Skip to Content

El gobernador de Texas anuncia planes para construir una base en Eagle Pass que pueda albergar hasta 1.800 efectivos de la Guardia Nacional

Ángela Reyes Haczek

(CNN) — El gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció el viernes planes para construir una base de 33 hectáreas para albergar hasta 1.800 miembros de la Guardia Nacional de Texas cerca de Eagle Pass, la ciudad fronteriza en el centro de una disputa entre el estado y la administración de Biden por la política federal de inmigración.

“Antes, la Guardia Nacional de Texas había estado dispersa por toda esta región en cuarteles estrechos, lejos de sus compañeros y a veces viajando largas distancias para hacer su trabajo”, dijo Abbott durante una conferencia de prensa en la que estuvo flanqueado por una pancarta que decía “Futuro hogar del Departamento Militar de Texas, base de operaciones avanzadas”.

El campamento base, que según Abbott “mejorará drásticamente las condiciones” de los soldados, tendrá capacidad de ampliación para incorporar hasta 2.300 efectivos, dijo el gobernador.

ANÁLISIS | Pregunté a criminólogos sobre inmigración y delincuencia en Estados Unidos. Sus respuestas pueden sorprenderte

Abbott, que estuvo acompañado por el zar de la frontera del estado, Mike Banks, y el general de división del departamento militar de Texas Thomas M. Suelzer, dijo que el coste de la construcción de la base sería “mínimo”. Citó el ahorro que supondría alojar a los miembros de la guardia para la Operación Lone Star en la base en lugar de en habitaciones de hotel, donde se alojan actualmente muchos miembros de la guardia. Durante la rueda de prensa no se facilitó el coste de la construcción de la nueva base.

Según un comunicado de la oficina de Abbott, el campamento contará con un comedor, un centro recreativo, lavandería, habitaciones individuales para los efectivos e instalaciones sanitarias.

El gobernador republicano de Texas ha estado en desacuerdo con el presidente Joe Biden sobre la política federal de inmigración y los inmigrantes que cruzan la frontera entre EE.UU. y México.

En 2021, Abbott anunció el lanzamiento de la Operación Lone Star, la iniciativa independiente de seguridad fronteriza del estado, para luchar contra la inmigración ilegal en respuesta a lo que las autoridades de Texas calificaron de “imprudentes políticas de fronteras abiertas” de la administración Biden.

Desde entonces, las tensiones han ido en aumento a medida que las autoridades estatales colocaban alambre de espino a lo largo de la frontera entre ambos países, obstaculizaban el acceso de las fuerzas de seguridad federales a zonas de la frontera, y enviaban inmigrantes a ciudades de todo Estados Unidos controladas por los demócratas.

Una mujer y dos niños, inmigrantes procedentes de México, murieron ahogados el mes pasado en una zona cercana a Eagle Pass donde las autoridades estatales habían obstaculizado el acceso federal.

“El fracaso de Texas para proporcionar acceso a la frontera persiste incluso en casos de peligro inminente para la vida y la seguridad”, escribió en una carta el consejero general del Departamento de Seguridad Nacional, Jonathan Meyer, tras las muertes de los inmigrantes. “Texas ha demostrado que incluso en las circunstancias más exigentes no permitirá el acceso de la Patrulla Fronteriza a la frontera para llevar a cabo actividades de aplicación de la ley y de respuesta ante emergencias”.

La lucha por los alambres en la frontera

El año pasado, las autoridades de Texas demandaron al gobierno de Biden por cortar el alambre de espino en la frontera. El mes pasado, la Corte Suprema dictaminó, por 5 votos a favor y 4 en contra, que los agentes de la Patrulla Fronteriza podían retirar los alambres puestos en la zona de Eagle Pass como parte de la iniciativa de seguridad de Abbott mientras se resuelve el recurso legal interpuesto por el estado contra esa acción.

El Departamento de Seguridad Nacional ha exigido a Texas que le dé “pleno acceso” a la frontera, argumentando que la aplicación de las leyes de inmigración es un asunto federal. Abbott y otros funcionarios de Texas han prometido no dar marcha atrás.

“Texas no podría responder a la crisis fronteriza del presidente Biden sin los valientes hombres y mujeres de la Guardia Nacional de Texas, y es esencial construir este campamento base para ellos”, dijo Abbott el viernes.

El gobernador ha acusado previamente a Biden de incumplir su deber constitucional de proteger las fronteras del país y de malgastar el dinero de los contribuyentes “para destrozar la infraestructura de seguridad fronteriza de Texas”.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content