Skip to Content

Algunas personas tienen una predisposición genética a subir de peso. Aquí hay algunos consejos que pueden ayudar

Sofía Benavides

(CNN) —  Cuando la Asociación Médica Estadounidense votó a favor de reconocer la obesidad como una enfermedad en el año 2013, el grupo profesional más grande de médicos allanó el camino para que finalmente la problemática sea tomada en serio.

En ese momento, e incluso ahora, hubo mucha controversia en torno a la decisión. Pero poco a poco la aguja se está moviendo, desde el supuesto de que la obesidad es culpa de quienes la padecen (porque son vagos y no tienen fuerza de voluntad) a ser concebida como una condición crónica que pone en riesgo la salud y que puede necesitar tratamiento médico a largo plazo. Aún así, muchas personas, incluidas aquellas que están en el movimiento de aceptación de sus kilos de más, no creen que sus cuerpos deban ser patologizados.

A esta altura, las estadísticas ya nos resultan familiares: alrededor del 42% de los adultos estadounidenses son obesos, según las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, en inglés), y otro 31% tiene sobrepeso. Y las condiciones de salud relacionadas con la obesidad (presión arterial alta, diabetes tipo 2, colesterol alto, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, por nombrar algunas) están bien documentadas.

Este es el mayor factor de riesgo de muerte en personas con obesidad, según un nuevo estudio

Pero, ¿qué hace exactamente que la obesidad sea una enfermedad? ¿Tener sobrepeso siempre es sinónimo de no ser saludable?

“Una de las cosas importantes que hemos aprendido es que la obesidad es una enfermedad cerebral, a falta de un término mejor”, dijo Giles Yeo, genetista de renombre mundial de la Universidad de Cambridge y pionero en el campo de la investigación de la obesidad, al corresponsal médico de CNN, el Dr. Sanjay Gupta, en el podcast Chasing Life.

“Ahora está claro, muy claro, y es inequívoco, que (la obesidad) es un problema cerebral: es un problema en el que nuestro cerebro influye en el hambre”, dijo Yeo. “Entonces, el hambre es un algo cerebral, aunque la sensación de hambre provenga del estómago. Y ahora sabemos que la obesidad es simplemente el cerebro influyendo en lo que se come y cómo se lo come”.

Si bien tener kilos de más puede provocar muchos inconvenientes (como artritis y apnea del sueño), Yeo dijo que eso por sí solo no te matará. Pero es peligroso tener demasiada grasa extra porque una vez que las células grasas se llenan (Yeo las llama “órganos profesionales de almacenamiento de grasa”), la grasa se derrama hacia otras partes del cuerpo, como los órganos internos y los músculos, que no están diseñadon para almacenar grasa. Y es entonces cuando comienzan los problemas metabólicos, que eventualmente pueden derivar en afecciones como enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, no todas las personas con sobrepeso necesariamente viven con una enfermedad, dijo Yeo.

“Si redefinimos el término obesidad (tal vez esté haciendo algo de gimnasia verbal aquí, pero creo que es un matiz importante), en el momento en que empecemos a comprender que la obesidad no es un peso corporal elevado, sino que (más bien) la obesidad es un estado en el que un peso corporal elevado empieza a influir en tu salud, entonces es una enfermedad”, afirmó.

La genética juega un papel importante en la cantidad de grasa que pueden almacenar las células grasas y también afecta la frecuencia y la intensidad con la que nuestro cerebro envía la señal de hambre.

¿Cuál es el pescado más saludable para comer? Las mejores opciones para ti y para el planeta

¿Qué puedes hacer si la naturaleza está en tu contra? Yeo tiene estos cinco consejos, que llama “Verdades de Yeo” en su primer libro, titulado: “Gene Eating: The Science of Obesity and the Truth about Dieting” (“Comer genético: la ciencia de la obesidad y la verdad sobre las dietas”, en español), para ayudar a comer de forma sensata para perder peso.

Verdad de Yeo número 1: Perder peso “no se supone que sea fácil”

Perder peso va en contra de nuestros mecanismos de autoconservación. “Cualquiera que diga que perder peso es fácil está mintiendo; créanme: está mintiendo”, dijo Yeo. “No es fácil porque tu cerebro no lo hace fácil. Entonces, cuando pierdes peso, tu cerebro lo odia e intentará que lo recuperes”.

Yeo dijo que si tienes dificultades para perder peso, “comprende que no es porque seas malo, sino porque ‘no se supone que sea fácil'”.

Verdad de Yeo número 2: Prueba la moderación al comer

Reduzca su ingesta de alimentos en todos los ámbitos, solo un poco.

“Come un poco menos de todo”, dice Yeo, y agregó que dar este tipo de consejos no lo hará rico. “También se llama moderación, pero no deja de ser cierto”.

Yeo advierte contra los intentos de eliminar por completoalgunos grupos de alimentos a menudo vilipendiados, como los carbohidratos o las grasas. “Si puedes beber lácteos, entonces los lácteos no son venenosos para ti”, dice. “Come un poco menos de todo si quieres perder peso”.

Una dieta mediterránea baja en calorías podría incluir proteínas como salmón, pechuga de pollo y atún, además de frutas, verduras, frutos secos, semillas, legumbres y aceite de oliva. (fcafotodigital/iStockphoto/Getty Images)

Verdad de Yeo número 3: Los alimentos de digestión lenta son tus amigos

Elije alimentos que se adhieran a las costillas.

“Los alimentos que tardan más en digerirse te hacen sentir más lleno”, dice Yeo. “Eso es verdad, ¡y tú lo sabes!”

Un ejemplo es la proteína. “No querrás comer demasiada, pero una dieta rica en proteínas te hará sentir más lleno”, dice. “Comer alimentos con fibra también tiende a hacerte sentir más lleno”.

Verdad de Yeo número 4: Prioriza la calidad sobre las calorías

Considera el valor de todo el alimento, no sólo de un aspecto del mismo.

“No cuentes calorías a ciegas”, dice Yeo. “¿Por qué? Porque las calorías te informan sobre la cantidad de comida; no te informan sobre la calidad nutricional de los alimentos. (El recuento de calorías) no te dice cuánta proteína, cuánta fibra, cuánta sal, cuántos micronutrientes contiene” cada  cosa.

Verdad de Yeo número 5: La comida no es el enemigo

Cuando se habla de dietas, dice Yeo, la gente habla innecesariamente de excluir los llamados alimentos malos en lugar de comprender cómo interactúan con el resto de los alimentos.

“No temas a la comida”, indica. “Creo que tenemos que arreglar nuestro entorno alimentario. Creo que algunas personas necesitan comer menos. Pero si le temes a la comida… empiezas a pensar: ‘Oh, necesito eliminar esto, necesito eliminar aquello'”.

“Creo que necesitamos comer un poco menos. Pero creo que debemos amar nuestra comida”.

Esperamos que estos cinco consejos te ayuden a pensar en la comida (y en comer) de una manera más productiva y menos tóxica. Para obtener más información sobre la entrevista del Dr. Sanjay Gupta con Yeo, escuche el episodio completo aquí. Y únete a nosotros la próxima semana en el podcast Chasing Life, cuando la escritora y activista gorda Lindy West analice en qué se equivoca la sociedad acerca de las personas “gordas”.

Grace Walker de CNN Audio contribuyó con este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content