Skip to Content
CNN-Spanish

OPINIÓN | ¿Por qué aumenta el número de pasajeros rebeldes en aviones?

josemartinezgomez

Nota del editor: Dean Obeidallah, un ex abogado, es el presentador del programa diario de radio SiriusXM «The Dean Obeidallah Show» y columnista de The Daily Beast. Síguelo @DeanObeidallah. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Mira más artículos de opinión en CNN en Español.

(CNN) — Se siente como si todos los días leyéramos sobre otro pasajero alborotado en un vuelo comercial. Pero en realidad, las cifras son incluso peores que eso. Desde enero, la Administración Federal de Aviación registró aproximadamente 2.900 informes de «comportamiento rebelde de los pasajeros», lo que equivale a casi 18 incidentes por día.

En perspectiva, esto es casi 20 veces más alto de lo que normalmente se registra en todo un año. Como explicó recientemente el jefe de uno de los sindicatos de auxiliares de vuelo, ha habido una «actitud combativa constante» por parte de algunos pasajeros que ha provocado de forma alarmante que los auxiliares de vuelo sean agredidos y heridos. Apenas el mes pasado, un pasajero le dio un puñetazo en la cara a una azafata de Southwest y le tumbó dos dientes.

¿Nos estamos volviendo más brutales como pueblo? ¿El aislamiento causado por las restricciones de covid-19 nos ha hecho menos corteses? Quizás. Pero otro hecho sobre estos incidentes nos dice que puede haber algo más que probablemente contribuya a la agresión: el trumpismo.

Como ha informado la FAA, de los 2.900 incidentes de rebeldía, alrededor de 2.200 de esos informes involucraron a pasajeros «que se negaron a cumplir con el mandato federal de mascarillas».

¿Quién se burló públicamente de la gente por llevar máscaras? Oh sí, Donald Trump. Hay numerosos ejemplos de cómo el expresidente ridiculiza públicamente a las personas por ponerse la mascarilla después de que los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. anunciaran directrices en abril de 2020 que nos instaban a usarlas para evitar la propagación del virus. En mayo de 2020, Trump ridiculizó a un reportero durante una conferencia de prensa por usar una máscara, alegando que el reportero solo lo estaba haciendo «para ser políticamente correcto». Trump también se burló del entonces candidato Joe Biden por modelar un comportamiento responsable al usar una máscara en público. Trump incluso criticó a Laura Ingraham de Fox News en un mitin de campaña en octubre de 2020 por usar una máscara, acusándola de «ser muy políticamente correcta».

Es cierto que Trump ocasionalmente hizo algunos, solo algunos, comentarios a favor de la máscara. Pero ahora, incluso con Trump fuera de la oficina, algunos de sus partidarios más visibles han continuado su guerra contra las cubiertas faciales. Una de las más despreciables ha sido la representante republicana Marjorie Taylor Greene, quien el mes pasado comparó el requisito de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de que los miembros del Congreso usaran una máscara cuando estaban en el piso del recinto con los nazis que obligaron a los judíos a usar estrellas «doradas» durante el Holocausto.

Algunos gobernadores republicanos, como Kristi Noem de Dakota del Sur, lo convirtieron en una insignia de honor al decidir no imponer un mandato de mascarilla en sus estados. Aunque no hizo comentarios incendiarios como Greene, Noem compartió una foto en enero de 2021 de sí misma en una habitación llena de gente sin máscaras.

En marzo, varios funcionarios electos del Partido Republicano de Idaho, incluido el vicegobernador del estado, se unieron a los partidarios para quemar máscaras públicamente, equiparando el acto al Boston Tea Party. (La forma en que los colonos que protestan contra el impuesto británico sobre el té se relaciona con el uso de una máscara para proteger la salud de los demás es solo algo que los quemadores de máscaras pueden explicar). Y a principios de junio, el candidato republicano al Senado de Ohio, Josh Mandel, que se autodenominó «el aliado número uno de Trump en Ohio», quemó su máscara en un video que tuiteó con la palabra «libertad».

No se trata de libertad. Se trata de egoísmo. El trumpismo es muchas cosas, desde el nacionalismo blanco hasta la crueldad, pero también es una celebración de una forma tóxica de egoísmo. Usar una máscara ha sido para proteger a otras personas del virus, especialmente dado que las personas asintomáticas pueden portar y propagar la enfermedad. Como explican las pautas de los CDC, «las máscaras funcionan mejor cuando todos usan una». Pero eso no significa nada para aquellos que no tienen en cuenta la salud de sus conciudadanos.

Es imposible saber con certeza cuántos de los 2.200 incidentes de pasajeros que se vuelven rebeldes por las máscaras son partidarios de Trump. Lo que está claro es que el presidente Joe Biden ha dado un ejemplo, instando repetidamente a las personas a usar máscaras y haciéndolo él mismo hasta que los CDC anunciaron en mayo que las personas completamente vacunadas ya no necesitaban hacerlo en ciertas situaciones.

También sabemos que algunos de los que han causado disturbios en un vuelo cuando se les pidió que usaran máscaras son simpatizantes de Trump que se identifican a sí mismos. Por ejemplo, en enero se pidió a dos mujeres con sombreros pro Trump que abandonaran el avión después de negarse a ponerse máscaras. Una de ellas dirigió ‘la palabra N’ a varias veces a una pasajera negra cuando salía de la cabina.

En octubre, otro partidario de Trump fue escoltado fuera de un vuelo por rechazar la repetida solicitud de la azafata de ponerse la máscara sobre la boca y la nariz, pero no tuvo ningún problema en llevar su sombrero proTrump. Y en abril, la senadora republicana del estado de Alaska, Lora Reinbold, fue expulsada indefinidamente de Alaska Airlines por «su continua negativa» a cumplir con las solicitudes de los empleados de la aerolínea de que usara una mascarilla.

Incluso más allá de los incidentes con máscaras, otros autoproclamados partidarios de Trump proyectaron en enero un gran logotipo de Trump en el interior de la cabina del avión en pleno vuelo, mientras algunos gritaban obscenidades a otros pasajeros que se oponían.

De manera inquietante, es probable que podamos esperar más incidentes relacionados con antimáscaras en aviones, dado que la Administración de Seguridad del Transporte recientemente extendió el requisito de máscara facial en los aeropuertos y a bordo de aviones comerciales hasta el 13 de septiembre.

Estos que odian las máscaras deben saber que la pena para quienes se comportan de manera rebelde podría ser mucho más que ser escoltados fuera de un vuelo. La política de «tolerancia cero» de la FAA para tal conducta ha resultado en que la agencia solicite multas de US$ 9.000 a US$ 15.000 contra pasajeros individuales.

La pregunta es, ¿el riesgo de fuertes multas triunfará sobre el egoísmo inspirado por el trumpismo? Solo podemos esperar que así sea por la seguridad de las tripulaciones de vuelo y los demás pasajeros. Pero a pesar de que Trump ya no está en la Casa Blanca, podemos esperar que estaremos lidiando con la toxicidad persistente de su legado en el futuro cercano, si no más.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content