Skip to Content

ANÁLISIS | Así fue como Trump convirtió al “partido de la ley y el orden” en enemigo del FBI

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — El poder de Donald Trump palpitó durante una audiencia en el Capitolio este miércoles, cuando el director del FBI, Christopher Wray, enfrentó un ataque republicano que mostró cómo el expresidente puso patas arriba las lealtades tradicionales de Washington.

Los aliados de Trump, y los legisladores republicanos que parecían estar tratando de llamar su atención, criticaron a Wray, un funcionario designado por Trump, retratando al FBI como el brazo armado de la administración Biden, que busca evitar que Trump regrese al poder y está dedicado a perseguir a sus partidarios conservadores. Al Partido Republicano se le olvidó la reverencia tradicional por la aplicación de la ley y el respaldo a una agencia vista durante mucho tiempo como una de las instituciones más conservadoras del gobierno federal. Y los demócratas, que a menudo han albergado sus propias sospechas del FBI, por su tratamiento del movimiento de derechos civiles y durante la guerra contra el terrorismo, salieron en defensa de Wray.

No es inusual que las audiencias del Congreso degeneren en fanfarronería partidista indómita. Pero la sesión maratónica de la Comisión Judicial de la Cámara mostró un nivel más profundo de enemistad y mostró cómo los años de Trump de tratar de desacreditar a una agencia llamada a investigar su comportamiento aberrante ha desafiado su reputación.

Wray confesó que estaba desconcertado por la hostilidad, que sigue a los años en que su agencia fue arrastrada a la política, no solo en la era de Trump, sino después de que muchos demócratas culparon al predecesor de Wray, James Comey, por apilar la carrera de 2016 contra Hillary Clinton cuando reabrió una investigación por su servidor de correo electrónico.

ANÁLISIS | El dominio de Trump en el Partido Republicano hace que Estados Unidos se prepare para una campaña tóxica

¿Por qué Trump quiere retrasar una de sus causas judiciales? 2:14

“La idea de que estoy predispuesto en contra de los conservadores me parece algo descabellado dados mis propios antecedentes personales”, dijo Wray, un republicano que sirvió en el Departamento de Justicia durante el gobierno del presidente George W. Bush. Estaba respondiendo a una andanada de acusaciones de justicia politizada de la representante de Wyoming, Harriet Hageman, quien ganó su escaño al vencer a la entonces representante Liz Cheney en las primarias del año pasado después de que Cheney se pronunciara en contra de los frecuentes desafíos de Trump a la democracia y la Constitución.

El representante Jerrold Nadler de Nueva York, el demócrata de mayor rango en el panel, criticó la audiencia, parte de una serie de esfuerzos del Partido Republicano para mostrar la “armamentización” del Departamento de Justicia, como “poco más que arte escénico” y una muestra transparente del esfuerzo para proteger a Trump.

De hecho, la acusación del Partido Republicano de que la oficina está actuando como una agencia favorita de un presidente autoritario empeñado en perseguir a sus enemigos no está respaldada por los hechos. Es una imagen que suena más real en la última administración que en la actual.

ANÁLISIS | Esta es la agenda política y las propuestas de campaña que los republicanos están impulsando para 2024

Republicanos buscan absolver a Trump en caso de documentos clasificados

Republicano tras republicano en el panel se alistó en el esfuerzo por defender a Trump, tanto por su papel al incitar la insurrección del 6 de enero de 2021, o por su negativa a devolver documentos clasificados al gobierno después de que dejó el cargo, que es la raíz de una de sus dos acusaciones penales recientes. También acusaron al FBI de intentar enviar a Trump a la cárcel mientras se mostraba indulgente con Hunter Biden, el hijo del actual presidente que recientemente llegó a un acuerdo con los fiscales para declararse culpable de dos delitos fiscales menores y resolver un cargo de delito mayor relacionado con armas.

Análisis de los casos contra Donald Trump y Hunter Biden 4:32

Los ataques fueron consistentes con la estrategia central de la campaña de Trump de que él es un objetivo político. Trump se declaró inocente en el caso de los documentos clasificados y en otro juicio en Nueva York relacionado con un supuesto pago de dinero por silenciar a una estrella de cine para adultos.

Los ataques de Trump al FBI datan de la investigación de los múltiples vínculos de su campaña con los rusos en 2016, en un momento en que Moscú se entrometía en las elecciones estadounidenses.

Pero para sus aliados en las comisiones del Congreso, el expresidente es irreprochable.

“Si eres Trump, serás procesado. Si eres Biden, estarás protegido”, dijo el representante Wesley Hunt, alegando un doble rasero en el sistema de justicia. El republicano de Texas también se quejó de la búsqueda del FBI en el resort de Trump en Florida el año pasado, y dijo que Biden no recibió un trato similar después de que se encontraron documentos clasificados que datan de su época como vicepresidente en su casa y en su oficina. “El presidente Trump soportó una redada sin precedentes en su casa en Mar-a-Lago. Sin embargo, se registró respetuosamente la casa del presidente Biden”, acusó Hunt.

La caracterización ignora el hecho de que Trump supuestamente se resistió a entregar una mayor cantidad de documentos, mientras que Biden y el exvicepresidente Mike Pence cooperaron con las autoridades con material clasificado extraviado. El registro de la casa de Trump se llevó a cabo sobre la base de una orden obtenida de un juez que tenía que estar convencido de que había una causa probable para creer que se había cometido un delito. (Un fiscal especial todavía está investigando documentos clasificados encontrados en posesión de Biden, mientras que el Departamento de Justicia cerró un caso sobre el posible mal manejo de documentos encontrados en la casa de Pence en Indiana).

Wray trató de evitar comentar sobre casos específicos ante los tribunales. Pero expresó desdén por el manejo de material clasificado por parte de Trump fuera de una instalación de información compartimentada sensible (SCIF) de una manera que contradecía la narrativa republicana de que el expresidente es una víctima inocente. “Diré que existen reglas específicas sobre dónde almacenar información clasificada y que deben almacenarse en un SCIF. … y según mi experiencia, los salones de baile, los baños y los dormitorios no son SCIF”, dijo Wray.

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Jim Jordan, siempre dispuesto a defender a Trump, intervino para sacar a relucir los documentos encontrados en posesión de Biden. “¿Qué tal una caja en un garaje? ¿Una casa de playa en Delaware? ¿El Centro Biden?”, dijo Jordan, de Ohio. (No se encontraron documentos en el retiro de playa de Biden en Rehoboth, Delaware).

ANÁLISIS | Trump utiliza como arma el informe FBI-Rusia que exigió para seguir luchando contra las elecciones que nunca acaban

Un jefe del FBI que probablemente sea despedido por un presidente republicano

Wray entró a la audiencia sabiendo que tenía tiempo prestado. Trump; el gobernador de Florida, Ron DeSantis; y otros republicanos prometieron una destrucción integral del FBI, el Departamento de Justicia y otras agencias gubernamentales en respuesta a lo que afirman es un esfuerzo generalizado para evitar que Trump gane las elecciones de 2024. Algunos otros republicanos quieren desfinanciar o incluso eliminar la preeminente agencia de inteligencia y aplicación de la ley nacional de EE.UU., alegando que está empapada de prejuicios.

Los presidentes tienen el poder de despedir a los directores del FBI pero, en general, intentaron evitar interferir en los asuntos de la oficina en la era posterior a Watergate, después de que el presidente Richard Nixon intentara armar a la oficina y al Departamento de Justicia para perseguir a sus enemigos políticos. El término estándar de 10 años para los directores del FBI está destinado a mitigar la interferencia de la Casa Blanca y aislar a la persona que ocupa el cargo de la política.

Trump, sin embargo, rompió esa tradición cuando despidió a Comey y luego le dijo a NBC que lo hizo porque la oficina estaba involucrada en la investigación de los vínculos de su campaña de 2016 con Rusia.

La terrible experiencia de Wray de este miércoles mostró hasta qué punto las afirmaciones de Trump de que el FBI es parte de una conspiración del “Estado profundo” en su contra, y el constante ritmo de las acusaciones de los medios conservadores, han empañado la reputación de la agencia entre los republicanos.

“¿Estás protegiendo a los Biden?”, le preguntó a Wray otro aliado de Trump, el representante de Florida, Matt Gaetz.

Afirmar que Biden está usando al gobierno como arma política es ahora un artículo de fe en la campaña presidencial de 2024, a pesar de que fue Trump quien usó el poder de la presidencia para intentar que Ucrania investigara a su rival electoral de 2020 y luego trató de armar su Departamento de Justicia y el poder presidencial para anular el resultado de su derrota electoral.

Poco después de anunciar su candidatura a la Casa Blanca, DeSantis le dijo a Fox News: “no, no mantendría a Chris Wray como director del FBI. Habrá uno nuevo el primer día”. El gobernador de Florida también dejó en claro que su objeción no era simplemente a Wray, sino a la idea de que el FBI y el Departamento de Justicia deberían estar separados de la Casa Blanca. Su insinuación de que esas agencias deben actuar a voluntad del presidente inevitablemente generará temores de que no sean libres de investigar cualquier corrupción en la Casa Blanca.

“Creo que el Departamento de Justicia y el FBI se han perdido. Creo que han sido armados contra los estadounidenses que piensan como tú y yo”, dijo DeSantis a su entrevistador, el exrepresentante republicano Trey Gowdy. “Creo que se han vuelto muy partidistas. Parte de la razón por la que sucedió… es porque los presidentes republicanos han aceptado el engaño de que el Departamento de Justicia y el FBI son independientes”.

“No son agencias independientes. Son parte del poder ejecutivo. Responden al presidente electo de los Estados Unidos”, continuó.

La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, liderado por los republicanos, tiene todo el derecho de investigar al FBI: es su trabajo ejercer la supervisión. Y hay múltiples momentos en la historia de los Estados Unidos, sobre todo durante el mandato de décadas del director del FBI, J. Edgar Hoover, en los que la oficina se vio envuelta en política y acusada de corrupción.

Algunas investigaciones independientes que analizan la era Trump han encontrado irregularidades o errores en el FBI. Un inspector general del Departamento de Justicia, por ejemplo, concluyó que, si bien el inicio de la investigación de Rusia estaba justificado, hubo errores importantes en la forma en que la agencia llevó a cabo la investigación, incluido el uso de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

Y en mayo, el fiscal especial designado por Trump, John Durham, concluyó que el FBI nunca debería haber iniciado una investigación completa sobre las conexiones entre la campaña de Trump de 2016 y Rusia. Desde entonces, el FBI ha implementado lo que dice son decenas de reformas. Wray dijo que consideraba que la conducta descrita en el informe de Durham era “totalmente inaceptable”.

El fiscal especial John Durham concluye que el FBI nunca debió abrir una investigación sobre Trump y Rusia

Fiscal especial: FBI no debió investigar a Rusia por elecciones del 2016 2:12

Wray sufre un destino familiar como otros designados por Trump

Wray es el más reciente funcionario designado por Trump en descubrir que la atención del expresidente y sus partidarios pronto puede agriarse cuando los hechos contradigan su narrativa preferida.

Cuando fue nominado por primera vez en 2017, Wray fue aclamado por Trump como “un individuo impecablemente calificado”. Pero el entonces presidente se volvió en su contra después de que el director del FBI respaldara el hallazgo del inspector general sobre la investigación de Rusia. La experiencia de Wray fue compartida por el ex secretario de Justicia William Barr, quien moldeó públicamente el resultado del informe de la investigación de Rusia en beneficio de su jefe. Pero Trump más tarde criticó a Barr cuando negó que hubo una interferencia electoral generalizada en 2020.

Más recientemente, Trump ha estado criticando a David Weiss, el fiscal federal de Delaware que él nombró, quien refutó las acusaciones de los informantes del IRS que dijeron haber presenciado la interferencia política en la investigación de Hunter Biden. “Weiss es un cobarde, una versión más pequeña de Bill Barr, que nunca tuvo el coraje de hacer lo que todos saben que debería haberse hecho”, publicó Trump en su red Truth Social esta semana, y agregó: “sos niveles de justicia”.

Wray usó la audiencia para rechazar tales percepciones, incluso si sus interrogadores no querían escucharlo.

“Bajo mi supervisión, tenemos un estándar y es que vamos a perseguir los hechos dondequiera que nos lleven sin importar a quién le guste”, dijo. “Agrego esa última parte porque, especialmente en investigaciones delicadas, casi por definición, a alguien no le va a gustar”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content