Skip to Content

EXCLUSIVA | El equipo de Trump voló a Washington las papeletas de los falsos electores en un último esfuerzo por anular las elecciones de 2020

Alexandra Ferguson

(CNN) — Dos días antes de la insurrección del 6 de enero, el plan de la campaña de Trump de utilizar falsos electores para impedir que el presidente electo Joe Biden asumiera el cargo se enfrentó a un contratiempo potencialmente crucial: los certificados de electores falsos de dos estados disputados críticos se quedaron atascados en el correo.

Así que los operativos de la campaña de Trump se apresuraron a enviar por avión copias de los certificados falsos de Michigan y Wisconsin a la capital del país, recurriendo a una cadena desordenada de mensajeros, así como a la ayuda de dos republicanos en el Congreso, para tratar de hacer llegar los documentos al entonces vicepresidente Mike Pence mientras presidía la certificación del Colegio Electoral.

Los operativos incluso consideraron alquilar un jet para asegurarse de que los archivos llegaran a Washington, a tiempo para los procedimientos del 6 de enero de 2021, según los correos electrónicos y las grabaciones obtenidas por CNN.

Los nuevos detalles proporcionan una visión tras bambalinas del caótico esfuerzo de última hora para mantener a Donald Trump en el cargo. El plan de los electores falsos ocupa un lugar destacado en la acusación penal del fiscal especial Jack Smith contra el expresidente, y algunos de los funcionarios que estuvieron involucrados han hablado con los investigadores de Smith.

Los correos electrónicos y las grabaciones también indican que un alto abogado de la campaña de Trump formó parte de las discusiones de última hora sobre la entrega de los certificados de elector falsos a Pence, lo que podría socavar su testimonio ante la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investigó el 6 de enero de que había eludido la responsabilidad y no quería poner al ex vicepresidente en una situación difícil.

Estos detalles provienen en gran parte del abogado pro-Trump Kenneth Chesebro, que fue uno de los arquitectos de la trama de los electores falsos y ahora es un colaborador clave en varias investigaciones estatales sobre el plan.

Chesebro se declaró culpable en octubre de un cargo de conspiración de delito grave en Georgia en relación con el plan de los electores, y se ha reunido con fiscales en Michigan, Nevada y Wisconsin, que están investigando los electores falsos del Partido Republicano en sus propios estados.

Kenneth Chesebro habla con el juez de la Corte Suprema del condado de Fulton, Scott McAfee, durante una audiencia en la que Chesebro aceptó un acuerdo con el fiscal del distrito del condado de Fulton en el Tribunal del condado de Fulton el 20 de octubre en Atlanta. Alyssa Pointer/Getty Images

Chesebro es un coconspirador no acusado en la acusación federal de interferencia electoral contra Trump.

CNN obtuvo el audio de la reciente entrevista de Chesebro con los investigadores de Michigan, e informó en exclusiva a principios de este mes que también les contó sobre una reunión en la Oficina Oval en diciembre de 2020 donde informó a Trump sobre el plan de electores falsos y cómo se vincula con el 6 de enero.

Un abogado de Chesebro declinó hacer comentarios. Un portavoz de la oficina del fiscal especial no respondió a una solicitud de comentarios para esta historia.

Kenneth Chesebro, uno de los abogados de Trump, se declara culpable

“Una decisión de alto nivel”

Los correos electrónicos obtenidos por CNN corroboran lo que Chesebro dijo a los fiscales de Michigan. Él se comunicó con el principal abogado de la campaña de Trump, Matt Morgan, y otro funcionario de la campaña, Mike Roman, para transportar los documentos a Washington el 5 de enero.

Desde allí, el senador Ron Johnson, de Wisconsin, y un congresista de Pensilvania colaboraron para que los documentos llegaran a manos de Pence.

“Esta es una decisión de alto nivel para que los votos de Michigan y Wisconsin lleguen allí”, dijo Chesebro a los fiscales de Michigan. “Y tuvieron que reclutar, ya sabes, a un senador estadounidense para tratar de agilizarlo, para hacérselo llegar a Pence a tiempo”.

Chesebro también discutió el episodio con los investigadores de Wisconsin la semana pasada cuando se sentó para una entrevista con la Fiscalía General como parte de una investigación estatal separada sobre la conspiración de electores falsos, dijo a CNN una fuente familiarizada con el asunto.

Los fiscales de Wisconsin preguntaron sobre el episodio “extensamente”, dijo la fuente, señalando que Chesebro discutió cómo un empleado del Partido Republicano de Wisconsin voló el certificado de Milwaukee a Washington y luego se lo entregó a Chesebro.

El relato de primera mano desde la perspectiva de Chesebro ayuda a completar la narrativa detrás del esfuerzo para entregar en mano las listas de electores a Pence, que se menciona vagamente en la acusación federal de Smith.

Trump se declaró inocente de los cargos, que incluyen conspirar con Chesebro y otros para obstruir el procedimiento de certificación del 6 de enero. Antes de que Chesebro se declarara culpable en Georgia, sus abogados se pusieron en contacto con el equipo de Smith. A fecha de esta semana, no ha recibido respuesta de los fiscales federales, según informó a CNN una fuente familiarizada con el asunto.

Los investigadores federales han hablado con varias personas involucradas en el embrollo con los certificados de elector falsos, según una fuente familiarizada con el asunto. Esto incluye entrevistas con miembros del personal de Trump que fueron intervenidos para volar los papeles a Washington, y algunos electores falsos que sabían de la planificación.

Un portavoz de la campaña de Trump no respondió a una solicitud de comentarios.

A la pregunta sobre el episodio, un portavoz de Johnson apuntó a sus comentarios anteriores, en los que dijo que “mi participación en ese intento de entrega abarcó el transcurso de un par de segundos” y que, “al final, esos electores no fueron entregados”.

Coordinación “día a día”

Según las grabaciones de la reunión de Chesebro con los fiscales de Michigan, explicó cómo un memorando legal que escribió para Wisconsin se transformó en una operación a nivel nacional, en la que los abogados de Trump estaban “coordinando día a día los esfuerzos de más de una docena de personas con el Partido Republicano y con la campaña de Trump”.

El 4 de enero de 2021, Morgan envió un correo electrónico a Chesebro y Roman pidiendo confirmación de que todas las listas de electores de Trump habían sido recibidas por el Congreso, según los documentos obtenidos por CNN.

Matt Morgan participa en una rueda de prensa en la sede del Comité Nacional Republicano en Washington, en noviembre de 2020. Crédito: Michael Reynolds/EPA-EFE/Shutterstock

Roman respondió que el certificado de Michigan había sido enviado por correo el 15 de diciembre, pero que todavía estaba “en tránsito” en una instalación del Servicio Postal de Estados Unidos en Washington. Al parecer, el certificado de Wisconsin tampoco había llegado.

Chesebro dijo a los fiscales que Morgan se “asustó” cuando la campaña se dio cuenta de que los certificados falsos de Michigan seguían en el correo.

Ese mismo día, Morgan intervino por correo electrónico pidiendo a Chesebro y Roman que se replantearan cómo entregarían los certificados a Pence.

“A medida que pensaba más en esto, un mensajero no podría acceder al Capitolio para entregar un paquete sellado”, escribió Morgan el 4 de enero, según los correos electrónicos obtenidos por CNN. “Probablemente tendrán que conseguir la ayuda de un legislador que pueda entregarlo en el lugar o lugares apropiados. Recomiendo encarecidamente que discutan un plan de entrega revisado con Rudy (Giuliani) para asegurarse de que esto se hace como él quiere”.

¿Podemos alquilar un vuelo?

A Roman le preocupaba que los documentos de Wisconsin no llegaran a Washington a tiempo.

“¿Podemos alquilar un vuelo? El único vuelo comercial disponible de MKE (Aeropuerto Internacional Mitchell de Milwaukee) a DCA (Aeropuerto Nacional Ronald Reagan de Washington) llega mañana por la noche a las 21:30”, escribió Roman a Chesebro el 4 de enero a las 11:24 de la noche.

La tarea de transportar físicamente los documentos de los electores a Washington recayó en dos personas: un miembro del personal de la campaña de Trump y un funcionario del Partido Republicano de Wisconsin, según los correos electrónicos y lo que Chesebro dijo a los fiscales.

El funcionario del Partido Republicano de Wisconsin que tenía los documentos de los electores de ese estado aterrizó después de las 10 de la mañana del 5 de enero en el Aeropuerto Internacional de Baltimore-Washington, según los correos electrónicos.

El asesor de campaña de Trump, Michael Brown, voló con los certificados de Michigan al Aeropuerto Nacional de Washington con llegada prevista en torno a la una de la tarde, según los correos electrónicos obtenidos por CNN.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo a CNN que Brown voló a Washington desde Atlanta, porque los empleados de Trump que tenían la custodia de las papeletas de Michigan estaban en Georgia para las segundas vueltas del Senado.

La campaña reservó y pagó el vuelo de Brown en Southwest Airlines, dijo la fuente. Los registros financieros de la campaña federal indican que un comité independiente de campaña pro-Trump pagó a la aerolínea el día del vuelo de Brown por viajes relacionados con los esfuerzos de “recuento” de las elecciones.

Funcionarios de la campaña de Trump, liderados por Rudy Giuliani, supervisaron la trama de los electores falsos en siete estados

Reunión en el Hotel Trump

Los correos electrónicos muestran que Brown y el funcionario del Partido Republicano de Wisconsin recibieron instrucciones de reunirse con Chesebro en el Trump International Hotel en el centro de Washington para entregar los certificados de elector falsos. Chesebro dijo en un correo electrónico que guardaría las papeletas en la caja fuerte de su habitación de hotel hasta que llegara el momento de entregarlas.

Barricadas frente al Trump International Hotel en Washington, el 17 de enero de 2021. Crédito: Pete Kiehart/Bloomberg/Getty Images

Funcionarios del Partido Republicano de Wisconsin se mostraron molestos por la petición de enviar por mensajero los certificados de elector falsos a Washington. “Los idiotas de Trump quieren que alguien envíe por avión los documentos originales de los electores al presidente del Senado”, escribió un funcionario del Partido Republicano de Wisconsin al entonces presidente estatal del partido, Andrew Hitt, el 4 de enero, según el informe de la comisión del 6 de enero.

Hitt, que ha facilitado información a los investigadores federales sobre los esfuerzos para hacer llegar a Washington los certificados de elector falsos, según una fuente familiarizada con el asunto, dijo a la comisión del 6 de enero que el envío por correo acabó siendo una exageración, porque los documentos originales que el partido estatal había enviado por correo a Washington llegaron a tiempo.

Cómo hacer llegar los certificados al Capitolio

Los documentos aún tenían que ser entregados en mano en la oficina de Pence en el Capitolio.

La conspiración de los electores, tal como la concibieron Chesebro y otros aliados de Trump, consistía en que Pence podría rechazar a los electores legítimos de Biden y reconocer a los “electores suplentes” de Trump el 6 de enero, mientras los legisladores contabilizaban los votos electorales de cada estado. Según la ley federal, los certificados deben presentarse físicamente en el Congreso durante la sesión conjunta, mientras los legisladores cuentan los votos electorales.

Chesebro dijo a los investigadores que Roman lo puso en contacto con un asesor de un legislador del Partido Republicano de Pensilvania que él creía que era el representante Scott Perry para que le entregara los documentos.

Rudy Giuliani se declara en quiebra luego de que le ordenaran pagar US$ 150 millones en demanda por difamación

Chesebro no estaba seguro de para qué congresista trabajaba el empleado, y el informe del 6 de enero dice que un empleado de otro republicano de Pensilvania, el representante Mike Kelly, ayudó a entregar los documentos ese día.

“Yo tenía el material de Wisconsin. Mike Brown [asesor de campaña de Trump] tenía el material de Michigan. Caminamos hasta el Longworth Office Building, y el tipo con Perry, o como se llame, y algunos otros compañeros, que eran como miembros del personal de la Cámara, los tomaron y dijeron: ‘Vamos a caminar hasta el Senado y dárselo a un miembro del personal del Senado'”, dijo Chesebro a los fiscales de Michigan, según el audio obtenido por CNN.

“No sé por qué logísticamente no se lo llevamos directamente a Johnson. Pero así es como lo hicimos”, añadió.

Las oficinas de Kelly y Perry no respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

Brown no se pronunció para este reportaje. CNN informó previamente que testificó en junio ante el gran jurado investigador de Smith en la investigación de subversión electoral de Trump.

CNN informó previamente que Roman se sentó para una entrevista de oferta con el equipo de Smith antes de que Trump fuera acusado. También fue acusado en el caso de extorsión electoral de Georgia, en relación con el esquema de electores falsos, y se declaró inocente.

El abogado de Roman no respondió a las múltiples peticiones de comentarios.

Los detalles de Chesebro precisan cómo miembros del Congreso, incluido un senador estadounidense en ejercicio, participaron en asegurarse de que los certificados electorales para Trump acabaran en manos de Pence.

La comisión del 6 de enero reveló por primera vez el año pasado la implicación de Johnson al intentar sin éxito entregar los certificados de elector falsos a Pence, quien anunció en la mañana de la sesión conjunta que sería inconstitucional hacer lo que Trump quería y anular unilateralmente los resultados de las elecciones.

La comisión reveló mensajes de texto durante sus audiencias del año pasado que el asesor de Johnson, Sean Riley, envió al asesor de Pence, Chris Hodgson, diciendo que Johnson “necesita entregarle algo a VPOTUS por favor avísale”.

“¿Qué es?”, preguntó Hodgson.

“Listas alternativas de electores para MI y WI porque el archivista no las recibió”, respondió Riley.

“No le des eso a él”, dijo Hodgson.

“A la m****a con ellos”

En su entrevista en Michigan, Chesebro también habló sobre algunos de los desacuerdos internos entre los abogados de Trump, funcionarios de campaña y otros aliados, que se enfrentaron sobre el propósito del plan de los electores y hasta dónde llevar las cosas el 6 de enero.

Chesebro ha mantenido, entonces y ahora, que el plan era un movimiento legal para preservar los derechos legales de Trump.

Incluso antes de que los electores de Trump se reunieran en las capitales de sus estados el 14 de diciembre de 2020, para emitir sus votos falsos y firmar los certificados, Chesebro escuchó las preocupaciones de algunos de los electores sobre un posible peligro legal, según correos electrónicos y mensajes de texto reportados por el diario Detroit News y obtenidos por CNN.

Chesebro añadió un lenguaje prudente a los certificados falsos de Pensilvania y Nuevo México en respuesta a esas preocupaciones. Propuso a Roman y Morgan que añadieran las advertencias de contingencia a la documentación de los siete estados del plan. Pero Roman rechazó la idea, según los correos electrónicos.

“A la m****a con ellos”, envió Roman un mensaje de texto a Chesebro el 12 de diciembre de 2020.

Para entonces, la campaña de Trump se había partido en dos. Altos cargos que habían gestionado la actividad diaria de Trump hasta las elecciones, incluso en los tribunales, dicen que cedieron la responsabilidad a Rudy Giuliani y a otros, como Chesebro, según las transcripciones de los testimonios ante el Congreso. Roman cambió efectivamente de equipo para trabajar bajo la estructura de Giuliani, según el testimonio de Morgan y otros.

Un portavoz de Giuliani no respondió a una solicitud de comentarios.

La fiscal general de Michigan acusa a 16 falsos electores que dieron por ganador a Donald Trump en 2020

“Se me fue de las manos”

Chesebro dijo a los investigadores de Michigan que sus propios correos electrónicos muestran que Morgan siguió muy involucrado, incluso en las últimas horas antes del 6 de enero, para asegurarse de que los certificados llegaran a Washington.

“No tengo un sentimiento realmente cálido hacia, al menos, los principales abogados de Trump que hicieron esto, me ocultaron lo que estaban haciendo y luego mintieron al Congreso sobre mí. Así que ha sido realmente difícil”, dijo Chesebro.

En su testimonio ante el Congreso, Morgan dijo que conocía el plan de los electores, pero que quería distanciarse del esfuerzo, delegando el trabajo a otros, incluidos los que estaban bajo las órdenes de Giuliani.

El año pasado, Morgan declaró ante la comisión del 6 de enero que, en un principio, creía que los electores sólo debían utilizarse en caso de emergencia. En su opinión, los electores debían reunirse en las capitales de sus estados y emitir sus votos electorales, pero “no necesariamente presentar” los certificados al Congreso a menos que “prevaleciéramos” en los tribunales.

Morgan explicó a la comisión que el plan cambió en diciembre, diciendo que había pasado de ser una operación de “emitir y retener” a “emitir y enviar”. Y fue entonces cuando Morgan dijo a la comisión que se retractó, declarando que ordenó a un asistente que “enviara un correo electrónico cortésmente al Sr. Chesebro para decirle: ‘esta es su tarea. Usted es el responsable de las cuestiones del Colegio Electoral de cara al futuro'”.

“Esta fue mi manera de llevar esa responsabilidad a cero”, dijo Morgan a la comisión, añadiendo después que “siguió adelante” tras el envío de ese correo electrónico.

Morgan explicó que le preocupaba que el nuevo plan para intentar contar a los falsos electores el 6 de enero “hiciera la vida más difícil al vicepresidente, y yo no quería formar parte de eso”.

“El señor Morgan mantiene su testimonio ante el Congreso”, dijeron sus abogados defensores a CNN en respuesta a sus correos electrónicos y a las declaraciones de Chesebro a los investigadores.

En última instancia, en vísperas de la sesión conjunta del Congreso, Morgan ayudó a colocar las papeletas, según los correos electrónicos y según Chesebro, que responsabilizó directamente al equipo de abogados de la campaña de Trump de sus problemas legales.

“Podría haber evitado todo esto”, se desahogó Chesebro ante los fiscales de Michigan. “Ha sido una verdadera lección sobre no trabajar con gente que no conoces y en la que no estás seguro de poder confiar, porque realmente se me fue de las manos”.

— Avery Lotz, Annie Klingenberg y Fredreka Schouten de CNN contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content