Skip to Content

Solo quieren ir a clase: estos estudiantes universitarios están atrapados en el medio mientras el conflicto entre Israel y Hamas se extiende al campus

Sol Amaya

(CNN) — Más allá de las pesadas puertas de hierro de la Universidad de Columbia adornadas con las palabras “Que todos los que entren aquí encuentren bienvenida y paz”, un estudiante de posgrado de 25 años dijo que sentía una inmensa presión para “elegir un bando” en la guerra entre Israel y Hamas.

El estudiante, que es de Italia y trabaja en un doctorado en estadística, recordó que amigos de ambos lados del conflicto se le acercaron repetidamente y se negó a prestar su nombre a peticiones o declaraciones sobre este tema tan tenso.

Guerra entre Israel y Hamas en vivo: ataques en Gaza, muertes, noticias y más

“No soy un experto. No tengo una opinión”, dijo el estudiante, presidente de la Sociedad Italiana de la universidad. “No es sencillo y mucha gente está muriendo. Mi opinión es que es triste”.

Los campus universitarios estadounidenses, bastiones del discurso político y la protesta desde hace mucho tiempo, están viendo fisuras cada vez mayores creadas por el intenso debate sobre un conflicto que ha provocado contención durante décadas. Mientras que los estudiantes de ambos lados dicen que se sienten ignorados y abandonados por la administración de la universidad, los jóvenes que no toman una posición sobre la guerra argumentan que esos sentimientos también son válidos para ellos.

Los estudiantes protestan en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York el 12 de octubre de 2023.(Jeenah Moon/Reuters)

“Puedes actuar como si no te importara y evitar lo que digan, o puedes intentar razonar y comprender lo que está pasando para ver una forma ideológica de elegir un bando. Pero la situación es muy complicada”, dijo el estudiante, quien se mudó a Nueva York en agosto después de estudiar en Texas.

“O no te importa o te sientes perdido. Es demasiado para intentar manejarlo”.

“Ni siquiera quiero involucrarme en el campus”

Las opiniones arraigadas sobre el conflicto de larga data no solo han dado lugar a medidas disciplinarias contra los miembros del profesorado, sino que también han creado una feroz reacción contra los estudiantes más vocales. Como resultado, muchos graduados y estudiantes universitarios que se acercan al final de uno de los semestres más tumultuosos de la historia reciente coinciden en que el ambiente altamente cargado está impactando la vida universitaria, convirtiendo un lugar de aprendizaje en un lugar de desconfianza y desorden.

“Ni siquiera quiero involucrarme en el campus”, dijo un estudiante de segundo año de Derecho de Columbia, que es judío y no quiso dar su nombre, luciendo exhausto después de las recientes manifestaciones pro-israelíes y pro-palestinas en el campus. “Ahora quiero graduarme y salir de aquí”.

En una reciente tarde de noviembre, los manifestantes se reunieron a ambos lados de Low Plaza, el corazón del campus de Columbia en la sección Morningside Heights de Manhattan. Ese día, y en otros momentos de este otoño, los administradores escolares cerraron los extensos terrenos al público en parte “para ayudar a mantener la seguridad y el sentido de comunidad a través de actividades de demostración planificadas”, según un comunicado.

Las palabras “Rincón de la Paz”, que habían sido garabateadas con tiza sobre un banco en Campus Walk, la arteria principal de la universidad, ahora habían sido borradas.

Con el campus cerrado al público ese día, un portavoz de la universidad acompañó a un periodista y señaló que los eventos relacionados con la guerra no fueron sancionados por Columbia y violaban la política escolar.

En los empinados escalones de granito que conducen desde la amplia explanada hasta el pórtico que rodea la entrada de la Biblioteca Low, los manifestantes coreaban “Alto el fuego ahora” con una cadencia mesurada y contenida.

Un refugiado palestino, Mohsen Mahdawi, pronunció un apasionado discurso sobre su experiencia al recibir un disparo en la pierna en un campo de refugiados. Mohsen, un estudiante universitario, luego condujo a los manifestantes escaleras abajo y rodeó a un grupo de estudiantes judíos, que ondeaban banderas israelíes y se negaron a moverse, para escenificar un “die-in” [tipo de protesta en la que un grupo de personas yace en el suelo como si estuvieran muertos].

“No vamos a morir bajo una bandera israelí”, dijo, lo que llevó a los manifestantes a mantener su protesta lejos de las banderas.

En lo alto de las escaleras, un estudiante de último año de biología –“un estudiante de historia reformado”– solo dio su nombre de pila, Daniel. Es mitad iraní. La tensión en el campus, dijo, lo hacía sentir incómodo: un “malestar mental”.

Daniel dijo que no tiene problemas para decir lo que piensa. Pero advirtió que “elegir un bando” puede llevar a que el nombre y la cara de uno se muestren en un cartel móvil de “doxxing” [publicar información privada de una persona sin su consentimiento] que una organización conservadora sin fines de lucro ha utilizado para avergonzar a los estudiantes pro palestinos. Daniel solo comparte sus opiniones con amigos cercanos y familiares, dijo.

“La paz física y la paz ideológica son dos cosas diferentes”, dijo mientras se disolvía la manifestación.

En octubre, el rector de la universidad, Minouche Shafik, abordó el doxxing (una invasión en línea de la privacidad personal) en una declaración.

“Algunos estudiantes, incluso en Columbia, han sido víctimas de (doxxing)”, dijo Shafik. “Esta forma de acoso en línea, que implica la publicación pública de nombres e información personal, ha sido utilizada por extremistas para atacar a comunidades e individuos. Este tipo de comportamiento tampoco será tolerado y debe reportarse a través de los canales escolares apropiados. Cuando corresponda, derivaremos estos casos a autoridades externas”.

Columbia ha creado un grupo de recursos para abordar cuestiones relacionadas con el doxxing, el acoso y la seguridad en línea.

La universidad pospuso su evento masivo de recaudación de fondos Giving Day en octubre en medio de tensiones latentes en el campus por la guerra entre Israel y Hamas.

“En este momento, sabemos que la atmósfera en el campus está extremadamente cargada y muchos están preocupados por su seguridad personal”, dijeron funcionarios de Columbia en un comunicado el 12 de octubre.

Los líderes universitarios emitieron una declaración separada condenando “actos antisemitas e islamófobos inquietantes, incluida la intimidación y la violencia abierta”.

Esa declaración se produjo después de que un estudiante de Columbia que colgaba carteles en el campus en apoyo a Israel fuera agredido.

Shafik ha instado a la comunidad universitaria a evitar el lenguaje que “vilipendia, amenaza o estereotipa a grupos enteros de personas”, añadiendo que este tipo de discurso “no será tolerado” cuando sea ilegal o viole las normas universitarias.

Afuera de Butler Hall, dos estudiantes filipino-estadounidenses y un amigo (todos los cuales pidieron permanecer en el anonimato) dijeron que el campus está lleno de gente que habla sobre la guerra a pesar de que no los afecta personalmente. Una mujer dijo que el acalorado debate hacía que le resultara difícil concentrarse en la escuela.

En una sentada en noviembre en la Escuela de Graduados en Trabajo Social, unos 50 manifestantes acusaron a la universidad de ser unilateral y proisraelí. Un estudiante sostenía un megáfono; otro golpeó un tambor.

El vicepresidente ejecutivo senior de la universidad, Gerald Rosberg, apareció en un momento dado. Después de unos 20 minutos, informó a los estudiantes que estaban violando las reglas de la escuela y enfrentaban posibles sanciones. Los estudiantes no se fueron.

“Cuando alguien no cumple con sus demandas, eso no significa que no lo esté escuchando”, dijo Rosberg. Un manifestante filmó a todos los que entraban al edificio, lo que obligó a algunos estudiantes que se dirigían a clase a refugiarse detrás del mostrador para evitar ser grabados.

Rosberg, que preside el comité especial sobre seguridad del campus, emitió posteriormente una declaración anunciando la suspensión de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) y Voz Judía por la Paz (JVP) como grupos estudiantiles oficiales hasta el final del período.

Rosberg dijo que los grupos “violaron repetidamente las políticas de la Universidad relacionadas con la celebración de eventos en el campus, culminando en un evento no autorizado (9 de noviembre) que se desarrolló a pesar de las advertencias e incluyó retórica amenazante e intimidación”.

En un comunicado en Instagram, los grupos calificaron la suspensión como “un ataque a la libertad de expresión”. Los grupos acusaron a la universidad de “censura selectiva de las organizaciones estudiantiles propalestinas para evitar protestas contra los ataques cada vez más brutales de Israel” y “silenciar nuestras voces”.

El estudiante, quien cursa doctorado en Italia, dijo que los estadounidenses están más preocupados por no ofender a alguien que por expresar sus opiniones. El conflicto entre Israel y Palestina, dijo, hace que sea extremadamente difícil conectarse con la gente porque “todo lo que dices puede ser malinterpretado y ofender a alguien”.

A medida que el semestre de otoño llega a su fin, el joven evitará protestas y estudiará en casa. Prefiere hablar superficialmente sobre el clima o el almuerzo, dijo, porque cuando se habla de política “la gente te responderá y se hará la víctima”.

“Para que la gente no hable”, dijo.

Este artículo fue actualizado para eliminar información de identificación sobre uno de los estudiantes debido a preocupaciones por su seguridad.

Elle Reeve, Eric Levenson, Ramishah Maruf y Matt Egan de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content