noche, cuando Tom y Kim estaban tumbados uno al lado del otro en el Jardín Inglés de Munich, su conversación, que había sido casi constante durante toda la noche, se detuvo.

En el repentino silencio, Kim se volvió hacia Tom y le preguntó en qué estaba pensando.

“Estaba pensando en lo bonito que es el cielo”, dijo él.

“¿En qué más estás pensando?”, insistió Kim.

Tom hizo una pausa y luego dijo:

“Estaba pensando en lo mucho que me gustaría besarte”. “¿Y a qué esperas?”, recuerda Kim hoy. “Y me besó”.

Así se enamoraron dos extraños en el ascensor de un hotel en Grecia

Perdiéndose el rastro

Aquí está Tom ayudando al artista callejero en Marienplatz. Crédito: Kim Latkovic

Cuando Tom y Kim volvieron al hostal, eran casi las 5 de la mañana. Se fueron cada uno por su lado a sus respectivas habitaciones, con la promesa de verse para desayunar.

Pero por la mañana Kim no veía a Tom ni a John por ninguna parte.

Amanda sugirió a Kim que llamara a la puerta de la habitación de Tom, por si aún estaba dormido. Pero Kim no se atrevía a hacerlo, le parecía demasiado atrevido.

“Así que me quedé quieta aunque Amanda no paraba de animarme”, recuerda.

En lugar de eso, se sentó abajo a esperar. Pasaba el tiempo y seguía sin haber rastro de Tom.

“Después de esperar desesperadamente una o dos horas en el vestíbulo, me di por vencida”, dice Kim.

Mientras se alejaba del hostal, Kim se dio cuenta de que, aunque lo sabía casi todo sobre los objetivos de la vida de Tom, sus ambiciones, sus sueños, no sabía su nombre completo y no tenía forma de ponerse en contacto con él.

Kim no sabía que Tom había estado en su habitación todo ese tiempo, durmiendo accidentalmente todo el día.

Una pareja de Carolina del Norte planea la boda de sus sueños después de que su prometido ganara US$ 150.000 en la lotería

Pero de alguna manera, contra todo pronóstico, Tom y Kim se reencontraron aquella tarde en Marienplatz.

Kim nunca olvidará el momento en que vio a Tom ayudando al artista callejero con su truco de la espada. Incluso hizo algunas fotos con su cámara.

“No lo podía creer”, dice Kim. “Pensé que nunca volvería a verlo”.

Tras reencontrarse, Tom, Kim, Amanda y John permanecieron juntos en la plaza, hablando durante varias horas. Su reencuentro duró poco: Tom y John se iban a Praga esa misma tarde.

“Pero entonces, antes de que tuvieran que salir para tomar el tren nocturno a Praga, Tommy sacó del bolsillo un papel con su nombre, dirección, número de teléfono y correo electrónico”, recuerda Kim.

Aquí está Kim en uno de los muchos trenes europeos que cogió ese verano. Créditos: Kim Latkovic

Este era el papel que había preparado antes. A Kim le desconcertó un poco la idea de que lo hubiera cargado todo el día. Pero se sintió aliviada de que, aunque tuvieran que separarse de nuevo, lo harían al menos sabiendo el nombre completo del otro.

Y antes de despedirse, Kim mencionó que ella y Amanda se dirigirían al albergue juvenil Balmer’s, en la montañosa Interlaken, Suiza, dentro de una semana.

Para Kim, este dato llevaba implícito un mensaje. Era su forma de decir: “Ahí es donde estaré dentro de una semana, si quieres verme, llega”.

Reunidos en Suiza

Tom y Kim volvieron a reunirse en Suiza y estrecharon aún más sus lazos. Crédito: Kim Latkovic

Una semana más tarde, Kim estaba tumbada en una hamaca, admirando el apacible entorno de Interlaken y su extensión de montañas, cielo y lagos.

Entonces levantó la vista y vio a un nuevo grupo de mochileros, recién bajados del tren, que se dirigían al albergue para registrarse. Miró las caras esperanzada y, efectivamente, allí estaba Tom.

“Sí llegó”, recuerda haber pensado Kim.

Durante los dos días siguientes, Tom, Kim, Amanda y John exploraron juntos Interlaken. Tom y Kim tenían la secreta esperanza de que Amanda y John también hicieran clic; no fue así, pero se llevaron bien y se hicieron buenos amigos.

Aquí están Tom y Kim, fotografiados paseando por una carretera rural de Lauterbrunnen (Suiza) una semana después de conocerse en Múnich. Crédito: Kim Latkovic

Los cuatro decidieron viajar juntos a su siguiente destino: un tren a Venecia, Italia.

Unos días más tarde, Tom y Kim se encontraron solos, paseando de la mano por los canales venecianos.

“Estábamos en uno de esos puentes sobre el río”, recuerda Kim. “Recuerdo que había luna, era una noche preciosa y estábamos allí hablando”.

“Vale, este tipo… aquí hay algo. Esto es único”, recuerda que pensó.

Entonces Tom se detuvo un momento, con aspecto serio de repente.

“Cuando te miro”, dijo. “Te veo vieja y canosa. Y puedo ver a todos nuestros hijos y nietos a nuestro alrededor”.

Normalmente Kim se habría alarmado por tal declaración. Pero le pareció exactamente lo que Tom debía decir en ese momento.

“Yo también”, dijo ella.

Más tarde, Tom llamó a casa. Le contó a su madre sobre Kim, explicándole que lo que tenían era “bastante especial”. “Al día de hoy, significa mucho para ella que se lo contara; fue la primera persona, aparte de John, que supo que había conocido a Kim”, dice Tom.

Al final de su viaje, Kim y Tom estaban seguros de que lo suyo iba para largo. Crédito: Kim Latkovic

La madre de Tom estaba muy emocionada por él. Pero cuando Kim llamó a casa, la reacción de sus padres fue ligeramente distinta. Estaban preocupados. ¿Qué pasaría con el novio de Kim de la universidad? ¿Y si se había dejado llevar por el romanticismo de unas vacaciones en Europa?

Pero ese mismo verano, cuando Kim regresó a Estados Unidos, puso fin a la relación con su novio y presentó a Tom a sus padres, la reacción de éstos fue distinta. En cuanto los padres de Kim conocieron a Tom y vieron la naturalidad con la que se llevaban, lo apoyaron incondicionalmente.

Durante los dos meses siguientes, Kim y Tom pasaron juntos todos los momentos que pudieron. No sabían muy bien qué pasaría después: Kim tenía un trabajo en Atlanta, Georgia, mientras que Tom iba a empezar a trabajar en Cleveland, Ohio. Esta larga distancia, unida a los firmes cimientos que habían sentado en Europa, aceleró su relación.

“Vivimos un año de noviazgo en un par de meses”, dice Tom.

En la Nochebuena de 1998, Tom le propuso matrimonio a Kim. Al año siguiente, se casaron en Memphis, Tennessee. Kim adoptó el apellido de Tom, convirtiéndose en Kim Latkovic.

En la cena de ensayo, John, el compañero de viaje de Tom, les hizo un regalo. Era una página enmarcada de su diario de viaje, fechada el 27 de mayo de 1998, la noche en que Tom y Kim se conocieron.

Un fragmento enmarcado del diario de viaje de John, que describe el momento en que Tom y Kim se conocieron. “Diez dólares a que Tom se casa con ella”, escribió John aquel día de 1998. Crédito: Kim Latkovic

“Ahora debo reflexionar sobre la idea del destino”, decía la entrada del diario. “De camino a cenar, Tom y yo conocimos a estas dos chicas, Kim y Amanda, en el ascensor de nuestro hostal. Acabamos yendo a cenar, nos quedamos en el Hofbrauhaus toda la noche y nos lo pasamos genial”.

“Fue muy interesante ver a Tom observar a Kim, y viceversa. No podía quitarme de la cabeza la idea de que esto tenía que pasar, que estos dos tenían que conocerse. US$ 10 a que Tom se casa con ella”.

Ella consiguió el último asiento de un vuelo junto a un desconocido. Ahora llevan 40 años casados

25 años después

Kim y Tom están felizmente casados y les encanta viajar juntos por el mundo. Crédito: Kim Latkovic

Veinticinco años después, Tom y Kim siguen felizmente casados y viven juntos en Memphis. La pareja tiene tres hijos, dos actualmente en la universidad y uno en el bachillerato. Siguen siendo amigos de Amanda y John. La página enmarcada del diario de John ocupa un lugar de honor en su casa, junto a una fotografía del día de su boda.

Tom y Kim siguen disfrutando juntos explorando nuevos destinos y en su casa tienen un mapa lleno de chinchetas con todos los países que han visitado hasta ahora.

Tom, Kim y sus tres hijos en un viaje reciente a Roma, Italia. Crédito: Kim Latkovic

Pero aunque a la pareja le encanta visitar nuevos lugares, uno de sus viajes más memorables fue una visita de vuelta a Munich en 2015, cuando llevaron a sus hijos a conocer el lugar donde comenzó su historia de amor.

Naturalmente, este viaje incluyó una peregrinación al hostal 4You, para posar para una foto fuera del ascensor.

“Me alegró mucho saber que sigue ahí y que sigue siendo un albergue juvenil para mochileros”, dice Kim.

Los hijos de Tom y Kim siguieron el juego, pero se quedaron un poco perplejos.

Cuando volvieron a Munich hace unos años, Kim, Tom y sus tres hijos se tomaron esta foto delante del ascensor donde empezó todo. Crédito: Kim Latkovic

“Creo que el ascensor en sí no era tan importante para ellos”, dice Tom riendo.

Después, la familia paseó por Marienplatz. Esta vez, Tom no se ofreció voluntario para ningún espectáculo callejero, pero Tom y Kim se encontraron reflexionando sobre la forma en que Tom se tomó el destino por su mano tras su casual encuentro inicial.

A 25 años de la primera vez que se vieron, la relación de Tom y Kim es más fuerte que nunca. Crédito: Kim Latkovic

Para Tom y Kim, las decisiones que Tom tomó aquel día les enseñaron una importante lección sobre el romance, y sobre la vida en general, que llevan consigo desde entonces.

“Sé valiente, asume riesgos, sé vulnerable”, resume Tom.

“Si no hubiéramos hecho cada una de esas cosas, es muy probable que no estaríamos juntos y eso sería un desperdicio. Sería horrible”, dice.

“La amo. Y ella ha hecho mi vida mucho mejor. Y tenemos unos hijos increíbles. Así que, para mí, la implicación es bastante profunda”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content