Skip to Content

Gas, drones y reclutas convictos: soldados ucranianos describen el letal resurgimiento de Rusia en el frente

Germán Padinger

(CNN) — Las líneas del frente en las que Ucrania y sus aliados esperaban lograr un avance en el verano son ahora el ejemplo más claro del sombrío y oscuro invierno que se avecina: el resurgimiento de Rusia y las crecientes pérdidas de Kyiv.

“Como nos gusta decir en el Ejército, el plan era bueno sobre el papel, pero nos olvidamos de las trincheras”, bromeó Ihor, comandante de la 15ª Guardia Nacional. CNN solo utiliza su nombre de pila para proteger su identidad por motivos de seguridad. Hablando con CNN en las profundidades de un puesto de mando en Orikhiv, en el sur de Ucrania, es interrumpido por ruidos de pánico en la sala de radio.

La ayuda a Ucrania se acabará a finales de diciembre, advierte la Casa Blanca

“Heridos graves”, le grita el operador de radio. Un dron ruso ha impactado contra un gran depósito de combustible utilizado para la calefacción en una trinchera cercana a las posiciones rusas, dejando herido a un soldado.

Ihor toma el auricular: “Comiencen la evacuación, comiencen la evacuación. Evacúen con un vehículo pequeño… ¿Ya se han retirado?”.

Un soldado ucraniano mantiene su posición en la línea del frente cerca de la ciudad ucraniana de Horlivka, en la región de Donetsk, ocupada por Rusia, el 14 de diciembre de 2023. (Crédito: Anatolii Stepanov/AFP vía Getty Images)

Responde la voz de la radio. No pueden evacuar, pues carecen de transporte. El rostro de Ihor se tensa de frustración: lo único que puede hacer es esperar noticias en un silencio agonizante.

Minutos después, la radio vuelve a crepitar. El soldado “ya está 200”, código militar para decir muerto.

“Se acabó”, dice Ihor a sus hombres. “No hay prisa. No podemos ayudarle”. El cuerpo de Sergei, de 48 años, será recogido al anochecer, cuando sea más seguro.

Es uno de los cuatro soldados ucranianos muertos ese día, y unos 50 esa semana sólo en esta zona, según un funcionario ucraniano de la zona.

Oleadas de reclutas convictos rusos

“Cada baja hace la diferencia”, afirma Ihor. “Afecta a la moral de todos. Para mí es muy doloroso”.

La lucha invernal es más que sombría. Al norte de Robotyne, donde hace meses se libraron encarnizados combates, los drones ucranianos son superados en número por los rusos; recientemente, 40 de estos últimos alcanzaron una red de trincheras ucranianas en un solo día.

Ihor, un comandante ucraniano, describe los enormes desafíos a los que se enfrentan sus fuerzas ante el sombrío y oscuro invierno que se avecina, con Rusia resurgiendo en medio de las crecientes pérdidas de Kyiv. (Crédito: Christian Streib/CNN)

Los ucranianos se enfrentan a oleadas incesantes de reclutas convictos rusos, debidamente entrenados y equipados, respaldados por blindados y a menudo –según creen– provistos de una mezcla de drogas para reforzar su ataque. Los soldados ucranianos mostraron a CNN imágenes de un ruso herido, con las piernas amputadas y una sonrisa macabra en la cara, aparentemente ajeno al dolor.

Los que luchan en las trincheras ucranianas asediadas dicen que ahora se enfrentan a otra amenaza: el uso de gas como arma. En las últimas semanas se han registrado nueve incidentes en esta zona, según declaró a CNN un médico de combate ucraniano, en los que un gas cáustico e inflamable había sido lanzado por drones sobre las líneas ucranianas, causando una víctima mortal. El gas se utiliza para causar el pánico y es seguido de bombardeos convencionales o ataques con drones, según afirmaron los soldados afectados.

Un funcionario de los servicios de inteligencia ucranianos dijo a CNN que la sustancia desplegada por los rusos era una forma del llamado gas CS.

El gas CS, agente antidisturbios también conocido como gas lacrimógeno, es un compuesto químico que puede incapacitar temporalmente a las personas al irritar los ojos, la nariz, la boca, los pulmones y la piel, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. El uso de agentes antidisturbios en la guerra está prohibido por la Convención de Armas Químicas de las Naciones Unidas.

En los últimos meses ha habido informes periódicos de soldados rusos que han utilizado gas en el campo de batalla, pero su uso en los alrededores de Orikhiv parece ser anormalmente persistente.

Un soldado ucraniano mantiene su posición con perros en Horlivka. (Crédito: Anatolii Stepanov/AFP vía Getty Images)

Dos soldados que sobrevivieron a un ataque con gas mostraron a CNN informes médicos que indicaban que habían sido envenenados. “Al principio vi humo”, dijo uno a CNN. “Salimos corriendo de la trinchera y el gas se incendió de repente. La trinchera estaba en llamas. Este gas quema, te ciega, no puedes respirar, se te mete en la garganta inmediatamente. No tuvimos ni un segundo”.

El segundo soldado añadió: “Lo inhalas dos veces y luego no puedes respirar”.

Los hombres dijeron que sufrieron heridas como quemaduras y ronchas en la cara, el interior de la boca y la garganta. Ambos tenían la cara enrojecida, señales residuales de las heridas.

El presunto uso de agentes químicos en el campo de batalla marca otra señal de la brutalidad y la mendacidad de la renovada lucha de Rusia por el terreno que perdió. Ucrania esperaba mayores avances durante el verano hacia el mar de Azov, pero ahora debe defender sus pequeños logros.

“Se están produciendo cambios colosales”, dijo el comandante Ihor. “[Los rusos] empezaron a fabricar sus propios drones de ataque y superan en número a los nuestros. Pero los usan mal, como un juguete para niños”.

Dos soldados que sobrevivieron a un ataque con gas mostraron a CNN informes médicos que indicaban que habían sido envenenados. (Crédito: Christian Streib/CNN)

El gran número de rusos que hay ahora en el frente es desconcertante, dijeron varios soldados ucranianos. “Normalmente, más carne significa más carne picada”, dijo Ihor, en referencia a los generales rusos que lanzan sus fuerzas a la “picadora de carne” del frente sin preocuparse por sus pérdidas. “Pero a veces la máquina acierta. Y tienen éxito”.

En un minúsculo búnker más cercano a la línea del frente, CNN observó a una unidad ucraniana de drones, parte del mando de Ihor, intentando cazar a los rusos en un cruce cercano. Dos soldados rusos salieron de una trinchera llevando una camilla, probablemente cargada de comida. El operador retuvo el dron para que no lo vieran y ordenó un ataque con mortero, que al parecer se quedó corto. A continuación, el dron falló, probablemente debido a una interferencia rusa. Los soldados explicaron a CNN que tanto el frío intenso como las interferencias pueden agotar la batería de los drones.

Los retos de Ihor son muchos, e incluso la evacuación de los heridos pone en peligro sus limitados vehículos por los ataques de los drones rusos. La crisis de la financiación de Estados Unidos y la Unión Europea para Ucrania está en el primer plano de sus mentes aquí, mientras una serie de imágenes granuladas de drones muestran líneas de árboles desnudos, soldados rusos heridos que yacen en un cráter, y un paisaje tan cruel que parece increíble que alguna vida humana emerja de él.

“Sin apoyo, no lo conseguiremos”, afirma.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content