Skip to Content

5 conclusiones de la acusación contra Donald Trump por sus esfuerzos para anular su derrota electoral de 2020

KIFI

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — El fiscal especial Jack Smith reveló su caso alegando que el expresidente de Estados Unidos Donald Trump violó varias leyes en sus intentos de anular las elecciones de 2020, con una acusación del jurado investigador presentada este martes que ilustró la profundidad y amplitud de la investigación criminal federal.

Los fiscales dijeron en los nuevos documentos de acusación que Trump “estaba decidido a permanecer en el poder” después de perder las elecciones de 2020, y que él y seis supuestos cómplices no acusados orquestaron un complot para revocar los resultados hasta el 6 de enero de 2021

Trump enfrenta cuatro cargos, acusado de conspirar para defraudar a Estados Unidos y obstruir un procedimiento oficial, este último cargo ya se ha presentado con éxito contra los agitadores que asaltaron el Capitolio en 2021. En otro cargo presentado contra el expresidente, los fiscales se basan en una ley de derechos civiles de la era de la Reconstrucción que prohíbe las conspiraciones para privar a una persona de sus derechos; en este caso, “el derecho a votar y que se cuente el voto”.

Si bien gran parte de la conspiración de Trump para anular las elecciones ocurrió abiertamente en tiempo real y fue objeto de un juicio político presidencial y una importante investigación del Congreso, los nuevos cargos muestran el trabajo que los fiscales hicieron para armar un caso extenso y amplio. Por ejemplo, la acusación parece incluir testimonios de testigos que obtuvieron, a veces después de luchas legales secretas sobre privilegios ejecutivos, que estaban fuera del alcance de otras investigaciones.

Trump, quien se ha burlado del caso de Smith como una “acusación falsa” políticamente motivada, ha sido citado para comparecer ante un juez de instrucción este jueves.

¿Quiénes son los supuestos cómplices de Trump que aparecen la acusación sobre las elecciones de 2020?

Estas son las conclusiones clave de la acusación.

Acusan a Trump de difundir intencionalmente “mentiras prolíficas” de fraude en las elecciones de 2020

Los fiscales detallaron las “mentiras prolíficas” que Trump hizo a raíz de las elecciones de 2020, incluida la promoción deliberada de mentiras sobre fraude electoral y máquinas de votación que cambian votos, dice la acusación, a pesar de que los funcionarios estatales y federales le dijeron que los reclamos eran incorrectos.

Trump “difundió mentiras de que hubo un fraude que determinó el resultado de las elecciones y que en realidad había ganado”, afirma la acusación, y agrega que “las afirmaciones eran falsas y el acusado sabía que eran falsas”.

“Pero el acusado los difundió de todos modos, para hacer que sus afirmaciones falsas a sabiendas parecieran legítimas, crear una atmósfera intensa de desconfianza e ira, y erosionar la fe pública en la administración de las elecciones”.

En una anécdota registrada en la acusación, Trump supuestamente reconoció que dejaría la Casa Blanca el 20 de enero de 2021, después de que sus asesores le dijeran que debería posponer tomar cierta medida de seguridad nacional porque faltaban solo 17 días para la toma de posesión.

“Sí, tienes razón, es demasiado tarde para nosotros. Le daremos eso al próximo tipo”, dijo supuestamente Trump.

Los fiscales presentaron varios ejemplos en los que sus asesores le dijeron a Trump que las afirmaciones de fraude que estaba promoviendo eran falsas.

El secretario de Justicia interino y el secretario de Justicia adjunto interino le dijeron a Trump que la afirmación que siguió haciendo después de las elecciones de 2020, que había habido más votos que votantes en Wisconsin, era falsa, dice la acusación. A pesar de esto, Trump repitió la afirmación falsa, incluso el 6 de enero.

En las horas previas al ataque al Capitolio, Trump también repitió la afirmación falsa de que hubo más de 200.000 votos ilegales en Pensilvania, a pesar de que los funcionarios del Departamento de Justicia se lo dijeron varias veces la afirmación era falsa.

En Michigan, Trump había dicho varias veces que hubo una descarga ilegal de votos en Detroit en medio de la noche durante las elecciones de 2020, a pesar de que los líderes estatales republicanos en ese momento le dijeron a Trump que estaba equivocado y que había perdido el estado porque él “había tenido un desempeño inferior con ciertas poblaciones de votantes en el estado”, dice la acusación formal.

La acusación cita casos en los que Trump fue informado de que sus afirmaciones eran falsas por parte del vicepresidente Mike Pence, el director de inteligencia nacional, altos funcionarios del Departamento de Justicia, la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional, su propio personal, legisladores y tribunales estatales y federales.

Acusan a Trump en la investigación federal sobre la interferencia en las elecciones de 2020

Los electores falsos estaban supuestamente organizados

La acusación formal alega que Trump y sus cómplices engañaron efectivamente a personas de siete estados seleccionados para que crearan y presentaran certificados afirmando que eran electores legítimos.

El objetivo era crear una “controversia falsa” en el proceso de certificación en esos estados el 14 de diciembre de 2020, y “posicionar al vicepresidente, que presidirá el 6 de enero como presidente del Senado, para suplantar a los electores legítimos” con la falsa declaración de Trump.

Los fiscales dicen que Trump y sus cómplices hicieron un cambio estratégico a principios de diciembre de 2020 después de que no lograron convencer a los funcionarios estatales de que no certificaran el resultado correcto.

Al delinear el esquema, los fiscales dicen que los casos judiciales se presentaron en los estados donde los electores falsos se estaban organizando como un pretexto para justificar la reunión de las listas alternas.

El abogado de Trump, Kenneth Chesebro, le dijo al abogado de Trump, Rudy Guiliani, ambos identificados en la acusación solo como Co-conspirador 5 y Co-conspirador 2, respectivamente, que agentes a nivel estatal le habían dicho que “podría parecer una traición para los electores de AZ [Arizona] votar el lunes si no hay un proceso judicial pendiente”.

La acusación también cita un colorido correo electrónico de un abogado anónimo de Arizona, que recuerda una conversación que el abogado tuvo con Chesebro, que describe la “idea” de Chesebro del esquema como que “nuestros electores envíen sus votos (a pesar de que los votos no son legales bajo la ley federal, porque no están firmadas por el gobernador); para que los miembros del Congreso puedan pelear sobre si deben ser contados el 6 de enero”.

“Mi comentario para él”, escribió el abogado, “fue que supongo que no hay daño en ello (al menos legalmente), es decir, simplemente estaríamos enviando votos electorales ‘falsos’ a Pence para que ‘alguien’ en el Congreso puede presentar una objeción cuando comienza a contar los votos y comenzar a argumentar que los votos ‘falsos’ deben contarse”.

ANÁLISIS | Incluso las acusaciones de Trump no han roto el punto muerto en los partidos en EE.UU. Esta es la razón

“Aprovecharon” el ataque del 6 de enero al Capitolio de EE.UU.

La acusación formal alega que Trump y sus coconspiradores “aprovecharon” la “violencia” y el “caos” del ataque al Capitolio, continuando los esfuerzos para convencer a los miembros del Congreso de retrasar la certificación de la elección ese día, mientras rechaza las súplicas de que ordene a los alborotadores que se vayan.

En una llamada telefónica la noche de los disturbios, Trump rechazó una solicitud de su entonces abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, de retirar sus objeciones y permitir que el Congreso certificara los resultados de las elecciones de 2020, dijeron los fiscales en la nueva acusación.

Los fiscales señalaron las supuestas negativas reiteradas de Trump a ordenar a los manifestantes que abandonaran el Capitolio. Trump finalmente les dijo a los alborotadores que se fueran a casa en un mensaje de video grabado publicado a las 4:17 p.m. de ese día.

La acusación también describe las llamadas telefónicas que Giuliani hizo a los miembros del Congreso esa noche.

En un mensaje de voz dejado con un senador estadounidense no identificado, Giuliani le pidió al senador que “objetara a todos los estados y difundiera esto un poco como un filibustero”, según una línea del mensaje de voz citado en la acusación.

Partidarios de Trump participan en un mitin cerca de la Casa Blanca en la ciudad de Washington el 6 de enero de 2021.

La evidencia de Pence estaba fuera del alcance de otras investigaciones del 6 de enero

Muchas de las revelaciones en la acusación de este martes parecen ser el fruto de batallas legales agresivas entabladas por los fiscales para asegurar el testimonio de asesores presidenciales cercanos, incluidos nuevos detalles sobre las comunicaciones que Trump tuvo con Pence en el intento de convencer al vicepresidente de interrumpir la votación de certificación del Congreso.

Entre esas ideas se encuentra una llamada telefónica del día de Navidad que Pence le hizo a Trump para “desearle una Feliz Navidad”. Trump, sin embargo, “rápidamente cambió la conversación al 6 de enero y su solicitud de que el vicepresidente rechace los votos electorales ese día”, dice la acusación.

Pence respondió y le dijo a Trump nuevamente: “Sabes, no creo que tenga la autoridad para cambiar el resultado”, según la acusación.

Los fiscales también obtuvieron “notas contemporáneas” que Pence tomó sobre una conversación, y la acusación decía que esos materiales mostraban cómo Trump “le dijo falsamente al vicepresidente que el ‘Departamento de Justicia [estaba] encontrando infracciones importantes’”.

Según la acusación, Trump le dijo a Pence varias veces en los días previos al 6 de enero que tenía derecho a rechazar los resultados de las elecciones de 2020.

Pence lanza su campaña presidencial con este ataque contra Trump 0:19

Los fiscales también lucharon en procedimientos judiciales secretos para romper los reclamos de privilegio que Trump estaba afirmando sobre Cipollone y el abogado adjunto de la Casa Blanca, Pat Philbin. Philbin, según la acusación, le dijo a Trump en diciembre de 2020 que “no hay mundo, no hay opción en la que no dejes la Casa Blanca [el] 20 de enero”.

Además, los fiscales aseguraron evidencia previamente desconocida que ilumina el papel que jugó Mark Meadows, que ha sido una especie de agujero negro en las otras investigaciones sobre los esquemas de subversión electoral.

La nueva acusación relata una conversación entre Trump y Meadows, durante la cual Meadows supuestamente le dijo a Trump que había observado que los funcionarios electorales de Georgia estaban “comportándose de manera ejemplar”, mientras le aseguraba a Trump que encontrarían fraude si existiera. Horas más tarde, Trump tuiteó que los funcionarios electorales eran “personas terribles” que intentaban encubrir pruebas de fraude.

Rudy Giuliani admite que hizo declaraciones difamatorias sobre trabajadoras electorales de Georgia en las elecciones de 2020

Es probable que haya mucho más por venir

El normalmente reservado fiscal especial Jack Smith hizo una rara declaración pública con la revelación de la acusación, dejando en claro que la “investigación de individuos de su equipo continúa” y enfatizando que el Departamento de Justicia se comprometió a “garantizar la rendición de cuentas por los penalmente responsables de lo ocurrido ese día”.

A medida que avanza la investigación y se avecina la posibilidad de que otros sean acusados como parte de la investigación, el proceso penal contra Trump se desarrollará en la corte federal de Washington, comenzando con una comparecencia ante un juez de instrucción programada para este jueves.

Es probable que en esa comparecencia presente su declaración de culpabilidad y la jueza federal de distrito Tanya Chutkan, designada por Obama a la que se le asignó el caso, presidirá el proceso en el futuro. Se ha ganado la reputación de ser una sentenciadora particularmente dura en los casos de los alborotadores del 6 de enero y en uno de esos procedimientos de sentencia, dijo que “el país está observando para ver cuáles son las consecuencias de algo que nunca antes había sucedido en el país”.

Después de la primera comparecencia y lectura de cargos de Trump, su equipo de defensa recibirá la evidencia que los investigadores recopilaron en la investigación y el proceso de meses para resolver posibles disputas previas al juicio, como si los fiscales han superado el obstáculo legal para presentar el caso y qué evidencia puede ser presentado ante un jurado, se pondrá en marcha.

Los abogados de Trump harán malabares con ese calendario judicial con los procedimientos de las otras dos acusaciones penales que enfrenta: otro caso presentado por Smith acusándolo de mal manejo de documentos clasificados de su Casa Blanca, y otro encabezado por fiscales de Manhattan que presentaron cargos derivados de un esquema de dinero silencioso de la campaña de 2016.

Con base en sus argumentos en ese caso, parece probable que el expresidente presionará para que se lleve a cabo un juicio en el caso de subversión electoral hasta después de las elecciones de 2024. Mientras tanto, continuará con su programa de campaña, incluida una aparición que tiene programada en Alabama este viernes.

— Marshall Cohen, Hannah Rabinowitz, Holmes Lybrand y Devan Cole de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN-Spanish

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KIFI Local News 8 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content