Skip to Content

Un romance vertiginoso comenzó en una chocolatería de Bruselas y se convirtió en una historia de amor de casi 40 años

Alexandra Ferguson

(CNN) — Cuando el turista estadounidense Marty Kovalsky entró a una chocolatería de Bruselas en el verano de 1986, se enamoró del chocolate belga.

Se dio cuenta enseguida de que el chocolate estadounidense no se comparaba con el exquisito y sedoso de Bruselas. Tenía mucho sabor y era delicioso. Rápidamente se obsesionó.

Además, la tienda con la que tropezó era preciosa, al borde de la Grand Place, con sus imponentes edificios barrocos, el ayuntamiento del siglo XV y las pintorescas calles adoquinadas que la rodean. En el interior, la tienda ofrecía deliciosos chocolates de piso a techo.

Durante los dos días siguientes, Marty volvió a la chocolatería de la Grand Place un total de cinco veces. Cada vez le gustaba más.

Pero no era solo el encanto del chocolate lo que le llamaba, sino Myriam Van Zeebroeck.

Myriam Van Zeebroeck en la Grand Place de Bruselas, cerca de la chocolatería donde trabajaba. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck

Myriam era una experta lingüista y modelo de medio tiempo que había aceptado el trabajo en la chocolatería después de no conseguir un ansiado puesto de profesora.

“Estaba decepcionada por no haber conseguido mi primer puesto de profesora y quería trabajar”, cuenta Myriam a CNN Travel. “Me gustaba el trabajo porque podía utilizar mis conocimientos de lenguas extranjeras hablando con los clientes y el lugar era bonito y los compañeros de trabajo eran agradables”.

La primera interacción de Myriam y Marty fue, en apariencia, simplemente sobre chocolate. Pero inmediatamente, obviamente, había algo más burbujeando bajo la superficie. Cuando Marty salió por la puerta, con 100 gramos de chocolate en la mano, sonreía de oreja a oreja.

“No paraba de volver a la misma chocolatería, hablar con ella y coquetear”, cuenta actualmente a CNN Travel.

Los compañeros de trabajo de Myriam estaban convencidos de que el turista estadounidense iba a invitarla a salir. Myriam no les hacía caso, pero pasaba cada turno preguntándose si Marty entraría por la puerta y cuándo lo haría.

En la quinta visita de Marty a la tienda, Myriam y Marty hablaron un poco menos de chocolate y un poco más de sí mismos. Myriam tenía 21 años, había vivido toda su vida en Bruselas, se había criado en un hogar de habla neerlandesa y hablaba varios idiomas con fluidez. Marty tenía 23 años, acababa de graduarse y era la primera vez que viajaba fuera de Estados Unidos. Le dijo a Myriam que Bruselas le estaba encantando, pero sabía que apenas había visto la ciudad.

“Entonces me armé de valor y le dije: ‘¿Te gustaría enseñarme Bruselas?”, recuerda Marty.

Myriam sugirió a Marty que volviera a las 6 de la tarde y se reuniera con ella en la parte trasera de la tienda. Juntos recorrieron la Grand Place y se metieron en un bar.

La química que habían sentido en la chocolatería se acentuó cuando se sentaron frente a frente.

“Me besó en la taberna”, recuerda Marty. “Ambos sentimos mariposas”.

Aquí está Marty Kovalsky fotografiado en Bruselas en el verano de 1986. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck

Antes de separarse, Marty sacó de su mochila un billete de US$ 1 y garabateó la dirección de su casa en Los Ángeles. Se lo entregó a Myriam, quien lo examinó con desconcierto.

“Me parecía de mal gusto, ¿un billete de US$ 1? ¿No puedes escribir tu dirección en otra cosa, como un naipe o algo así?”, recuerda.

A pesar de todo, Myriam encontró encantador el gesto y a Marty.

Marty y Myriam volvieron a verse dos veces más. En su tercer encuentro, Myriam le dijo a Marty que también estaba saliendo con alguien, un chico de Bruselas.

En respuesta, Marty le compró a Myriam dos ramos de flores: uno de rosas amarillas y otro de rojas escarlata.

“Le dije: ‘El amarillo representa la amistad, y el rojo, el amor. Y tienes que elegir'”, recuerda Marty.

“¿No puedo tener los dos?”, preguntó Myriam.

“Y así fue como empezamos a tener una relación más romántica”, recuerda Marty.

Durante las semanas siguientes, se escribieron cartas entre sus encuentros. Marty enviaba sus cartas al domicilio de Myriam, mientras que Myriam escribía a Marty al buzón de American Express que utilizaba durante el verano.

Myriam rompió con Marty a través de una carta. Él estaba en Polonia y volvería a Bélgica poco después.

Y por mucho que le gustara Marty, Myriam sentía que su conexión no podía ir a ninguna parte: él vivía en Estados Unidos, ella en Bélgica. Solo podía ser un romance de verano, un breve enamoramiento. Mientras tanto, el chico que había conocido en Bruselas estaba allí. Elegirlo a él le pareció la opción más estable y menos espontánea. Myriam sugirió que Marty y ella podían seguir siendo amigos.

“Se me rompió un poco el corazón, pero seguimos en contacto”, dice Marty.

En una carta posterior, Myriam sugirió a Marty que fuera a su casa y conociera a sus padres, solo como amigo. Pero el día del encuentro, ella canceló el acuerdo y le envió un telegrama explicándole que a su novio no le gustaba la idea.

“Aún conservo ese telegrama”, dice Marty. “Dice: ‘Invitación cancelada. novio en desacuerdo’. Así que no llegué a conocer a su familia en 1986”.

Poco después, Marty tuvo que regresar a Estados Unidos. Myriam y él se separaron, aparentemente para siempre, y ambos intentaron seguir adelante. Marty volvió con su novia de la universidad. Myriam se puso más seria con el chico de Bruselas.

Pero en algún momento, la tradición de escribirse que habían iniciado cuando ambos estaban en la ciudad se convirtió en una amistad intercontinental por correspondencia.

Las cartas eran platónicas. La mayoría de las veces, se ponían al día sobre sus carreras: Marty trabajaba en ventas y estaba pensando en formarse como abogado, mientras que Myriam había dejado la chocolatería y quería ascender en la industria de la moda. Pero por debajo de las sutilezas y el tono cortés, cada mensaje sugería un sentimiento profundo que no se había desvanecido.

“Pienso en ti”, escribía Myriam en el reverso de las postales, mientras que Marty le enviaba fotografías del verano de 1986 que habían pasado juntos.

Amigos por correspondencia

Marty y Myriam se escribieron cartas durante años. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck

Los meses se convirtieron en años y Marty y Myriam se mantuvieron al tanto de la vida del otro a través de sus cartas.

De vez en cuando seguían pensando el uno en el otro. Marty recordaba a Myriam como “la chica más romántica y guapa con la que he salido”. Myriam soñaba despierta con Marty, y luego se recordaba a sí misma que habría sido “demasiado difícil permitir que una relación así creciera”.

Un par de años después, en 1988, Marty visitó Bélgica de vacaciones con su novia. Le habló de su vieja amiga Myriam y le propuso que salieran a tomar algo con Myriam y su novio. Los dos antiguos amantes y sus actuales parejas salieron juntos, mientras que la hermana pequeña de Myriam, que tenía curiosidad por conocer a Marty y presenciar esta inusual situación, también los acompañó.

Pasaron otros dos años, entre cartas y postales. Marty y Myriam se recordaban con cariño, pero cada vez estaban más comprometidos con sus respectivas vidas y relaciones a ambos lados del Atlántico. Marty estaba por presentar el examen de abogacía. Myriam trabajaba como jefa de ventas en una importante empresa de moda europea. Ambos se habían ido a vivir con sus parejas.

Dos años más tarde, en noviembre de 1992, Marty y su hermano organizaron un viaje a Europa para celebrar que Marty se había licenciado en Derecho. Marty le escribió a Myriam para comunicarle la noticia, mencionando que pasaría por Bruselas y sugiriendo una posible cita con Myriam y su novio.

Pero el novio no pudo venir, así que al final Myriam vino sola. Y Marty y ella se encontraron solos por primera vez en seis años.

“Durante los otros años, más o menos nos manteníamos al tanto de la vida del otro”, dice Marty.

Pero en esta ocasión, Marty y Myriam, que ahora estaban al final de sus 20, fueron más francos y se sinceraron de una forma que sorprendió a ambos.

“Empezamos a hablar de lo que queríamos en la vida, de los hijos que queríamos, de lo que queríamos hacer y de lo que era importante para nosotros”, dice Marty.

Y a medida que avanzaba la velada, empezaron a hablar de 1986.

“Recordamos que nuestro romance fue el más romántico de nuestras vidas”, dice Marty.

Luego cada uno siguió su camino. Ambos mantenían relaciones con otras personas y querían respetar esos límites.

Pero tanto Marty como Myriam se fueron con la sensación de que algo había cambiado entre ellos.

Conexión en California

Marty y Myriam se volvieron más cercanos tras su encuentro en 1992. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck

Después de aquel encuentro de noviembre de 1992, las cartas de Marty y Myriam se hicieron más largas y personales. Esperaban con impaciencia escuchar del otro.

Y entonces Marty empezó a enviar por correo a casa de Myriam cintas de dictáfono (acababa de comprar una para el trabajo).

“Tenía una voz muy sexy”, recuerda Myriam.

Una noche, mientras escuchaba las cintas, se reía con los chistes de Marty y se deleitaba con sus historias, Myriam lo supo.

“Me enamoré”, pensó. “Otra vez”.

Myriam no podía creerlo.

“Me di cuenta de que tenía que dejar mi situación con mi novio”, dice hoy.

Así que Myriam se mudó del departamento que compartía con su ex y volvió a vivir con sus padres. Entonces, llamó a Marty a California. Era una conversación que no podía suceder por carta. Necesitaba una respuesta inmediata.

“Nunca hemos tenido una relación de verdad”, dice Myriam por teléfono. “No sabemos cómo sería, la verdad. ¿Qué te parece? ¿Funcionaría? ¿Deberíamos intentarlo?”

Al otro lado de la línea, Marty guardó silencio. Myriam interpretó el silencio como incertidumbre. Pero en realidad, Marty no podía creer que su sueño estuviera a punto de hacerse realidad.

“Durante siete años, ella fue la chica de mis sueños”, dice. “Comparaba a todas las que conocía con ella”.

Los dos decidieron que Myriam vendría a California a visitar a Marty. Ella reservó sus vuelos y empezó a contar los días. En los preparativos del viaje, Marty y Myriam hablaban por teléfono varias veces a la semana, acumulando grandes facturas de llamadas internacionales. Enviaron faxes. Planearon el reencuentro e imaginaron cómo sería.

Pero todo lo que imaginaron no pudieron prepararlos para la realidad cuando, en septiembre de 1993, Myriam llegó a California.

Marty y Myriam volvieron a enamorarse cuando se reencontraron. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck

Cuando Myriam volvió a ver a Marty, la profundidad del sentimiento que habían sentido por primera vez en la chocolatería de Bélgica regresó de golpe.

“Estaba enamoradísima de él, aunque había cambiado: había perdido el pelo, tenía pelo cuando lo conocí”, dice.

“Pero por alguna razón no era tan importante. Seguía siendo muy fuerte. Esas fantasías se reavivaron. Simplemente habían estado ahí desde antes. Todo volvió”.

Tras un par de semanas maravillosas y de ensueño, Marty y Myriam decidieron que iban a intentar que su relación funcionara.

La pareja decidió comprometerse. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck

“Si estás tan enamorado y sabes que puede funcionar, tienes que intentarlo de verdad”, dice Myriam. “Y si no hubiera funcionado, igual habríamos sido mejores por intentarlo”, añade Marty.

Después de la reunión californiana, Marty viajó a Bélgica para conocer a la familia de Myriam. Un par de meses después, le propuso matrimonio y Myriam hizo las maletas y se mudó a Estados Unidos. En unos meses se casaron.

A algunos de sus seres queridos les pareció un torbellino. Pero para Marty y Myriam, su romance se hizo esperar. El día de su boda, lo que más sentían era gratitud.

“Me llevó mucho tiempo tener el valor de decir: ‘Esto es algo que puedo hacer’. Y ser independiente”, dice Myriam. “Me di cuenta de que, ‘Dios, nunca había conocido a nadie tan compatible conmigo'”.

Treinta años después

Aquí están Marty y Myriam fotografiados fuera de la chocolatería donde se conocieron en junio de 2023. Crédito: Cortesía de Marty Kovalsky y Myriam Van Zeebroeck En los 30 años que han pasado desde que Marty y Myriam decidieron estar juntos, la pareja nunca ha mirado atrás.

No siempre fue fácil para Myriam adaptarse a la vida en un nuevo país: todos los contactos que tenía en la industria de la moda parecían carecer de sentido en Estados Unidos. Pero al final Myriam volvió a su primera aspiración profesional: la enseñanza. Hoy trabaja en un instituto de artes escénicas de Los Ángeles, donde enseña francés, una asignatura que le encanta.

Marty y Myriam también tienen una hija, Laura, que creció en un hogar multicultural y multilingüe en el que se celebraban la cultura belga y neerlandesa de Myriam y la herencia estadounidense y judía de Marty.

Marty dice que para él el “secreto” del matrimonio, y de ser feliz en general, es el sentimiento que definió el día de su boda: “gratitud”.

Dice que está muy agradecido de que Myriam entrara en su vida, de que mantuvieran el contacto, de que finalmente se dieran una oportunidad el uno al otro, de que sean un frente unido y de que sean tan amigos como cónyuges, un “vínculo tremendamente fuerte” que consideran forjado por sus años de escribirse cartas.

Myriam está de acuerdo.

“Mientras esa luz piloto del amor siga encendida, puede volver con la misma fuerza más adelante”, dice. “Yo no tuve el valor de elegir a Marty como posible relación seria en 1986, pero me alegro de que aún tuviéramos la oportunidad más adelante de tomar esa decisión de apostar por nuestra relación. Tuvimos suerte de que ambos pudiéramos tomar esa decisión en 1993”.

La pareja también conserva todas las cartas que se enviaron, excepto algunas de las primeras de 1986, que Myriam, de entonces 21 años, temía que cayeran en manos de su entrometida hermana pequeña.

“Me deshice de algunas porque eran demasiado atrevidas”, dice riendo.

Hace poco, Marty y Myriam pasaron un mes viajando por Europa, lo que naturalmente incluyó una parada en la Grand Place de Bruselas para ver la chocolatería, que sigue abierta.

Esta peregrinación se debió, en parte, a que Marty sigue sin poder resistirse al chocolate belga. Pero también fue una oportunidad para que la pareja reflexionara sobre cómo se conocieron y dónde están hoy, contra todo pronóstico, 37 años después.

“Me parece increíble y afortunado que nuestro encuentro en la chocolatería desembocara en una cita, un romance y, más tarde, una relación”, dice Myriam. “Nunca sabes dónde puedes conocer al amor de tu vida”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content